martes, 22 de febrero de 2011

UNICEF da apoyo psicosocial a los niños afectados por la violencia en las calles de Egipto



Después de las masivas y pacíficas protestas del 25 de enero, las manifestaciones se volvieron violentas.

Ante la escalada de violencia, muchas familias de todas las edades, incluyendo niños, salieron a las calles y formaron grupos de ciudadanos para proteger sus barrios hasta que las fuerzas armadas pudieran restaurar la seguridad.



Según cifras preliminares anunciadas por el Ministerio de Salud y por organizaciones de derechos humanos, 365 personas – incluyendo 13 niñosmurieron durante los enfrentamientos, y miles de personas resultaron heridas.



“Se deben investigar rigurosamente todas las muertes y daños, particularmente a niños, al igual que las informaciones que señalan que hay niños detenidos o que fueron pagados para participar en contramanifestaciones. Los derechos de los niños deben ser totalmente protegidos,” aseguró el Representante de UNICEF en Egipto, Philippe Duamelle.



“Los niños necesitan apoyo para superar la violencia y el sentimiento de inseguridad que han visto o experimentado,” añadió.


 
Identificar signos de trauma o estrés



El programa psicosocial que UNICEF y sus aliados nacionales han puesto en marcha apoyará a los niños a superar su angustia psicológica.



UNICEF está formando a trabajadores sociales y profesores para que puedan identificar signos de trauma y estrés en los niños, y así proporcionar apoyo psicológico. La formación también se ofrecerá a través de videoconferencia para alcanzar a los profesores de todo el país. Los psicólogos proporcionarán formación especial a los profesores y trabajadores sociales de las áreas más afectadas.



Según Hashem Bahary, profesor de Psicología en la Universidad Al- Azhar, hasta un 30 por ciento de los niños egipcios podría sufrir ansiedad, depresión y compulsiones obsesivas.



“En este programa psicosocial, estamos formando a profesores, psicólogos y trabajadores sociales para que puedan comunicarse activamente con los niños,” señaló Bahary.



Los niños más vulnerables, los más afectados



Las decenas de miles de niños que viven y trabajan en las calles de El Cairo y otras grandes ciudades han sido los más afectados.

Maha (nombre ficticio), de 18 años, fue testigo de los disparos que recibió una amiga suya de 16 años: “Estábamos en medio de la multitud. Le alcanzaron por la espalda, la llevamos al hospital y permanecimos a su lado hasta que sentimos que estaba mejor.”



Mohamed, de 15 años, dijo que fue a las protestas para sumarse a la multitud. “La gente nos lanzaba gases lacrimógenos y disparaban balas de goma” recordó. “A mí me golpeó una bala de goma en la mano. Me dolió y fui al médico para que me lo quitara.”



El programa psicosocial de UNICEF apoyará a niños como Maha y Mohamed a superar los efectos de estas vivencias y enfrentarse al futuro con más confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario