jueves, 28 de julio de 2011

ENCONTRAR PAREJA

Los modos en que los individuos pueden encontrar parejas sexuales compatibles centran la atención de muchos pensamientos, discusiones y tentativas comerciales. Muchas personas conocen a sus parejas a través de grupos o en el trabajo; otras lo hacen en servicios dedicados a concertar citas.

Buscar una persona especial con la que poder compartir el lado emocional de la vida puede convertirse en un impulso irresistible, sea cual sea la edad o la cultura. Así, los modos en que las personas buscan un compañero varían de forma considerable.

CONOCER A GENTE A TRAVÉS DE LOS AMIGOS


A medida que las personas envejecen, algunas encuentran dificultades
para encontrar compañeros. Las vacaciones organizadas proporcionan
a los mayores un buen modo de conocer a otras personas.


Las relaciones suelen comenzar con una presentación a través de los amigos. dado que éstos tienden a poseer los mismos valores y comparten los mismos intereses, sus conocidos también compartirán un punto de vista similar. Además, los amigos pueden conocer con exactitud las expectativas de cada uno y tienen capacidad para aconsejar sobre posibles candidatos entre sus parientes, colegas, vecinos o amigos.

Las presentaciones a través de los amigos pueden tener lugar de muy diversas maneras. En ocasiones se producen por casualidad o mediante una invitación a un acontecimiento social, como una cena o un concierto. Otra alternativa más formal es la cita a ciegas. Cada método tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Conocer a una pareja potencial en presencia de los amigos puede hacer que la pareja en cuestión se sienta segura o todo lo contrario, que tenga la sensación de que la están juzgando. Una cita a ciegas que salga mal producirá sentimientos negativos, pero presenta la ventaja de que no hay observadores.

Las presentaciones realizadas por amigos o parientes se asocian con sus propios problemas personales. La pareja puede sentirse tentada a utilizar al amigo mutuo como fuente de información sobre la historia y el carácter del otro. Esto puede provocar tensión en la amistad y dar lugar a una dinámica difícil entre las tres personas implicadas. Si sólo uno de los individuos desea comenzar la relación, el rechazo puede hacer responsable al amigo mutuo, lo cual también produciría tensión.

ENCUENTROS CASUALES


Las primeras citas (ya se trate de citas a ciegas, a través de un
servicio o con un conocido) suelen resultar bastante tensas,
por lo que cada vez más se opta por quedar para comer o cenar
en un restaurante, en un ambiente lo más relajado e informal posible
.


Las parejas potenciales pueden conocerse en cualquier tipo de actos sociales o de ocio. Los grupos de estudiantes, las asociaciones de profesionales y los gimnasios, por ejemplo, agrupan a personas con intereses comunes. Encontrarse de forma regular en ese entorno ofrece oportunidades de desarrollar amistades y relaciones de forma natural. En situaciones más comunes, como bibliotecas, museos, galerías de arte y misas, también es posible conocer a personas gracias a un interés compartido.

Las parejas potenciales pueden conocerse por casualidad en el transporte público o en el supermercado, en la lavandería, en un bar o en un local nocturno (lugares donde apenas existe contexto selectivo). Tales encuentros pueden parecer románticos, pero por lo general evolucionan en relaciones sexuales cortas y no en relaciones duraderas. Las parejas también se pueden conocer durante unas vacaciones. Aunque tales romances pueden parecer muy atractivos, conocer a alguien en un ambiente de libertad, lejos de casa, sin las represiones habituales, puede hacer que esa relación parezca más interesante de lo que en realidad es y que se prolongue más de lo que aconseja el buen juicio.

Con los nuevos conocidos resulta importante alcanzar un equilibrio entre proximidad y seguridad personal. Las mujeres prefieren que la primera cita se produzca en un lugar público, tener el transporte de regreso a casa solucionado y dar el teléfono del trabajo antes que el de casa.

CONOCERSE EN EL TRABAJO

El trabajo constituye un lugar típico en el que conocer a parejas potenciales. El contacto estrecho y prolongado y un objetivo común permiten que las amistades se desarrollen de forma gradual. trabajar con un colega con el que se tiene una buena relación incluso puede mejorar el rendimiento.

Por el contrario, tener que trabajar con un compañero cuando la relación es difícil o ha terminado puede resultar incómodo o deprimente, y puede afectar negativamente al rendimiento. Debido a esto, algunas compañías evitan contratar a personas que mantienen una relación sexual, y muchas empresas contemplan en su política el caso de las relaciones amorosas entre colegas.

Un romance entre personas de diferente rango profesional (por ejemplo, jefe y secretaria o director y ayudante) puede poner en peligro el trabajo del empleado de menor categoría una vez la relación ha terminado. Los problemas se evitan más fácilmente si se trata de una relación entre colegas de diferentes departamentos, si uno de los compañeros trabaja a tiempo parcial o si la pareja acuerda mantener una relación totalmente neutra cuando se encuentra en el trabajo.

Algunas profesiones, como las pertenecientes al mundo de la construcción, son predomnantemente masculinas, mientras que otras, como la enseñanza infantil, tienden a ser femeninas. Aunque los estereotipos están cambiando y los prejuicios sexuales cada día se cuestionan más, tales desequilibrios todavía existen y pueden reducir las posibilidades de encontrar una pareja potencial heterosexual en el trabajo.

REUNIONES DE SOLTEROS


Los lugares más frecuentes donde se establecen nuevas relaciones son los centros
de estudios o de trabajo, o bien en un acontecimiento social como una fiesta.
Un importante porcentaje de personas, sin embargo, se conocen en otros lugares.


Los acontecimientos sociales organizados para personas solteras abarcan desde los que suelen organizar las instituciones culturales, hasta otros más informales, por ejemplo, una reunión en un bar. Cuanto menos selecto sea el grupo, menos posibilidades se tienen de encontrar a un compañero con un pasado, una actitud y unos objetivos similares.

Algunas reuniones para solteros, como las excursiones o los conciertos, están abiertas a cualquier adulto sin ataduras; otras se destinan a grupos de una edad determinada o de un grupo religioso o étnico específico. Aunque muchos de estos acontecimientos se anuncian públicamente, otros exigen invitación. Estas reuniones abarcan desde encuentros íntimos hasta grupos multitudinarios. Pueden durar desde menos de una hora, a días o semanas si se trata de vacaciones. Algunas son gratuitas y otras muy caras, lo que significa que el elevado coste actúa como un factor de selección.

Los acontecimientos que limitan a mostrar a potenciales parejas pueden resultar artificiales o incluso desagradables, sobre todo cuando las mujeres exceden en número a los hombres. Así, asistir con un amigo o evitar este tipo de reuniones que suelen ser inevitables en unas típicas vacaciones para solteros puede disipar lo incómodo de la situación. Las reuniones para solteros con un propósito adicional, como un proyecto de conservación o una cena para gourmets, pueden resultar más interesantes.

AGENCIAS MATRIMONIALES

El aumento de las agencias matrimoniales refleja la tendencia creciente de las personas a desplazarse de su lugar de origen para trasladarse continuamente, pasar muchas horas en el trabajo y dedicar menos tiempo para el ocio y posponer el matrimonio hasta una edad cada vez más elevada. Asimismo, refleja el enorme número de mujeres sin compromiso en comparación don los hombres libres (un desequilibrio que se incrementa con la edad).

Las agencias matrimoniales pueden ser locales o nacionales, y algunas sólo trabajan con grupos específicos. En general, sólo emparejan a personas basándose en la información proporcionada por cuestionarios detallados o por entrevistas personales realizadas en profundidad, aunque algunas también realizan vídeos de sus clientes. Estas agencias suelen garantizar un número determinado de citas.

Los servicios que preparan encuentros en comidas de negocios (citas a ciegas) constituyen un fenómeno relativamente nuevo pero de gran éxito. Dado que todas estas citas proporcionan contactos breves y sólo durante el día, permiten a los participantes conocerse en un ambiente informal y después decidir sin presiones si vuelven a verse o si prescinden de una nueva cita.

Los servicios matrimoniales son más caros. Dirigidos por psicólogos o trabajadores sociales especializados, con contactos nacionales o incluso internacionales, estos servicios ayudan a los clientes a mejorar sus capacidades sociales, su seguridad en sí mismos y su aspecto antes de concertar una cita.

EN EL PASADO

En las culturas occidentales actuales, las personas disponen de muchos lugares para establecer nuevas relaciones. Hasta décadas recientes, sin embargo, los individuos tendían a establecerse cerca de sus familias y sus lugares de nacimiento para casarse con alguien que viviese cerca, por lo general, a poco más de un kilómetro de distancia. Las pocas oportunidades educativas y profesionales hacían que las personas prolongasen el estilo de vida y el trabajo de sus padres, y acabaran casándose con parejas de ambientes similares.

La religión desempeñaba un papel más importante que el que hoy tiene, y muchas parejas que acababan en matrimonio se habían conocido en su lugar habitual de oración. Debido a que los límites culturales, étnicos y raciales eran más claros, pocas personas elegían a una pareja más allá de esos límites. La opinión de los padres y de la familia pesaba más que la atracción personal. Los matrimonios arreglados son un ejemplo de cómo se llevaban a cabo las uniones entre parejas. Colocar un anuncio en busca de un compañero era impensable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario