sábado, 24 de septiembre de 2011

EL VIH Y EL SARAMPIÓN

El sarampión ha sido prácticamente erradicado en el mundo desarrollado, pero sigue cobrándose más de 160.000 vidas al año en los países en desarrollo. El África subsahariana ha sufrido mucho en los últimos años. Un brote surgido en 2009 en Zimbabue afectó a 8000 personas y mató a 517. Algunos denuncian los escasos esfuerzos realizados  para vacunar a la población, pero el verdadero culpable podría ser el VIH.



Los niños con VIH no responden bien a la vacuna del sarampión, ni siquiera al recibir una segunda dosis a los nueve meses, como recomienda actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un estudio de 2008 realizado en Malawi encontró que la dosis adicional solo aumentaba la inmunidad al sarampión hasta un 64%. Y lo que es peor, un estudio realizado en 2009 en Kenya reveló que solo el 33% de los niños infectados con VIH que habían sido vacunados contra el sarampión después de nacer matenían los anticuerpos del virus a la edad de cinco años. "La inmunidad al sarampión suele durar diez años y, a menudo, toda la vida", afirma William Moss, investigador de la Universidad Johns Hopkins que estudia el VIH y el sarampión en Zambia.

Las consecuencias para los esfuerzos de inmunización son graves. El plan de vacunación actual resulta inadecuado para países con altos niveles de VIH, afirma Anna Nilsson, inmunóloga del Instituto Karolinska de Suecia y coautora de un artículo sobre el sarampión y el VIH aparecido en marzo en PLoS Pathogens. El enfoque tradicional consistía en administrar la misma vacuna a todos los niños de una determinada edad. Sin embargo, existe un grupo de niños muy vulnerables que necesitan una atención especial. Más de dos millones de niños del África subsahariana son portadores del VIH.



Afortunadamente, los niños infectados por el VIH pueden desarrollar la inmunidad al sarampión si reciben terapia antirretroviral antes de la vacunación. Cuando los niños infectados por el VIH de cinco años de edad del estudio de Kenya fueron vacunados de nuevo, seis meses después de un tratamiento con antirretrovirales, su inmunidad al sarampión aumentó hasta el 78%. El grupo de Nilsson descubrió que el tratamiento de antirretrovirales en los niños infectados por el VIH protege un tipo de célula inmunitaria que mejora la respuesta a la vacuna. La OMS está trabajando para favorecer el acceso a los antirretrovirales. Ahora cuentan con un nuevo incentivo para ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario