domingo, 18 de septiembre de 2011

REGIÓN DORSAL DEL TRONCO (IV)

RELACIÓN CON OTRAS REGIONES

CABEZA



Las regiones cervicales de la región dorsal del tronco constituyen el esqueleto, y gran parte del marco muscular del cuello, que a su vez soporta y mueve la cabeza.



El encéfalo y las meninges craneales se continúan con las meninges de la médula espinal  en el agujero magno del cráneo. El par de arterias vertebrales asciende, una a cada lado, a través de agujeros en las apófisis transversas de las vértebras cervicales y pasan a través del agujero magno para participar, con las arterias carótidas internas, en el aporte sanguíneo del cerebro.



COMPLEJO DE WILLIS


TÓRAX, ABDOMEN Y PELVIS

Las diferentes regiones de la columna vertebral contribuyen al marco óseo del tórax, abdomen y la pelvis. Además de proporcionar soporte para cada una de estas partes del cuerpo, las vértebras proporcionan inserciones para músculos y fascias, y puntos de articulación para otros huesos. Los ramos anteriores de los nervios espinales asociados con el tórax, abdomen, y la pelvis penetran en estas zonas del cuerpo desde la región dorsal del tronco.



MIEMBROS

Los huesos de la región dorsal del tronco proporcionan una extensa fijación para los músculos asociados con el anclaje y movimiento de los miembros superiores respecto al tronco. Ello resulta menos cierto respecto a los miembros inferiores, los cuales están firmemente anclados a la columna vertebral mediante la articulación de los huesos pélvicos con el sacro. Los miembros superiores e inferiores están inervados por ramos anteriores de los nervios raquídeos que emergen a partir de los niveles cervical y lumbosacro, respectivamente, de la columna vertebral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario