domingo, 23 de octubre de 2011

PREPARARSE

El lema de los Boy Scouts es el mejor. Quién esté preparando una expedición o un viaje debe obtener la máxima información posible sobre las situaciones en que se puede encontrar y el equipamiento que necesitará para superarlas. Es de sentido común prepararse, tener listo el equipamiento adecuado y planear el viaje del modo más cuidadoso.



Del equipamiento que lleves depende que tu expedición fracase o acabe con éxito; pero, especialmente al hacer el equipaje, la gente suele llevarse demasiadas cosas y es mediante experiencias desagradables como se aprenden cuáles son las cosas que realmente necesitan y cuáles son las que son prescindibles. No resulta demasiado divertido cargar con una gran mochila llena de objetos superfluos cuando necesitamos una linterna o un abrelatas. Encontrar el equilibrio no es fácil.

LISTA DE EQUIPAMIENTO



Antes de cualquier viaje o expedición haz una lista de las cosas que debes llevar y plantéate las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo estaré fuera?¿Qué cantidad de comida necesitaré para este viaje?¿Necesito llevar agua?
  • ¿LLevo la ropa adecuada para el tiempo que hará y tengo suficiente ropa de recambio?¿Tengo suficiente con un par de botas? O tal vez, debido a las condiciones del terreno y a lo que tendré que caminar, sería mejor tener un par de recambio.
  • ¿Qué equipamiento especial necesito para el terreno?
  • ¿Que medicinas debo llevar?
Debes asegurarte de que estás en forma para llevar a  cabo tus planes. Cuanto más en forma estés, más fácil y más divertido será tu viaje. Si vas a caminar por la montaña, por ejemplo, haz ejercicio regularmente unas semanas antes y acostúmbrate a llevar las botas de montaña. Ve y regresa del trabajo caminando y lleva una bolsa llena de arena para poner tus músculos en forma. El fitness mental es otro factor importante ¿Estás seguro de estar a la altura del objetivo?¿Estás lo suficientemente preparado y tienes el equipamiento necesario? Elimina cualquier duda antes de empezar el viaje.



Siempre debes tener preparados planes de urgencia por si acaso algo sale mal. Las cosas raramente salen según los planes. ¿Qué vas a hacer si no puedes alcanzar tu objetivo?¿Qué harías si el vehículo se estropeara?¿O si las condiciones atmosféricas o del terreno son más duras de lo esperado? Si vas en grupo, ¿cómo os encontraréis si os separáis?¿Qué pasa si alguien se pone enfermo?

CHEQUEOS MÉDICOS



Es necesario hacerse un chequeo médico completo y asegurarse de que tienes todas las vacunas necesarias para el sitio al que vas. Hay vacunas contra la fiebre amarilla, el cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis, la viruela, la polio, la difteria y la tuberculosis, y siempre que salgas de viaje es necesario que te pongan una inyección de vacuna antitetánica. Vacúnate con tiempo; una protección total antitifoidea, por ejemplo, está compuesta por tres inyecciones que se suministran a lo largo de seis meses. Si viajas por una región de malaria, debes llevarte la provisión adecuada de pastillas contra la malaria. Tienes que empezar a tomarlas dos semanas antes del viaje para que los anticuerpos ya estén en tu sangre cuando llegues a la zona de riesgo y además debes seguir tomándolas durante un mes una vez hayas vuelto de tu viaje.

Ve al dentista y hazte una revisión. Hay dientes que normalmente no nos duelen y en climas más fríos pueden causarnos bastantes molestias. Al menos debemos asegurarnos de que empezamos el viaje totalmente sanos.

Prepara un botiquín que cubra todas tus probables necesidades médicas, y si viajas en grupo, que queden cubiertas todas las necesidades del grupo. Si se diera el caso de que un miembro potencial del grupo no está en forma, ¿debe ser excluido del grupo? Ésta es una decisión difícil, sobre todo si viajas con amigos, pero debe tomarse porque a la larga es lo mejor. También debes tener en cuenta la capacidad de cada uno de los integrantes del grupo para afrontar situaciones de cansancio, riesgo y resistencia en que os podáis encontrar. La tensión a menudo nos muestra la cara oculta de muchas personas, por lo que, si viajas en grupo, debes seguir algún patrón para escoger bien a tus compañeros.

INVESTIGACIÓN



Nunca tendrás demasiada información sobre el lugar que vas a visitar. Habla con gente que ya haya estado allí, lee libros sobre ese lugar, estudia los mapas y asegúrate de que llevas contigo mapas actualizados del lugar. Investiga sobre cómo es la gente de allí. ¿Son muy amables y ayudan a la gente que viene de fuera, o son reservados con los extranjeros?¿Hay costumbres locales o tabúes que debamos tener en cuenta?



Cuanto más detallados sean tus conocimientos sobre el modo en que vive la gente del lugar, sobre todo en sociedades no occidentalizadas, donde la vida está mucho más arraigada a la tierra, más conocimientos de supervivencia tendrás, en caso de necesitarlos. Conocer los métodos locales para construir refugios y encender fuego, encontrar alimentos silvestres, hierbas medicinales y fuentes de agua, todo ello se basará en comprender íntimamente los alrededores.



Estudia los mapas minuciosamente, intenta tener una impresión del lugar al que vas antes de verlo y extrae tanta información como puedas sobre el terreno: dirección de los ríos, velocidad de las corrientes, cascadas, rápidos y corrientes difíciles. ¿Cuál es la altura de las colinas y montañas, y cómo son sus laderas?¿Están nevadas?¿En qué dirección van las crestas de las montañas?¿Qué tipo de vegetación hay, qué tipo de árboles y dónde?¿Qué temperatura hay?¿Existe mucha diferencia de temperatura entre la noche y el día?¿Cuándo asoma el primer rayo de luz?¿Cuándo anochece?¿Cómo estará la luna, el tiempo y la altura de las mareas, la dirección y la fuerza del viento prevalente?¿Qué tiempo puedes esperar que haga?



No hay comentarios:

Publicar un comentario