martes, 27 de diciembre de 2011

EL CÓLERA



Millones de personasen todo el mundo viven en zonas de riesgo de contraer el cólera. La OMS. calcula que el 2007 se cobró, esta enfermedad, 120.000 víctimas. Normalmente se transmite a través del agua potable contaminada con excrementos de personas infectadas. Es, por tanto, una enfermedad que depende estrechamente de las condiciones sanitarias, sobretodo de si el agua se filtra y de si se pone cloro, y por eso actualmente aparece sólo en países en vías de desarrollo. La última pandemia mundial de cólera fue en los años 70. Por motivos desconocidos, las epidemias de cólera también siguen patrones estacionales.

Vibrio cholera


La principal característica del cólera es la intensa diarrea que provoca la toxina segregadapel Vibrio cholera, la bacteria responsable. En el 5% de los casos mata al cabo de pocas horas de la aparición de los primeros síntomas si no se trata urgentemente. Aunque los antibióticos son útiles, los más importante es una rehidratación intensiva.



Las personas infectadas que no mueren adquieren inmunidad contra futuras infecciones. Se pensaba que esta inmunidad servía para unos cuantos años, pero algunos trabajos recientes sugieren que puede durar sólo unos meses. Un problema para eliminar el cólera son las infecciones que no causan ningún tipo de síntomas, que podrían ser hasta 250 veces más frecuentes que las otras, cosa que podría hacer que muchas personas transmitiesen la enfermedad sin ni siquiera saber que están infectadas.



Sólo hay una vacuna contra el cólera, llamada dukoral. Es mucho más efectiva y relativamente barata: su coste es entre 5 y 9 euros aproximadamente. Se administra por vía oral y el problema es que se ha de conservar en frío y que se han de administrar dos dosis con al menos una semana de separación entre dosis. En África son dos condiciones muy díficiles de conseguir, fuera de las grandes ciudades, por eso la OMS no considera viable dar soporte a estrategias de vacunación masiva. Existen dos vacunas más, pero una aún no ha sido probada por la OMS y la otra se dejó de fabricar en 2004.

AGUA CLORADA


A finales de 2008, una epidemia de cólera que había avanzado por Zimbabwe, con miles de muertos y decenas de miles de enfermos, mientras el Gobierno del dictador Mugabe intentaba quitar importancia a las cifras. Según testimonios, las carreteras estaban llenas de residuos, con moscas y gusanos que se multiplicaban muy cerca de las casas. Los enfermos se apilaban en los hospitales, sin electricidad ni agua corriente -a veces sin ni tan sólo médicos o enfermeras, ya que muchos han abandonado el país (hasta el 50% desde el 2000)-, cosa que propiciaba que la infección se extendiese entre ellos. A causa de los problemas políticos del país, los cadáveres se acumulaban sin que hubiese tiempo de enterrarlos, y esto conllevaba a la descomposición y a más contaminación de las fuentes de agua potable.



Zimbabwe tuvo uno de los mejores sistemas sanitarios de África, incluyendo un centro de investigación importante en la Universidad de Zimbabwe, pero todo esto se ha perdido en los últimos años a causa de la inestabilidad política. El país hacía décadas que no sufría el cólera, exceptuando casos aislados que se controlaban normalmente en pocas semanas. No se puede calcular la extensión de la epidemia actual ni cuando se podrá frenar. En marzo de 2009, se contaban ya más de 4.000 muertos, con cerca de 100.000 enfermos. 

EL CÓLERA AZOTA HAITÍ


La epidemia se extendía por los países vecinos del cono sur de África, incluyendo Sudáfrica, Zambia, Mozambique y el Congo. Otras epidemias graves de cólera son la de Angola de 2006 y 2007 (85.000 casos, con un 5% de muertos), y la de Sudáfrica de 2002 (116.000 casos, con un 1% de muertos). En Europa, la primera gran epidemia de cólera comenzó en 1827, con una mortalidad de hasta el 99%. El doctor Jaume Ferran ensayó en Valencia la primera vacuna anticolérica. En el siglo XX fueron disminuyendo los casos.



LAS FOTOS PERTENECEN AL BROTE DE CÓLERA EN HAITÍ 
QUE SE EXTENDIÓ A LA REPÚBLICA DOMINICANA





No hay comentarios:

Publicar un comentario