martes, 21 de diciembre de 2010

MEMBRANAS

Las membranas son láminas planas de tejido flexible que cubren o revisten una parte del cuerpo. La combinación de la capa epitelial con la del tejido conectivo subyacente constituye una membrana epitelial. Las principales membranas epiteliales del cuerpo son las mucosas, serosas y piel. Otro tipo de membrana es la membrana sinovial, revestimiento de articulaciones consistente en tejido conectivo sin epitelio.

MEMBRANAS EPITELIANES

MUCOSAS


Al igual que sucede en la tráquea, los bronquiolos del pulmón están recubiertos por una membrana mucosa formada por células epiteliales (en marrón) de las que sobresalen unos delgados filamentos llamados cilios (en verde). Sus rítmicos movimientos van recogiendo las bacterias y las otras partículas capturadas por la mucosa y las trasladan hacia la garganta, desde donde serán expulsadas.

Una mucosa es el revestimiento de una cavidad corporal que se abre directamente al exterior. Las mucosas revisten los aparatos digestivo, respiratorio y reproductivo en su totalidad, así como gran parte del aparato urinario. Constituyen tanto una capa de revestimiento del epitelio como otra subyacente de tejido conectivo.

La capa epitelial de las mucosas es una característica importante de los mecanismos de defensa del cuerpo humano, ya que se trata de una barrera que dificulta la entrada de microbios y otros patógenos. Es usual que en ella las células estén conectadas con uniones estrechas, de modo que los materiales no pueden pasar entre las células. Las células caliciformes y otras de la capa epitelial de las mucosas secretan moco, líquido resbaladizo que conserva la humedad de las cavidades. Además, atrapa partículas en las vías respiratorias y lubrica los alimentos a su paso por el tubo digestivo. La capa epitelial secreta algunas enzimas necesarias para la digestión y es el sitio de absorción de líquidos y alimentos en el tubo digestivo. El epitelio de las mucosas varía mucho de una parte corporal a otra. Por ejemplo, en el intestino delgado es cilíndrico simple, mientras en las vías respiratorias de gran calibre que conducen a los pulmones es cilíndrico ciliado pseudoestratificado.

La capa de tejido conectivo de las mucosas consiste en tejido conectivo areolar y se denomina lámina propia, nombre que recibe porque es parte de la mucosa. La lámina propia brinda sostén al epitelio, lo une a las estructuras subyacentes y proporciona cierta flexibilidad a la membrana.

LÁMINA PROPIA A NIVEL DEL ESÓFAGO

Además, mantiene en su sitio los vasos sanguíneos y protege los músculos subyacentes contra la abrasión o punción. El oxígeno y los nutrientes se diseminan desde la lámina propia al epitelio, mientras que el dióxido de carbono y los desechos l hacen en dirección opuesta.

SEROSAS



Una serosa es el revestimiento de una cavidad corporal que no se abre directamente al exterior, así como la cubierta de los órganos que hay en dicha cavidad. Las serosas consisten en tejido conectivo areolar cubierto por mesotelio (epitelio escamoso simple) y se compone de dos capas. La porción de una serosa unida a la pared de la cavidad es la capa parietal y la que cubre los órganos de la cavidad y se une a la pared de éstos es la capa visceral. El mesotelio de las serosas secreta líquido seroso, fluido lubricante acuoso que permite a los órganos deslizarse fácilmente uno sobre otro o contra las paredes de la cavidad que los contiene.




La serosa que reviste la cavidad torácica y a los pulmones es la pleura. La de revestimiento de la cavidad cardiaca y encubrimiento del corazón es el pericardio. Por último, la que reviste la cavidad abdominal y sus vísceras es el peritoneo.


HACER CLICK EN LA FOTO




MEMBRANAS SINOVIALES



Las membranas sinoviales revisten cavidades de articulaciones con libertad de movimientos. Al igual que las serosas, recubren estructuras que no se abren al exterior. A diferencia de las mucosas, serosas y piel, no incluyen epitelio y, por ende, están desprovistas de membrana epitelial. Las membranas sinoviales se componen de tejido conectivo areolar con fibras elásticas y número variable de adipocitos. Estas membranas secretan el líquido sinovial, el cual lubrica y nutre el cartílago que cubre los huesos en las articulaciones movibles, en cuyo caso se denominan membranas sinoviales articulares. Otras membranas sinoviales revisten sacos de acojinamiento, las bolsas sinoviales, y vainas tendinosas en manos y pie, con lo que facilitan el movimiento de los tendones musculares.





No hay comentarios:

Publicar un comentario