viernes, 18 de noviembre de 2011

CHARLES DARWIN Y LA SELECCIÓN NATURAL

En 1842, Charles Darwin (1809-1882) comenzó a escribir "El origen de las especies". No era el primero que proponía la idea de que las poblaciones iban evolucionando a través del tiempo, pero sí lo fue a la hora de aportar una teoría para explicar el porqué.

CHARLES DARWIN


Darwin nació entre la adinerada alta burguesía inglesa de Shropshire y disfrutó de una infancia privilegiada. Su padre era un médico acomodado y su madre era la hija de Josiah Wedgwood, un conocido ceramista. De naturaleza aprensiva, Darwin no pudo seguir los pasos de su progenitor como cirujano. Aún así, su padre quería que tuviese una profesión, así  que lo envió al seminario. A Darwin le gustaba la observación natural, la anatomía, la geología y la botánica, pero no tenía un interés especial por la religión. Después de tres años de estudios teológicos en el Christ´s Church de Cambridge, Darwin aprovechó la oportunidad que le surgió para abandonar la iglesia: con 22 años de edad se embarcó en el Beagle con la tarea fundamental de servir de letrado compañero de viaje al capitán, Robert FitzRoy, que tenía la soledad del marino.

BEAGLE


Durante los siguientes cinco años, Darwin navegó por las islas del sur del Pacífico, Sudamérica y Australia. La observación que realizó de las plantas y los animales, especialmente de las extrañas criaturas que encontró en las islas Galápagos, conformarían las bases de su teoría de la evolución. Advirtió que los animales parecían encajar con el entorno. 



Un pájaro absorbía el néctar de una planta de largas y estrechas flores a través de su largo y estrecho pico. Su conclusión era que eso no era producto de la casualidad. Aquellos pájaros que tuviesen  los picos más largos y estrechos serían los que tendrían más posibilidades de sobrevivir y por lo tanto de traspasar sus características físicas a las generaciones venideras.



Es decir, los pájaros habían ido evolucionando con el tiempo para adaptarse a esas flores. Aquellos que tenían picos cortos y gruesos simplemente se habían ido extinguiendo. Este proceso de selección natural se podía utilizar para explicar las características de todas las criaturas sobre la faz de la Tierra; desde las algas hasta las ballenas azules, todas las poblaciones evolucionaron a través de la "supervivencia del más apto".



Darwin no hizo públicos sus descubrimientos hasta dos décadas después. Tenía verdaderos reparos por el impacto que tendrían sobre la religión. Cuando finalmente se publicó en 1859, "El origen de las especies" se convirtió en un éxito de ventas. Después del lanzamiento de su libro, Darwin sufrió numerosas enfermedades que le fueron debilitando. A pesar de que tenía una fe ciega en la ciencia, siguió probando remedios de curandero tales como sumergirse en vinagre o atarse una cadena alrededor del cuello. Un científico supersticioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario