miércoles, 23 de noviembre de 2011

MARIE CURIE

Cuando la gente habla sobre las mujeres en la ciencia el primer nombre que siempre surge es el de Marie Curie (1867-1934). Y no sin motivo. Marie Curie no sólo fue la primera mujer que ganó un Premio Nobel, sino que fue la primera persona que ha logrado dos galardones.



Marie Curie logró su primer Premio Nobel en Física en 1903 gracias a su investigación sobre la radiactividad. Diez años antes, en París, Curie y otros investigadores habían estado estudiando las propiedades del uranio. La científica se dio cuenta de que ese elemento emitía unos rayos que podían viajar a través de la madera y de la carne. Sin embargo, curiosamente esto sucedía independientemente de lo que ella hiciera con él: calentarlo, enfriarlo, combinarlo con otros elementos... De ahí que Curie concluyese que la emisión de rayos, la radiactividad, término acuñado por ella, era una propiedad de los átomos y no el resultado de una reacción química.



Seguidamente, Curie empezó a examinar la pechblenda, un material rico en uranio, porque emitía más radiación de la que se podría esperar del uranio por sí solo. Curie y su esposo, Pierre, lograron encontrar dos elementos nuevos en la pechblenda, ambos altamente radiactivos. A uno de ellos lo denominaron polonio, en honor al país de origen de Marie, Polonia. Al otro lo llamaron radio, el término latino para rayo.



Curie logró su segundo premio Nobel en Química en 1911 por el descubrimiento del radio y el polonio. Hasta la fecha, continúa siendo la única persona junto a Linus Pauling (1901-1994) que ha sido galardonada con dos Premios Nobel en sendas categorías.



Marie Curie murió de leucemia en 1934 tras años de exposición masiva a la radiación. Al año siguiente, su hija, Irene, ganó el Premio Nobel por su descubrimiento de la radiactividad artificial. Hasta que su nieta las descontaminó, las anotaciones de Marie Curie fueron radiactivas. Marie Curie fue la primera mujer de la historia que trabajó como profesora de la Universidad de la Sorbona de París.


No hay comentarios:

Publicar un comentario