miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL ÉBOLA





El virus del Ébola causa una fiebre hemorrágica, es decir, acompañada de sangrados abundantes, que a menudo es mortal. Desde que en 1976 se descubrió esta enfermedad han muerto un millar de personas, principalmente en África Central. Se conocen cinco tipos diferentes de virus de Ébola: Zaire, Sudan, Côte  d´Ivore, Bundibugyo i Reston. La infección por tres de estas variantes (Zaire, Sudan y Bundibugyo) es mortal entre el 25% y el 90% de las veces. Actualmente no hay vacuna ni tratamiento. 





Normalmente los humanos se infectan a partir de contacto con animales enfermos, sobretodo monos, por eso el Ébola es un problema en zonas no urbanas, principalmente del África. El 2005 hubo epidemias de Ébola en Gabón y en el Congo que se cree que se originaron a partir de los murciélagos infectados.



El 2008 se descubrió una variante de Ébola, la llamada Reston, en puercos de Filipinas. Era el primer caso de Ébola detectado en un animal que no fuese un primate. 



Como en el caso de los humanos, los puercos se podrían haber infectado a partir de excrementos de murciélago que hubiesen caído en su comida. Esta fórmula del virus se había observado por primera vez en Reston, Virginia, el 1989 en un grupo de monos que estaban esperando pasar la cuarentena para ser usados en investigación. Los monos venían de las Filipinas y se vio que las personas que habían estado en contacto tenían anticuerpos contra el virus, aunque sólo uno de los humanos afectados había desarrollado síntomas, semejantes a una gripe. Hubo brotes de Reston en las Filipinas el 1992 y el 1996, pero no murió nadie por la infección.



Contagiarse de un mono es infrecuente. En cambio, hay mucha más gente que tiene contacto con puercos, por eso el hecho que el virus se haya detectado en estos animales representa un peligro importante. El virus es destruido por la calor, así que comer carne de puerco no supone ningún riesgo si está bien cocinada. Se cree que algunas epidemias de Ébola en África han ido precedidos por un incremento inusual de la mortalidad entre los puercos, cosa que hace sospechar que el virus puede llegar a los humanos a través de estos animales. No se ha visto que el virus infecte ningún humano que trabajase con puercos hasta enero de 2009, cuando un granjero dio positivo para anticuerpos contra el virus. En febrero de 2009 ya se habían descubierto cuatro casos más. Ninguno de los infectados había tenido síntomas importantes. Si se confirma que se infectaron a partir de uno de los puercos de la granja, esto querría decir que el virus se puede transmitir de puercos a humanos. El Reston aún no ha producido ninguna víctima mortal; por tanto, antes de causar una epidemia grave, habría de aumentar su agresividad. Es precisamente lo que puede pasar si un virus intercambia información con otro, y esto se da muy a menudo cuando más de un virus infecta a un mismo puerco.






No hay comentarios:

Publicar un comentario