miércoles, 18 de mayo de 2011

TEORÍAS SOBRE LA ATRACCIÓN

Existe una amplia gama de teorías sobre lo que atrae a una persona de otra. Algunos opinan que la belleza física supone un factor primordial, mientras que otros señalan las similitudes o las diferencias entre compañeros como la base de la compatibilidad.

Desde la infancia, las personas atractivas reciben el beneficio de la duda; tienden a gozar del reconocimiento de sus factores positivos, mientras que los negativos se atribuyen a la mala suerte, a otras personas o circunstancias que escapan a su control. Esta situación crea un círculo de autosatisfacción, ya que ser visto como un individuo bueno, deseable y triunfador tiende a fomentar la autoconfianza, que a su vez favorece el éxito.

Un aspecto excepcionalmente atractivo, sin embargo, puede convertirse en un inconveniente al distorsionar la percepción de los demás con respecto a una persona o la suya con respecto a sí mismo. Los estereotipos populares suelen acompañar la belleza espectacular con la superficialidad, la falta de inteligencia o la arrogancia. Algunas personas consideradas hermosas pueden sufrir inseguridades profundamente arraigadas y sentir que los demás se relacionan con ellas por su aspecto y no por su personalidad.

En Occidente, las opiniones sobre el atractivo físico ideal se mantienen con sorprendente consistencia y se aprenden desde una edad muy temprana. Los niños pequeños ven ilustraciones, programas de televisión y películas que presentan imágenes de princesas hermosas y brujas horribles, héroes atractivos y villanos deformes. La mayoría de las personas son conscientes del atractivo que poseen ante los demás y de la comparación que establecen con la noción ideal de belleza. Esta autoevaluación puede constituir un factor decisivo para determinar la elección de pareja. Diversos estudios han demostrado que las parejas cuyo atractivo es similar gozan de relaciones más duraderas que aquellas que difieren en cuanto a belleza.

¿QUÉ ELEMENTOS RESULTAN ATRACTIVOS?


Para ambos sexos, los rasgos faciales son primordiales; dentro de éstos, los ojos (los espejos del alma) son los que primero atraen la atención. Los ojos grandes, brillantes y receptivos se consideran los ideales, y se sabe que ciertos tipos de contacto ocular dan pie al flirteo. Las sociedades occidentales consideran atractivos los rostros ovalados, los pómulos prominentes, la nariz pequeña y recta, la boca mediana y unas orejas que no se despeguen. Una tez clara, una piel sin arrugas y los dientes blancos se consideran deseables porque constituyen signos de salud y juventud. Cualquier signo de envejecimiento, sobre todo en las mujeres, se ve menos atractivo por el hecho de reflejar la relación entre el aumento de edad y el comienzo de la menopausia. Las características medias tienden a ser más atractivas que las extremas: los pechos enormes o muy pequeños, por ejemplo, o los cuerpos excesivamente musculosos o demasiado delgados no se consideran atractivos.

LA ATRACCIÓN Y LAS DIFERENCIAS
ENTRE SEXOS


Según investigaciones llevadas a cabo por sociobiólogos como Desmond Morris, el hombre responde al aspecto de una mujer con mayor rapidez y fuerza que a la inversa. Los hombres admiran las cualidades físicas de las mujeres que las distinguen del sexo opuesto: labios más gruesos, cejas más finas, piel más suave y lisa, y ausencia de vello facial. Tradicionalmente, los hombres buscan mujeres más jóvenes, con una fertilidad potencial más elevada.

Los hombres tienden a considerar deseables los pechos grandes y firmes, que simbolizan la fertilidad. El pecho ideal es respingón, no colgante (lo que demuestra, una vez más, la preferencia por la juventud; la densidad del tejido del pecho disminuye con la edad). Los hombres se sienten atraídos, además, por los cuerpos delgados, pero con curvas, de cintura estrecha y piernas largas y esbeltas, aunque por supuesto, se trata de generalizaciones. Muchos hombres tienen preferencias que no se ajustan a la imagen estereotipada de la belleza femenina.

Los mismos estudios sociobiológicos sugieren que las mujeres tienden a sentirse más atraídas por el estatus de un hombre que por su aspecto. Las mujeres pueden realizar una evaluación detallada de la personalidad, la formalidad y los valores materiales de sus parejas desde una etapa muy temprana de su relación. Una mujer incluso puede rechazar a un potencial compañero debido a su trabajo, su posición económica y su clase social. Las mujeres también buscan hombres algo mayores, con factores potencialmente más desarrollados como su estatus, su economía y su capacidad para mantener a los hijos. Este tipo de selección suele operar a un nivel subconsciente.

Las características físicas que muchas mujeres prefieren incluyen mandíbula desarrollada y cuadrada, una barbilla fuerte, una constitución delgada y musculosa, con el estómago plano, y un trasero pequeño y bien formado. Desde el punto de vista biológico, estos atributos pueden simbolizar las habilidades físicas: cazar, luchar y sobrevivir. En las relaciones homosexuales, el énfasis en la fertilidad potencial y en los recursos económicos es menor.

EL SIGNIFICADO SEXUAL
DEL CABELLO


Para ambos sexos, un cabello espeso y sano se considera atractivo. En los hombres, un pelo abundante simboliza poder y masculinidad, como en la historia que el Antiguo Testamento explica sobre Sansón. Las cabezas afeitadas suelen tener connotaciones de celibato religioso, vejez o de un estilo de vida determinado (los skinheads, por ejemplo). En las mujeres, una cabellera larga, espesa y brillante simboliza tradicionalmente la sexualidad y la disponibilidad femeninas (una de las razones por las que las mujeres que practican el judaísmo ortodoxo y la religión musulmana ocultan sus cabellos en público). En algunas culturas, no obstante, el pelo largo puede simbolizar la virginidad, lo cual posee sus propias implicaciones eróticas. Paradójicamente, las mujeres que en la década de 1920 llevaban el pelo corto se consideraban sexualmente independientes. En la actualidad, los estilos cortos y andróginos para el cabello se consideran muy sensuales o modernos en ciertos círculos, debido a que se confunden los límites entre sexos. Algunas mujeres encuentran atractivos los hombres calvos, tal vez porque tienen la fama de poseer niveles elevados de testosterona.

El cabello desordenado o muy corto se acerca a un estilo masculino; el pelo largo y arreglado resulta femenino; el cabello estilizado se asocia con el glamour y la sexualidad de una mujer fatal. Pero la realidad es bien diferente, las modas, los grupos de jóvenes que se identifican con determinadas estéticas, etc..., ha realizado cambios a la hora de la sensualidad y del significado del cabello

LOS IGUALES SE ATRAEN


Existe la teoría de que los iguales se atraen. Puede suceder que una persona reconozca la compatibilidad sexual cuando identifica a otra como similar. Muchas personas se sienten atraídas por una pareja con un historial personal similar. En tales casos, las parejas pueden compartir una educación o una creencia religiosa así como tener intereses, actitudes y aspiraciones parecidas.

Sentirse atraído por una persona con un historial similar puede incluir la percepción subconsciente de seguridad y continuidad que proporciona tras abandonar el hogar paterno, pero seguir ligado a él. Paradójicamente, esto es cierto incluso para las parejas con experiencias negativas similares; las personas que provienen de familias rotas, por ejemplo, tienden a atraerse. Las similitudes positivas, como la buena posición económica, el estatus, la religión, la afiliación política o la educación, pueden resultar obvias desde el principio. Las similitudes negativas o más oscuras, como el hecho de ser adoptado, la muerte de un hermano o una historia familiar de depresión, suelen surgir sólo en una etapa posterior.

RECONOCIMIENTO SUBCONSCIENTE DE SIMILITUD


La dinámica emocional de una familia se expresa en parte a través de sus miembros, mediante el lenguaje corporal: la postura, la expresión facial, los gestos y la manera de moverse. Las personas que provienen de familias similares desde un punto de vista emocional reconocen estos signos no verbales y se sienten cómodas con ellos mucho antes de que se produzca una conversación. Los individuos de familias con secretos o escándalos, com un caso de ilegitimidad o de suicidio, tienden a atraerse entre sí, aunque pueden transcurrir años hasta que los secretos se revelen. Las personas cuyo desarrollo se detuvo en una determinada etapa y que luchan contra la baja autoestima resultado de una falta de amor paternal o para conseguir independedizarse de unos padres posesivos, también suelen sentirse atraídos entre sí.

Cuanta más autoconfianza posee una persona, más selectiva tiende a ser en la elección de pareja. Las personas centradas (que se aceptan a sí mismas y no están a la defensiva) tienden a elegir a individuos con un nivel similar de estabilidad. A nadie le gusta el rechazo, de manera que aquellos que carecen de autoconfianza tienden a elegir a un compañero con la misma carencia, aunque uno de ellos o ambos pueden dar la imagen de personas seguras de sí mismas. Los hombres con poca autoestima tienden a elegir a mujeres tradicionales, dependientes e inofensivas, mientras que los hombres con un alto sentido de autoestima optan por mujeres más positivas e independientes.

PERSONALIDADES COMPLEMENTARIAS




Aunque las relaciones entre personalidades similares suelen tener éxito, algunas parejas de este tipo carecen de vitalidad en su relación y comparten el miedo a la diferencia. Las personalidades complementarias pueden funcionar muy bien juntas: un carácter dominante resulta adecuado para uno sumiso, una persona dependiente se llevará bien con una protectora, y un individuo firme puede conformar una buena relación con uno pasivo.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE EL COEFICIENTE INTELECTUAL?


Los niveles de inteligencia muy diferentes pueden ser perjudiciales en una relación a largo plazo. Las inclinaciones de una persona muy inteligente de proteger, rescatar o mejorar a una pareja de menor inteligencia, o de sentirse mejor por comparación, pueden echar a perder una relación. No obstante, inteligencia y nivel educativo no son sinónimos. Además, existen tipos de inteligencia diferentes pero complementarios: por ejemplo, un miembro de la pareja puede tener la capacidad de resolver problemas prácticos de forma directa, lógica y racional, mientras que el otro mira los problemas desde ángulos muy diferentes y busca soluciones creativas.

¿LOS OPUESTOS SE ATRAEN?


Los psicólogos observaron hace mucho tiempo que los polos opuestos se atraen poderosamente. Sentirse atraído por alguien de una raza, religión o clase diferente puede reflejar la necesidad de expresar independencia de los padres y de los valores que éstos representan, sobre todo durante los años de adolescencia y en familias o comunidades muy cerradas. Una elección de este tipo también puede ser consecuencia de un sentimiento de aislamiento de la propia familia o la expresión de la necesidad de reafirmar constantemente su superación. Las personas con un sentido de la identidad muy frágil, que nunca se han sentido capaces de tener sentimientos propios, pueden elegir una pareja que parezca muy diferente, incluso de otra cultura, para reforzar ese sentido de separación.

En ocasiones se crean matrimonios o parejas de opuestos para compensar las cualidades de que carecen (o creen carecer) las personas implicadas; en resumen, se trata de conseguir la sensación de estar completo. Asimismo, puede tratarse de un modo de descargar en el compañero cualidades o características que la persona en cuestión considera inaceptables o peligrosas en sí mismas. Este tipo de razonamiento rara vez es consciente, pero explica por qué una persona tímida elige a una pareja socialmente positiva o dominante, una persona cauta elige a una que se arriesga y un individuo reprimido selecciona a uno desinhibido.

Los biólogos, afirman que los hombres encuentran atractivas una cintura fina y unas caderas anchas en las mujeres por razones evolutivas. La proporción cintura-caderas puede estar relacionada con niveles altos de estrógenos y bajos de testosterona, una combinación relacionada con una fertilidad elevada. El enorme y voluptuoso cuerpo femenino característico de las obras de Rubens puede tener orígenes biológicos. En las culturas donde los alimentos resultan escasos, la gordura indica salud, riqueza, estatus social, además del potencial de superar con éxito el embarazo y la lactancia.

PAREJAS QUE SE PARECEN A LOS PADRES


Según Freud, parte del desarrollo psicológico de un niño normal incluye el deseo de seducir o incluso casarse con el padre o la madre (el progenitor del sexo contrario). Mientras que en la mayoría de las culturas el incesto es tabú, esta atracción insatisfecha afecta a la noción del adulto del compañero ideal, que tiende a parecerse a los recuerdos de infancia del padre o la madre.

La búsqueda consciente puede ser la de un compañero con las cualidades positivas del progenitor del sexo contrario. No obstante, el deseo de un individuo de recrear la dinámica de las relaciones de su infancia y de corregir las disfunciones que tuvieron lugar entonces es tan fuerte que la pareja elegida también contará, casi inevitablemente, con los rastros negativos del padre o de la madre.

Respecto a esta teoría, comentar que Freud, actualmente, está siendo rebatido por nuevas teorías sobre la psicología.

ATRACTIVO Y CULTURA

Lo que se considera atractivo en una cultura puede resultar desagradable en otra. En algunas culturas no occidentales se consideran atractivas las desfiguraciones rituales como el alargamiento del cuello, las orejas, los labios, la vulva o el pene; los dientes limados y pintados, y la cara o los pechos con cicatrices.

El atractivo en una sociedad multicultural puede resultar complejo. Las razas minoritarias no blancas en las culturas predominantemente blancas se enfrentan , hasta hace poco, a los modelos de belleza blancos como los únicos ideales. En países como Sudáfrica y la India, donde el control político se encontraba en manos de minorías blancas, también prevalecen los mismos modelos.

En las culturas dominadas por los blancos, la piel morena y el cabello y cuerpo característicos de otras razas se consideraban inferiores. Los intentos por compensar esta situación condujeron en ocasiones a mensajes mixtos. Por ejemplo, las muñecas negras tenían la piel oscura, pero los rasgos eran europeos. Mientras tanto, los esfuerzos de las minorías por imitar el ideal blanco abarcaban desde los estiramientos de pelo y los aclarados de la piel hasta la cirugía estética. Los matrimonios entre un miembro de una raza no blanca y una mujer blanca simbolizaban posición. Resulta interesante observar que los primeros colonos y exploradores blancos de África eran considerados horrorosos albinos entre la población indígena.



Aunque la belleza es un valor subjetivo, los biólogos afirman que la simetría facial se considera atractiva, lo cual podría tener su origen en los impulsos biológicos que relacionan la simetría con el buen estado genético y físico. Las facciones infantiles -ojos grandes, nariz y orejas pequeñas, y piel suave y perfecta- también se valoran mucho, pues se cree que este tipo de facciones inspira una respuesta protectora en los demás. Según esta teoría se cree que la simetría facial y corporal resulta biológicamente deseable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario