martes, 7 de junio de 2011

AJO

Familia: liliáceas.


AJO: all, baratxuri, allo, alho, l´ail, aglio, garlic, knoblauch, allium sativum.



Hábitat y cultivo: originario de Asia central, el ajo se cultiva actualmente en todo el mundo. Crece a partir de la división del bulbo y se recolecta al final del verano siguiente.



HISTORIA: conocido por su fuerte olor y sabor, el ajo es una medicina herbácea ideal. Resulta completamente serguro para utilizar en casa y constituye un tratamiento muy potente para multitud de problemas de salud. Combate muchas infecciones, entre ellas la de nariz, garganta y pecho. También reduce el colesterol, alivia los desórdenes de circulación tales como la tensión alta y reduce el nivel de azúcar en la sangre, lo cual lo hace muy útil en la dieta para diabetes tardía. El ajo nace en el antiguo Turkestán (límite entre China y Afganistán e Irán) desde donde viaja a China, India, norte de Europa y los márgenes  del Mediterráneo.

La primera cita que se conoce se ubica en el 400 a.C. y pertenece a un herborista chino. Los Sumerios y los pueblos de la Mesopotamia ya reconocían sus poderes curativos. El Codex Ebres, un papiro médico que data del 1550 a.C. contiene 22 menciones sobre el ajo y su aplicación en el control de cardiopatía, mordeduras, parásitos intestinales y tumores. Entre las personalidades que contribuyeron a su propagación se cuenta Alejandro Magno  (320 a.C.), Atila (550 d.C.) y Gengis Khan ( 1200 d.C.). 

El motivo de tal difusión fue su utilidad como conservante de la carne y el pescado, su reducido tamaño y la facilidad para almacenarlo. Homero, Miterdates,  Heródoto y Aristóteles entre otros recomendaban el uso del ajo con virtudes terapéuticas. Los egipcios honraban a estos bulbos, considerándolos un obsequio de sus dioses primigenios. Los griegos, en cambio, prohibían la entrada en el templo a quiénes habían comido ajos.
En lo que respecta a sus efectos medicamentosos, fueron muy apreciados en todas las épocas.
Del Cáucaso viene la costumbre de utilizarlos para eliminar los parásitos intestinales (acción antihelmíntica).
Escrituras chinas provenientes de la época dinástica Ming, consignan su infalibilidad como callicida aplicándolo directamente sobre la  piel. Los sanadores que acompañaron a Gengis Khan en sus campañas de conquista, lo utilizaban para combatir la sarna y la tiña. En infusión, los médicos romanos lo recetaban como antirreumático y expectorante. Los moros, durante su dominación hispánica, lo tenían en alta estima para el tratamiento de la hidropesía y los cálculos urinarios. Paracelso, médico y alquimista alemán del siglo XVI ensayó su uso para paliar las crisis causadas por la hidrofobia.



CARACTERÍSTICAS



Planta perenne de las liliáceas de hasta 1,5 metros de altura. Hojas planas de hasta 8 mm. de anchura. Flores verdosas o blanquecinas, a veces rosadas, muy poco abundantes. Sobresalen con su largo pedúnculo sobre una cabezuela de bulbillos. La espata es mucho más larga que la cabeza. El Bulbo está formado por una envoltura blanca dentro de la cual se encuentran varios bulbillos (o dientes de ajo).


ESPECIES RELACIONADAS

La cebolla y el ajo de oso (Allium cepa y Allium ursinum) son importantes hierbas medicinales.

COMPONENTES PRINCIPALES
  • Aceite volátil: aliína, aliinasa, aliicina.
  • Escoridinas
  • Vitaminas: A, B, C y E, principalmente B6 y C, ácido fólico, pantoténico y niacina.
  • Aminoácidos: ácido glutamínico, argenina, ácido aspártico, leucina, lisina, valina...
  • Minerales: manganeso, potasio, calcio y fósforo, en cantidades menores magnesio, selenio, sodio, hierro, zinc y cobre.
  • Quercetina
  • Ajoeno, producido por condensación de la alicina.
  • Componentes sulfurosos: disulfuro de alilo, trisolfuro de alilo, tetrasolfuro de alilo.
  • Azúcares: fructosa y glucosa.
EFECTOS PRINCIPALES
  • Antibiótico
  • Expectorante
  • Sudorífico
  • Baja la tensión
  • Anticoagulante
  • Antidiabético
  • Vermífugo
INVESTIGACIÓN
  • Antibiótico: el ajo ha sido estudiado en Alemania, Japón y EEUU. desde la década de 1980, pero los expertos aún no están de acuerdo en la forma en que consigue su extraordinario efecto antibiótico. Aliicina y otros componentes del aceite volátil son altamente antisépticos y antibióticos, lo cual explica por qué el ajo resulta eficaz incluso en infecciones graves como la disentería.
  • Tensión sanguínea: las investigaciones clínicas realizadas a partir de la década de 1980 han confirmado que el ajo reduce el nivel de lípidos (grasas) en la sangre y baja la tensión.
USOS TRADICIONALES Y ACTUALES

FLOR DEL AJO BLANCO SILVESTRE
  • Remedio tradicional: el ajo ha sido apreciado siempre por sus propiedades curativas; antes del desarrollo de los antibióticos servía de tratamiento para todo tipo de infecciones, desde la tuberculosis hasta el tifus. También se empleó durante la primera guerra mundial para curar las heridas.
  • Infecciones bronquiales: el ajo es un remedio excelente para todo tipo de infecciones pectorales. Es bueno para el resfriado, la gripe y las infecciones del oído y ayuda a reducir el catarro.
  • Aparato digestivo: las infecciones digestivas responden bien al ajo. Esta hierba también puede librar al cuerpo de parásitos intestinales.
  • Circulación: el ajo evita ataques y problemas de la circulación al mantener la sangre fluida, no densa. Reduce los niveles de colesterol y la tensión sanguínea.
  • Otros usos: el ajo se emplea en las infecciones y puede tomarse al mismo tiempo que los antibióticos convencionales para apoyar su acción y proteger de efectos secundarios. Además, el ajo disminuye los niveles de azúcar en sangre y puede mitigar la diabetes tardía.
AUTOMEDICACIÓN
  • Acné y furúnculos
  • Amigdalitis
  • Dolor de oídos
  • Herpes labial
  • Infecciones de las vías urinarias
  • Infecciones del aparato digestivo
  • Infecciones por hongos
  • Pie de atleta
  • Resfriado y gripe
  • Tensión alta
  • Tónico para ancianos
  • Tos y bronquitis 
ÚLTIMAS INVESTIGACIONES
  • Anticancerígeno: estudios recientes parecen asociar el consumo de ajo con la inhibición del cáncer. Los compuestos azufrados parecen ser los responsables en la lucha contra la aparición de células cancerosas del estómago, hígado, pecho,... El flavonoide quercetina, por sus efectos antioxidantes, también parece jugar un papel importante en este sentido.
  • Su probado valor bactericida, así como sus propiedades antioxidantes, pueden ayudar contra las infecciones que se aprovechan del SIDA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario