viernes, 16 de septiembre de 2011

CRECIMIENTO ÓSEO (II)

AUMENTO DE GROSOR

A diferencia del cartílago, que puede aumentar de grosor mediante el crecimiento por aposición e intersticial, el diámetro o grosor de los huesos sólo se incrementa con el crecimiento por aposición:
  1. En la superficie ósea, las células periósticas se diferencian en osteoblastos, los cuales secretan fibras de colágena y otras moléculas orgánicas para formar la matriz ósea. Los osteoblastos quedan rodeados por la matriz y se transforman en osteocitos. Este proceso forma rebordes óseos en ambos lados del vaso sanguíneo perióstico. Tales rebordes se agrandan  con lentitud y forman un surco para el vaso sanguíneo perióstico.
  2. Finalmente, los rebordes se juntan y fusionan, con lo que el surco se convierte en un conducto que envuelve el vaso sanguíneo. Lo que era periostio ahora se transforma en endostio, que reviste el túnel.
  3. El hueso que depositan los osteoblastos desde el endostio forma nuevas laminillas concéntricas. Tal formación avanza de dentro hacia fuera, en dirección al vaso sanguíneo perióstico. De esta manera, se llena el túnel y se crea una nueva osteona.
  4. Durante la formación de la osteona, los osteoblastos que están bajo el periostio depositan nuevas laminillas circunferenciales, con lo que aumenta el grosor del hueso. El proceso de crecimiento continúa hasta que los vasos periósticos quedan envueltos por completo.

Los rebordes del periostio forman surcos para los vasos sanguíneos periósticos.
Se fusionan los rebordes del periostio, con lo que se forma un túnel con revestimiento de endostio.
Los osteoblastos del endostio originan nuevas laminillas concéntricas en dirección al centro del túnel,
con lo que se forma una nueva osteona.
El hueso crece hacia fuera, conforme los osteoblastos del periostio integran nuevas laminillas circunferenciales.
La formación de osteonas se repite al plegarse los rebordes periósticos sobre los vasos sanguíneos.


Mientras se deposita tejido óseo en la superficie externa del hueso, los osteoclastos del endostio destruyen el tejido óseo que recubre la cavidad medular; así, ésta se agranda conforme aumenta el diámetro del hueso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario