viernes, 7 de octubre de 2011

EL SEXO Y EL TIEMPO

Haz el amor y no la guerra, lema de Woodstock en 1969 fue un símbolo de toda
una generación, que comenzó en EEUU.,  pero que se expandió a medio mundo,
en su lucha contra la guerra, y su defensa por la paz y el amor.


La duración del acto sexual depende, por lo general, de la capacidad del hombre para controlar la eyaculación. Existen varias técnicas para mantener la penetración que pueden ayudar a una pareja a prolongar su placer sexual.

Tras la eyaculación, el hombre pierde la erección con rapidez, lo que significa el fin del acto sexual. Puede continuar estimulando a su pareja de muy diversas maneras (los juegos postcoito incluyen las mismas actividades que los preliminares), pero algunas parejas disfrutan prolongando la penetración.

Existen algunas técnicas sencillas y placenteras para prolongar el acto sexual, entre las que se encuentran el retraso de la eyaculación y la reanudación del coito inmediatamente después de la eyaculación (muchas de estas técnicas derivan del sexo tántrico).

SEXO TÁNTRICO Y TAOÍSTA

Sincronizar los ritmos cardíacos: cada miembro de la pareja coloca sus manos
en el corazón del otro y ajusta su respiración hasta sincronizarla.


El tantra es una antigua doctrina que se desarrolló en la India hace más de mil quinientos años. Se basa en la idea de que el poder de la energía sexual puede aprovecharse para unir el principio o fuerza masculina (SIVA) dentro de cada persona con su contrapartida femenina (SHAKTI) con el fin de lograr la liberación espiritual.

El taoísmo es una doctrina todavía más antigua que se desarrolló en China y que apareció por primera vez en un escrito hace más de dos mil quinientos años. Basado en el concepto de que la salud, la longevidad y la tranquilidad pueden conseguirse armonizando la parte masculina (YANG) y la femenina (YIN) dentro de cada individuo, enseña que un modo de obtener esa armonía consiste en utilizar el autocontrol masculino para garantizar la satisfacción sexual de la mujer. Como medios para lograr estos fines, tanto la enseñanza tántrica como la taoísta incluyen técnicas como la penetración poco profunda, el control de los músculos y el sexo de entrada suave. De este modo, el acto durará tanto como la pareja desee.



PENETRACIÓN POCO PROFUNDA

Uno de los métodos más sencillos que un hombre puede utilizar para retrasar la eyaculación es la técnica de penetración poco profunda. A medida que se acerca al orgasmo, el hombre comienza a penetrar con mayor rapidez y profundidad. Sin embargo, con la práctica puede evitar la eyaculación resistiendo ese instinto y haciendo que sus entradas sean más lentas y superficiales. Esta técnica resulta incluso más efectiva si se combina con el control de la respiración. La respiración acelerada suele acompañar a la eyaculación inminente. Al respirar de forma lenta y profunda, el hombre puede dominar la urgencia de eyacular.

OTRAS TÉCNICAS

Si la penetración poco profunda y el control de la respiración no dan resultados, la contracción simultánea del esfínter anal y de los músculos pubococcígeos puede ayudar a retrasar la eyaculación. El anillo del músculo llamado esfínter anal mantiene el ano cerrado; los músculos pubococcígeos son los mismos que el hombre puede emplear para interrumpir el flujo de la orina. Como alternativa, puede retirar parcialmente el pene y apretarlo por la base, con el pulgar justo por encima del escroto y dos dedos en el punto donde el pene se une con el cuerpo. Apretando firmemente durante unos cuatro segundos logrará vencer la urgencia de eyacular.

El hombre también puede probar a empujar sus testículos hacia abajo para retrasar la eyaculación. A medida que ésta se acerca, el escroto se tensa y los testículos se pegan al cuerpo.

Siva Nataraja: El señor hindú de la danza representa la armonía divina entre
las fuerzas y las energías opuestas. La figura une los principios masculinos
y femeninos de Siva y Shakti en un gesto que representa el equilibrio perfecto.


SEXO DE ENTRADA SUAVE

En ocasiones, los hombres pierden la erección de forma total o parcial, cuando intentan controlar la eyaculación, y después tienen dificultades para recuperarla. Puede continuar realizando el acto sin una erección completa, utilizando la técnica conocida como sexo de entrada suave. También es posible recurrir a ella cuando una pareja desea hacer el amor de nuevo tras la eyaculación y descubre que la masturbación o el sexo oral no consiguen provocar una nueva erección. Asimismo, esta técnica puede servir de ayuda si el hombre no puede conseguir una erección completa antes de comenzar la penetración. El sexo de entrada suave, no obstante, no cura la impotencia permanente.

Para llevar a cabo esta técnica, el hombre utiliza los dedos para guiar el extremo del pene hasta la vagina de su compañera. Una vez dentro, sujeta con firmeza la base del pene con el índice y el pulgar. Así acumulará sangre en el pene, de manera que éste se hinchará y se pondrá lo suficientemente rígido para que el hombre pueda empujar suavemente en el interior de la vagina de su pareja. Esta primera penetración puede ser suficiente para producir una nueva erección completa. Cuando el hombre sienta que esto ocurre, debe interrumpir la presión en el pene.

CENTROS DE ENERGÍA CORPORAL




Los siete chakras son centros nerviosos corporales que, según las creencias tántricas, se corresponden con diferentes estados espirituales. La energía sexual se modula a medida que se mueve por el cuerpo y, a su vez, mueve cada uno de los chakras. Cada etapa representa un nivel distinto de actitud sexual, desde la necesidad de satisfacer los propios deseos (representados por el chakra del sexo) hasta un sentimiento de conexión con el compañero/a y el entorno que permite que, a través del sexo, se llegue al éxtasis (representado por el chakra de la corona). Si los chakras se encuentran abiertos, la energía sexual fluye libremente y la persona se encuentra equilibrada, en armonía consigo misma y con su pareja. Si los chakras están cerrados, pueden aparecer problemas sexuales y emocionales, además de inhibiciones.





No hay comentarios:

Publicar un comentario