jueves, 9 de diciembre de 2010

TEJIDO CONECTIVO

El tejido conectivo es el más abundante y distribuido más ampliamente en el cuerpo humano. En sus diversas formas, posee funciones distintas: une, brinda sostén y fortalece otros tejidos corporales; protege y aísla a los órganos internos; divide estructuras en compartimentos, como los músculos; es el principal sistema de transporte del cuerpo (la sangre, un tejido conectivo líquido), y es el sitio más importante de almacenamiento de reservas de energía (tejido adiposo o graso).




Características generales del tejido conectivo

El tejido conectivo se compone de dos elementos básicos, células y matriz. La matriz consta de fibras y una sustancia fundamental, o sea el componente de un tejido conectivo que ocupa el espacio entre las células y las fibras. La matriz que tiende a evitar que las células tengan contacto entre sí, puede ser líquida, semilíquida, gelatinosa, fibrosa o calcificada. Es usual que la secreten células del tejido conectivo y que determine las cualidades de éste. En la sangre, la matriz (que no secretan las células sanguíneas) es líquida; en el cartílago, es firme a la vez que flexible, y en los huesos dura e inflexible.



A diferencia del epitelio, el tejido conectivo usualmente no se encuentra en superficies libres, como el recubrimiento o revestimiento de órganos internos, revestimiento de una cavidad corporal o superficie externa del cuerpo. Sin embargo, las grandes cavidades articulares están recubiertas por un subtipo de tejido, el conectivo areolar. Otra diferencia con el epitelio es que el tejido conectivo suele estar muy vascularizado, es decir, posee flujo sanguíneo abundante. Son excepciones a esta norma el cartílago, que es avascular, y los tendones, con poca irragación sanguínea. Con excepción del cartílago, los tejidos conectivos se asemejan al epitelio en que poseen inervación.

COMPONENTES DEL TEJIDO CONECTIVO

Células del tejido conectivo

Estas células se derivan de las embrionarias del mesodermo, denominadas mesenquimatosas. Cada tipo importante de tejido conectivo posee una clase inmadura de células cuyo nombre termina en el sufijo -blasto, el cual significa brote. Estas células inmaduras reciben el nombre de fibroblastos en el tejido conectivo denso y laxo, condroblastos en el cartílago y osteoblastos en los huesos. Conservan la capacidad de división celular y secreción de matriz que es característica del tejido al que pertenecen. Una vez que se produce la matriz en el cartílago y hueso, los fibroblastos se diferencian en células maduras, cuyos nombres terminan en  el  sufijo  -cito, como los condrocitos y osteocitos. Estas células maduras tienen capacidad disminuida de división celular  y formación de matriz, por lo que participan principalmente en el mantenimiento de esta última.

Fibroblastos son células grandes, planas y ahusadas con prolongaciones ramificadas. Se hallan en todos los tejidos conectivos y por lo regular son las más numerosas. Los fibroblastos emigran por el tejido conectivo y secretan las fibras y la sustancia fundamental de la matriz.


FIBROBLASTOS


Macrófagos o histiocitos, que se derivan de los monocitos, un tipo de glóbulos blancos. Tienen forma irregular con proyecciones cortas y ramificadas; pueden engullir bacterias y desechos celulares por fagocitosis. Algunos son macrófagos fijos, es decir, se localizan en un tejido específico, como los alveolares en los pulmones o los esplénicos en el bazo. Otros son macrófagos errantes, que vagan por los tejidos y se reúnen en sitios de infección o inflamación.

CÉLULAS MACRÓFAGAS

MACRÓFAGOS

MACRÓFAGOS FIJOS ALVEOLARES


MACRÓFAGOS ERRANTES QUE FAGOCITAN EN LUGARES DE INFECCIÓN
Células plasmáticas, pequeñas y de forma redonda o irregular, se desarrollan a partir de un tipo de glóbulos blancos, los linfocitos B. Las células plasmáticas secretan anticuerpos, los cuales son proteínas que atacan o neutralizan sustancias extrañas en el cuerpo humano. Es por ello que estas células son parte importante del sistema inmunitario del organismo. Aunque están en muchos sitios del cuerpo, residen principalmente en los tejidos conectivos, en especial del tubo digestivo y las glándulas mamarias.



Células cebadas, son abundantes a lo largo de los vasos que distribuyen sangre en el tejido conectivo. Producen histamina, un compuesto que dilata los vasos sanguíneos de pequeño calibre como parte de la reacción del cuerpo a las lesiones o una infección.



Adipocitos o células grasas, constituyen tejidos conectivos celulares que almacenan triglicéridos (grasa). Se encuentran bajo la piel y alrededor de órganos como el corazón y los riñones.



Glóbulos blancos, cuyo número no es significativo en el tejido conectivo normal. Sin embargo, en respuesta a ciertos padecimientos, emigran de la sangre a los tejidos conectivos, donde su número aumenta considerablemente. Por ejemplo, el número de neutrófilos se incrementa en los sitios de infección, y el de eosinófilos, en respuesta a padecimientos alérgicos y parasitosis.

GLÓBULO BLANCO

EOSINÓFILO


NEUTRÓFILOS


MATRIZ DEL TEJIDO CONECTIVO

Cada tipo de tejido conectivo posee propiedades singulares, debidas a la acumulación de materiales específicos de la matriz entre las células. Ésta deriva sus propiedades de una sustancia fundamental líquida, sólida o en gel, que contiene fibras de proteínas.

MATRIZ DE TEJIDO CONECTIVO


MATRIZ ÓSEA



Sustancia fundamental

Es el componente de un tejido conectivo que se halla entre las células y fibras. Brinda sostén a las células, las mantiene unidas y constituye un medio por el cual se intercambian sustancias entre la sangre y dichas células. La sustancia fundamental desempeña una función activa en el desarrollo, migración, proliferación y cambio de forma de los tejidos, así como en sus funciones metabólicas.



La sustancia fundamental contiene una variedad de moléculas de alto peso, muchas de las cuales son combinaciones complejas de polisacáridos y proteínas. Por ejemplo, el ácido hialurónico es una sustancia viscosa y resbalosa que mantiene unidas las células, lubrica las articulaciones y ayuda a conservar la forma del globo ocular. Al parecer, también participa en la migración de los fagocitos a través del tejido conectivo durante el desarrollo físico y la reparación de heridas. Los glóbulos blancos, los espematozoides y algunas bacterias producen la hialuronidasa, enzima que desdoblaal ácido hialurónico y hace que la sustancia fundamental del tejido conectivo se vuelva acuosa. La producción de hialuronidasa permite que los glóbulos blancos se muevan por los tejidos conectivos y que los espermatozoides penetren el óvulo durante la fecundación. También explica la diseminación de las bacterias en los tejidos conectivos. El sulfato de condroitina es una sustancia gelatinosa con funciones de sostén y adherencia en el cartílago, el hueso, la piel y los vasos sanguíneos. La piel, los tendones, los vasos sanguíneos y las válvulas cardíacas contienen dermatansulfato, y los huesos, el cartílago y la córnea, keratansulfato. La sustancia fundamental también incluye proteínas de adhesión, las cuales se encargan de vincular entre sí los componentes de dicha sustancia y con las superficies de las células. La principal de estas proteínas en el tejido conectivo es la fibronectina, que une las fibras de colágeno con las sustancia fundamental, además de entrelazarlas. Y fija las células a la propia sustancia fundamental.

Fibras

Las fibras de la matriz proporcionan sostén a los tejidos conectivos y les confieren resistencia. Hay tres tipos de fibras en la matriz entre las células: fibras de colágeno, fibras elásticas y fibras reticulares.

Fibras de colágeno

Existen al menos cinco tipos distintos; son muy resistentes a las fuerzas de tracción sin que sena rígidas, lo cual posibilita la flexibilidad de los tejidos. Estas fibras suelen estar dispuestas en haces paralelos entre sí. Tal disposición permite una resistencia considerable. El componente químico de estas fibras es la proteína colágena, que es la más abundante del cuerpo, ya que equivale a casi el 25 % del total de las proteínas. Dichas fibras forman parte de casi todos los tipos de tejdios conectivos, en particular huesos, cartílagos, tendones y ligamentos.

FIBRAS DE COLÁGENO


Fibras elásticas

Son de un diámetro más pequeño que las fibras de colágeno, se ramifican y se unen a manera de red en el tejido. Estas fibras se forman por moléculas de una proteína llamada elastina y están rodeadeas por una glucoproteína, la fibrilina, indispensable par la estabilidad de la fibra elástica. A causa de su  estructura molecular singular, las fibras elásticas son resistentes y al mismo tiempo pueden estirarse hasta 150% de su longitud ne estado de relajación sin romperse. De igual importancia es que las fibras elásticas puedan recuperar su forma original después del estiramiento, propiedad denominada elasticidad. Las fibras elásticas abundan en la piel, pared de vasos sanguíneos y tejido pulmonar.


FIBRAS ELÁSTICAS

Fibras reticulares

Consisten en colágeno y un recubrimiento de glucoproteínas, sostienen la pared de los vasos sanguíneos y forman una red alrededor de las células adiposas, de las fibras nerviosas, de los músculos liso y estriado. Estas fibras, producidas por los fibroblastos, son más delgadas que las de colágeno, proporcionan soporte y resistencia, además de formar el estroma o estructura de sostén de muchos órganos blandos, como el bazo y los ganglios linfáticos y además participan en la formación de la membrana basal.


FIBRAS RETICULARES
ESTROMA

No hay comentarios:

Publicar un comentario