jueves, 17 de febrero de 2011

Sur de Sudán: asistencia urgente tras los recientes enfrentamientos armados



Mientras la atención internacional se centra en la secesión del sur de Sudán, los combates en el estado de Darfur Norte obligan a miles de personas a dejar sus casas y buscar refugio en campos de desplazados. Los equipos de MSF están respondiendo a las necesidades médicas más urgentes.



Durante los últimos dos meses, nuevos enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno y la oposición han forzado a miles de familias de Darfur Norte a huir de sus aldeas. Los equipos de MSF están ofreciendo asistencia médico-humanitaria a estos desplazados que viven en condiciones muy precarias en varios campos de Shangil Tobaya, Dar Alsalam, y Tabit.


"La gente ha tenido que huir inesperadamente y llega sólo con lo puesto. Al principio se instalan en refugios improvisados hechos de trozos de tela y ramas para protegerse de las frías noches. MSF está repartiendo lonas de plástico, mantas, esteras, jabón y bidones que les ayudan a hacer frente a sus necesidades más básicas", explica Cristina Falconi, coordinadora general de MSF en Darfur. “Ahora que toda la atención se centra en el sur de Sudán, no debemos olvidar que hay muchas necesidades médicas en Darfur."

Los combates empezaron en diciembre



Hace 10 días, tras los enfrentamientos en la zona de Tabit, MSF distribuyó artículos de primera necesidad a más de 500 personas que buscaron refugio en la cercana localidad de Jerno. Estos enfrentamientos son los más recientes de una serie de intensos combates que empezaron en diciembre en Shangil Tobaya. En esa ocasión, el hospital del Ministerio de Salud apoyado por MSF quedó atrapado en medio del fuego cruzado, obligando a los pacientes y al personal a huir. Tras el incidente, unos 7.000 desplazados se concentraron en dos campos cerca de la ciudad de Shangil Tobaya.


Transcurridos unos días desde los enfrentamientos en Shangil Tobaya, MSF consiguió ofrecer una respuesta médica y nutricional de emergencia en los campos para ayudar a los nuevos desplazados a cubrir sus necesidades más urgentes. En uno de ellos se ha abierto una nueva clínica donde actualmente se están realizando unas 100 consultas diarias. MSF también ha distribuido galletas nutritivas enriquecidas con vitaminas a unos 4.000 niños desnutridos menores de 5 años. También hay otras organizaciones respondiendo a las necesidades en la zona.


Por otra parte, MSF da apoyo a una campaña de vacunación que el Ministerio de Salud y Unicef  han lanzado en Shangyl Tobaya y que ya ha cubierto a más de 3.000 niños y 200 mujeres embarazadas.

Desplazados en Darfur Sur



Los enfrentamientos del pasado diciembre desplazaron a más familias en el estado de Darfur Sur. Actualmente, MSF está finalizando una evaluación para determinar las necesidades más urgentes en la localidad de Shaeria. La organización también está poniendo en marcha un programa de nutrición en colaboración con el Ministerio de Salud, ya que los niveles de desnutrición son graves para esta población que está sufriendo continuos brotes de violencia y tiene un limitado acceso a la salud.

En el resto de la región de Darfur, los equipos de MSF ofrecen atención primaria y secundaria de salud, con servicios de pediatría, salud reproductiva y salud mental en Kaguro, Dar Zaghawa y Tawila.



En Malakal, provincia del Alto Nilo, MSF está atendiendo numerosas urgencias por heridas de bala. Desde hace unos días, las localidades vecinas de New Fangak y Pamzsherf están siendo escenario de violentos enfrentamientos. A causa de la inseguridad, las organizaciones de ayuda no están pudiendo llegar a otras zonas de la región. Es preciso que todas las partes autoricen el acceso para atender a los heridos.

La organización médico-humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) se encuentra en este momento respondiendo a un elevado flujo de pacientes heridos a consecuencia de los enfrentamientos recientes que comenzaron el miércoles 9 de febrero en el estado del Alto Nilo, en el sur de Sudán. En colaboración con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Ministerio de Salud, un equipo médico de MSF ingresó ayer a 33 heridos en el hospital de Malakal. Seis de dichos pacientes necesitaron cirugía urgente. Otros 17 pacientes que habían sido evacuados principalmente de New Fangak y Pamzsherf, donde se han concentrado muchos de los combates, han sido también ingresados en el hospital.

“Estamos recibiendo sobre todo pacientes con heridas de bala, muchos con heridas en el abdomen y en las extremidades”, declara Tim Baerwaldt, coordinador de MSF en el sur de Sudán. “Entre los pacientes que llegaron esta mañana, hemos atendido a un niño de 11 años y a dos mujeres.”


Muchos heridos han quedado aislados



Debido a los combates y a la situación de inseguridad, muchas zonas han quedado aisladas y, como consecuencia, la asistencia médica no ha podido llegar a aquellos que la necesitan. MSF está dando los pasos necesarios para acceder a todas las personas afectadas por estos últimos enfrentamientos. “Estamos enormemente preocupados por las personas heridas que pueden no haber recibido asistencia médica”, añade Baerwaldt. “Es imperativo que las autoridades competentes garanticen el acceso inmediato de las organizaciones de ayuda a estas zonas para atender a los civiles”.

Refuerzo quirúrgico



Para reforzar el equipo médico ya presente en Malakal, MSF ha enviado un cirujano y un anestesista. También se han enviado por avión a Malakal suministros quirúrgicos y médicos desde Lokichokkio, en la vecina Kenia. MSF presta actualmente atención quirúrgica y postopertoria en colaboración con el CICR y el Ministerio de Salud. Los equipos de MSF son también responsables del triaje y la estabilización de los pacientes heridos.


Violencia desde principios de febrero
Estos últimos casos de violencia se producen pocos días después de que se desataran las hostilidades en la propia Malakal, el pasado jueves día 3 de febrero. En su apoyo a los equipos quirúrgicos del Ministerio de Salud, MSF ha prestado atención pre y post operatoria a pacientes heridos, y ha contribuido a su triaje y estabilización. Entre el jueves 3 de febrero y el domingo 6 de febrero fueron hospitalizados 23 pacientes con traumatismos. Debido a la gravedad de sus lesiones, algunos de ellos tuvieron que ser sometidos a intervenciones de urgencia. Otros seis pacientes heridos por arma de fuego en Melut fueron ingresados en el hospital de Malakal el día 7 de febrero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario