Páginas vistas en total

lunes, 1 de agosto de 2011

GAMMAGRAMA ÓSEO



El gammagrama óseo es un estudio diagnóstico en el cual se aprovecha que el hueso es un tejido vivo. Para realizarlo se inyecta por vía intravenosa una pequeña dosis de un compuesto radiactivo que los huesos absorben fácilmente. La cantidad asimilada de este compuesto (que se rastrea) tiene relación con el volumen de flujo sanguíneo en el hueso respectivo. Un dispositivo mide la radiación emitida por los huesos y la información se convierte en una imagen que puede interpretarse de manera muy semejante a las radiografías. 



El tejido óseo normal se identifica por una tonalidad gris homogénea, dada su captación uniforme del compuesto radiactivo. No obstante, las áreas más oscuras o claras pueden indicar anormalidades óseas. En las primeras, llamadas "puntos calientes", hay aumento del metabolismo y mayor absorción de la sustancia radiactiva; además, son indicativas de cáncer óseo, curación anormal de fracturas o anomalías del crecimiento óseo. Las regiones más claras o "puntos fríos" indican disminución del metabolismo y menor absorción del compuesto radiactivo. Los puntos fríos reflejan problemas como osteopatía degenerativa, descalcificación ósea, fracturas, infecciones óseas, enfermedad de Paget o artritis reumatoide. El gammagrama óseo no sólo permite detectar anormalidades hasta tres a seis meses antes que las radiografías, sino que también implica que la exposición del paciente a las radiaciones sea menor. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada