martes, 4 de enero de 2011

EL COLOR DE LA PIEL COMO INDICIO DIAGNÓSTICO

El color de la piel y las mucosas pueden servir como indicio o signo para el diagnóstico de ciertos padecimientos. Cuando la sangre no capta suficiente oxígeno en los pulmones, por ejemplo, en personas que han dejado de respirar, las mucosas, lechos ungueales y piel se vuelven azulosos o cianóticos. Ello se debe a que la hemoglobina desprovista de oxígeno tiene color azul purpúreo oscuro.



DEDOS CIANÓTICOS

La icteria es resultado de la acumulación del pigmento amarillo bilirrubina en la sangre. Confiere esa tonalidad a la esclerótica (parte blanca de los ojos) y a la piel. Por lo regular, la ictericia es indicativa de enfermedad del hígado.


ICTERICA NEONATAL

OJOS AMARILLO EN PACIENTE CON ICTERICIA


PACIENTE CON ICTERICIA (PROBLEMA HEPÁTICO)

El eritema o enrojecimiento de la piel se debe a la ingurgitación de los capilares de la dermis como consecuencia de lesiones cutáneas, exposición al calor, infecciones, inflamación o reacciones alérgicas. Todos los cambios del color de la piel se aprecian más fácilmente en personas con piel clara y son más difíciles de observar en las que tienen piel oscura. 
ERITEMA MULTIFORME



ERITEMA INFECCIOSO

ERITEMA NODOSO

ERITEMA CON SARPULLIDO NORMALMENTE POR INFECCIÓN

ERITEMA POR QUEMADURA SOLAR

ERITEMA TÓXICO

ERITEMA MARGINADO POR FIEBRE REUMATOIDEA

No hay comentarios:

Publicar un comentario