sábado, 19 de marzo de 2011

TRAMIENTO ESTIMULANTE PARA LA CURACIÓN DEL CUERPO

La enfermedad, sea cual sea, sea leve o grave, nos afecta a todos y, en consecuencia, todos necesitamos curarnos en algún momento de la vida. Por otro lado, seguro que todos hemos sentido el deseo de ayudar a un amigo o un ser querido, pero nos han faltado los conocimientos necesarios. Algunas personas se cuidan yendo al gimnasio, otras van al médico, otras al homeópata o al osteópata. Pero en este apartado vamos a hablar de la reflexología.

¿Por qué la reflexología? y ¿En qué consiste la reflexología?

Existen muchas clases de terapia y numerosos terapeutas; tienen discursos diferentes, pero todos persiguen el mismo objetivo. Al igual que muchas terapias orientales, la reflexología se basa sobre todo en la energía, los bloques energéticos y la devolución del equilibrio a un sistema con "mal-estar".



El concepto oriental de energía es diferente del nuestro. En China, la palabra qi, o chi (pronunciado tal cual), significa energía vital o fuerza viva. En la medicina china, el qi fluye por canales de energía (o meridianos) y es esencial para la salud y la vitalidad de las personas. Existen varias clases de qi, clasificadas según su origen, su localización y su función. Dentro del cuerpo se establece un vínculo entre el qi y la sangre, debido a que fluyen por las mismas vías. Tanto la acupuntura como el qi gong (una mezcla de meditación, relajación, movimiento físico, integración entre la mente y el cuerpo, acompañado de ejercicios respiratorios) y el tai chi (un sistema de ejercicios para mover energías y conservar el cuerpo fuerte y ágil) activan las corrientes energéticas que fluyen por los meridianos del cuerpo. El equivalente ayurvédico del qi es el prana. En Occidente solemos concebir nuestra energía en términos espirituales. Incluso Isaac Newton y Samuel Hahnermann (el fundador de la homeopatía) reconocían la existencia de una energía vital invisible, de la que depende la salud.



Imaginmos que la razón de que nos pongamos enfermos, o de que no nos curemos, es que nuestros sistemas corporales están bloqueados, obstruidos por materia residual que impide la circulación de la energía, y que hay que eliminar. El sistema que genera los residuos necesita ayuda, y una manera de prestársela es la reflexología.

La reflexología es una terapia que incide sobre la energía mediante la estimulación de zonas concretas de las manos y los pies, llamadas zonas reflejas, que corresponden a todas las partes del cuerpo (incluidos los órganos y las glándulas). La relación entre estas zonas y las partes del cuerpo es lo que explica la teoría de zonas de William Fitzgerald.



El tratamiento de las zonas reflejas fomenta la curación de la parte correspondiente del cuerpo. ¿Cómo? Estimulando el flujo de energía y barriendo las obstrucciones que impiden que circule por el cuerpo. Sirve para aliviar el estrés y la tensión, para mejorar el aporte sanguíneo, para favorecer la conducción nerviosa y para generar un estado de relajación profunda.



La reflexología, en general, se asocia con los pies, pero su variante manual tiene algunas ventajas, como la de poder aplicarse en situaciones en las que no se dan las circunstancias apropiadas para trabajar con los pies, o con personas que los tienen sensibles o son reticentes a que se los toquen. Otra ventaja es que es discreta: se la puede aplicar uno mismo en situaciones públicas, como en el avión, para no marearse.
  • La reflexología se basa en el concepto de circulación de energía por zonas.
  • Las zonas reflejas de las manos y los pies tienen correspondencia con los órganos, las estructuras y las partes del cuerpo.
  • El tratamiento consiste en aplicar presión en las zonas reflejas.
  • La reflexología desbloquea los canales energéticos e incrementa los niveles de energía.
  • Estimula los mecanismos curativos del propio cuerpo.
  • Equilibra estructuras corporales a todos los niveles.
El auge de la reflexología se debe a varios factores:
  • Aumento del interés de los medios de comunicación: cada vez se publican más artículos sobre reflexología; se habla de sus beneficios o se explica la terapia y su eficacia.
  • Creciente atención entre la profesión médica: en algunos países, como el Reino Unido, la reflexología cada vez está más integrada en la medicina oficial.
  • Comprobación científica: actualmente, tanto en Europa como en EEUU se están llevando a cabo experimentos científicos sobre la reflexología.
  • Regulación de la reflexología por los gobiernos: de manifiesto en todo el mundo por la introducción de la enseñanza reglada y el reconocimiento de títulos.
  • Mejoras en la formación: actualmente, lo mínimo que se tarda en ser reflexólogo son nueve meses de formación a tiempo parcial.
La reflexología puede ayudar a casi todos, siempre que se tengan en cuenta algunas pautas:
  • Tercera edad: en el caso de las personas mayores, cualquier forma de contacto es beneficiosa. Entre esos beneficios, que son abundantísimos, figuran el de mejorar la circulación y el de aumentar la movilidad, ya que la reflexología actúa a varios niveles. Si una persona siente mejorar su estado de ánimo, tendrá más posibilidades de salir de casa o de estar a gusto consigo misma/o. Por otro lado, la aplicación de la reflexología de manos es más fácil y exige menos miramientos que si se trabaja con los pies.
  • Niños: si se aplica suavemente, la reflexología de manos da confianza y bienestar al niño. Los adolescentes se benefician de su acción contra el estrés, y de su utilidad en los cambios hormonales vinculados a la pubertad. Un tratamiento reflexológico regular también puede fortalecer el vínculo entre padres e hijos.
  • Bebés: la reflexología puede ayudar a que el bebé descargue tensiones después del parto, y a que se adapte a la vida en el nuevo mundo que le rodea.
  • Personas con dolencias agudas: la gama es amplia, desde las secuelas de una herida (por accidente, por ejemplo) hasta un dolor de muelas, pasando por el empeoramiento de enfermedades crónicas (un episodio de artritis, sin ir más lejos), la fiebre, las dificultades respiratorias, etc... La reflexología puede contribuir a rebajar las inflamaciones, a conservar la energía y a estimular los órganos internos a fin de que funcionen con mayor eficacia.
  • Amigos y familiares: la reflexología es una forma accesible de terapia, que se puede aplicar en todas partes con muy pocas excepciones. Tanto esporádicamente como de forma continuada es un tratamiento ideal para los seres queridos, que además no cuesta nada.


La reflexología también funciona como terapia preventiva, desintoxicando el cuerpo y remediando la acumulación de tensiones vinculada al estrés y sus dolencias asociadas, como la hipertensión, la migraña y el dolor crónico de cuello o espalda.
  • La reflexología aporta relajación, apacigua el organismo, proporcionando una relajación física y mental absoluta.
  • Alivia el dolor, efecto anestésico sobre el sistema nervioso.
  • Estimula la circulación sanguínea y linfática.
  • Potencia el sistema inmunitario, estimulando el propio sistema curativo del cuerpo.
  • Alivia el estrés.
  • Estimula los órganos para que funcionen con eficacia.
  • Desintoxica y limpia el cuerpo de productos residuales y toxinas.
  • Eleva los niveles de energía.
  • Provoca un bienestar psicológico.
  • Provoca un mejora y una recuperación de heridas u operaciones quirúrgicas.
  • Ayuda en la resolución de traumas.
  • Eleva los niveles de interacción y contacto humanos.


La reflexología tiene una historia detras de más de 5.000 años. En Egipto ya se creía que la estimulación de zonas específicas de las manos y los pies era capaz de vigorizar todo el cuerpo. Sin embargo, ninguna cultura ha reclamado para sí el descubrimiento de esta terapia.



Los antiguos egipcios percibían el cuerpo humano como una sinfonía de vibraciones, en que los órganos internos conformaban una orquesta de gran complejidad y, como instrumentos, podrían tocarse estimulando ciertos puntos de las manos y los pies. Antes de momificar un cadáver, se le retiraban las plantas de los pies a fin de que el alma quedara libre del cuerpo físico y de la tierra.



 Otras civilizaciones con una larga historia en la terapia de los puntos de presión son la india, la china y la japonesa. Los indios norteamericanos usaron la misma terapia varios siglos antes del descubrimiento de su tierra por los europeos. Creían  que la tierra contenía una energía que los conectaba física y espiritualmente con ella. La enfermedad provocaba una falta de armonía, e impedía el libre flujo de energía entre el hombre el hombre y la tierra. Por eso usaban esta técnica, para corregir el desequilibrio y propiciar la curación. John Garfield, presidente de EEUU, que sufría graves dolores a consecuencia de un intento de asesinato, daba preferencia a la reflexología entre todas las opciones terapéuticas.



Pero, el auténtico pionero de la reflexología fue el laringólogo estadounidense William Fitzgeral. Conocedor de que los indios norteamericanos usaban una terapia basada en los puntos de presión, cada vez que practicaba una operación de poca gravedad hacía que el paciente apretara peines con las manos para bloquear el dolor. También obtenía buenos resultados con colgadores de madera en las yemas y gomas elásticas alrededor de los dedos. Otro de sus éxitos fue el tratamiento de las náuseas matinales de las embarazadas, mediante presión de las zonas primera y segunda del dorso de la mano. Por desgracia, la profesión médica consideró que sus métodos exigían demasiado tiempo, y que la aparición de la anestesia general los volvía superfluos.



En 1917, Fitzgerald publicó un libro sobre la terapia de zonas en el que analizaba las relaciones entre la superficie palmar de las manos y el dolor de la parte trasera del cuerpo, así como entre la superficie dorsal de las manos y el dolor de la parte delantera del cuerpo. Por otro lado, fue el primero en presentar un mapa de las zonas del cuerpo.



La palabra reflexología tuvo su aparición por Eunice Ingham, conocida como la madre de la reflexología. Era fisioterapeuta y usaba la reflexología con sus pacientes. Aparte de dar muchas conferencias por EEUU., implantó cursos sobre su método reflexológico, pero com en esa época la reflexología  era vista con recelo la detuvieron en más de una ocasión por ejercerla sin licencia. Era el año 1968.



Actualmente, la reflexología ocupa un gran espacio en la vida de muchas personas y es la primera opción terapéutica para una larga serie de afecciones. El resultado es que cada vez más gente se interesa por esta valiosa forma de curación.



PRUEBAS CLÍNICAS

Desde hace una década, aproximadamente, han surgido varias investigaciones en Europa y EEUU. acerca de los efectos beneficiosos de la reflexología sobre diversas dolencias.

ESTUDIOS DANESES

En Dinamarca, el número de estudios clínicos sobre la eficacia terapéutica de la reflexología ha sido especialmente elevado.


  • Estreñimiento crónico: en 1991 la Asociación Danesa de Reflexología llevó a cabo un estudio con 20 mujeres entre los 30 y los 60 años, y demostró un aumento en la frecuencia media de evacuación intestinal de 4,1 a 1,8 días.
  • Absentismo: durante un período de 3 años que concluyó en 1992, 235 empleados de correos fueron tratados con reflexología por varios problemas de salud. De ellos, 170 constataron un buen resultado; 60, algunos resultados, y 5, ninguno. El absentismo pasó de 11,4 a 8,5 días anuales por persona, reducción que supuso un ahorro enorme para sus respectivas empresas.
  • Migraña: a principios de la década de 1990, se estimó que el dolor de cabeza provocaba la pérdida anual de 3 millones de días de trabajo y que era el trastorno más frecuente entre la población adulta. Por eso, en 1995, el Consejo Nacional de Salud (el organismo competente para los tratamientos alternativos), el Departamento de Farmacia Social y la Real Universidad Danesa de Farmacia realizaron una investigación sobre el dolor de cabeza a escala nacional. Participaron en el estudio 220 personas con dolor crónico de cabeza y 78 reflexólogos, que aplicaron una serie de terapias reflexológicas durante un período de 3 meses. Al principio del programa, un médico visitó a cada paciente a fin de confirmar el diagnóstico de dolor de cabeza. Todos los pacientes llevaban un diario sobre su dolencia, del que se recogieron los datos, y rellenaron un cuestionario. Al final de las sesiones de terapia se hicieron entrevistas evaluadoras. Los resultados fueron que el 81%  se había curado o había mejorado, y que el 19% restante se le habían recetado medicamentos.
  • Problemas de salud primarios y continuidad del tratamiento: en 1995, el ayuntamiento de Aarhus (Dinamarca) contrató a 3 reflexólogos, que trataron a 143 pacientes a lo largo de 6 meses. El 79% de esos pacientes se curaron o mejoraron mucho en su problema de salud primario. El 57%, además, mejoró en problemas secundarios, el 30% vio incrementada la satisfacción con su trabajo y el 92% quiso seguir con la reflexología.
  • Parto: en 1998, 61 de las 68 mujeres que habían recibido tratamiento reflexológico antes de dar a luz en el hospital Gentofte de Copenhague constataron un efecto analgésico durante el parto. De 14 mujeres con retención de placenta, 11 evitaron la intervención quirúrgica.


ESTUDIOS NORTEAMERICANOS

En EEUU., varias investigaciones clínicas han demostrado que el tratamiento reflexológico regular puede ser beneficioso para todo el cuerpo y para el estado de ánimo.
  • Síndrome premenstrual: en 1991, Bill Flocco, fundador de la Academia Americana de Reflexología, junto con el doctor Terrence Oleson (profesor asociado de investigación en la Universidad de California), realizaron un estudio sobre los efectos de la reflexología contra el síndrome premenstrual. Los resultados arrojaron un 62% de reducción de los síntomas en los pacientes tratados con reflexología.
  • Ansiedad y dolor: el doctor Ray Wunderliche, Jr., de Florida, señaló que la reflexología es útil para las personas aquejadas de hipertensión, ansiedad o dolores físicos. Otro estudio, impulsado por la Universidad de Carolina del Este, examinó los efectos de la reflexología en la ansiedad y el dolor de los enfermos de cáncer de pecho y pulmón. Todos los pacientes recibieron tratamientos de 30 minutos. Los resultados, dados a conocer en 2000, demostraron que la totalidad de las mujeres experimentaba una drástica disminución de la ansiedad y que las enfermas de cáncer de pecho sentían una disminución significativa del dolor. Los investigadores concluyeron que en esos casos es aconsejable complementar la atención médica convencional mediante sesiones de relexología.



No hay comentarios:

Publicar un comentario