miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL VIRUS DEL NILO OCCIDENTAL

Hasta finales del siglo XX, poca gente de los países desarrollados había sentido hablar del Virus del Nilo Occidental (también conocido como WNV, West Nile Virus). Afecta sobretodo a las aves, pero puede pasar a los humanos  a través de las picadas de los mosquitos. El 80% de los infectados no presentan ningún síntoma, mientras que el resto tienen dolor de cabeza, dolores e inflamación de los ganglios que desaparecen al cabo de pocas semanas. La enfermedad, relativamente infrecuente y limitada sobretodo en regiones tropicales, se describió por primera vez en 1937 en Uganda, aunque se especula que el virus ya llevaba tiempo rondando. Existen aquellos que proponen que Alejandro el Grande fue la primera víctima célebre (mientras que otros opinan que murió de malaria o de fiebre tifoidea).




El virus se hizo famoso cuando llegó por primera vez al continente americano en el año 1999 e hizo su entrada triunfal en New York. Se cree que la causa fue un mosquito que viajó en un avión que venía de África. La alarma en la ciudad fue considerable. Una de las primeras señales que hacía prever que pasaba alguna cosa estraña fue la muerte masiva de los pájaros del zoo del Bronx, junto con ciertos casos de una enfermedad no identificada en humanos que comenzó afectando el barrio de Queens. Durante el primer verano, hubieron 62 casos graves y 7 muertos en la ciudad. A partir de entonces, el virus se comenzó a extender hacia el oeste, hasta llegar a la otra costa de los Estados Unidos en 2002. Desde el principio de la epidemia hasta el 2004, se dieron 16.000 casos, con 660 muertos. El 2007 cerca de 3.600 personas en todo el país sufrieron una infección severa, y casi 125 murieron, un porcentaje por debajo del 4%.




La enfermedad no tiene tratamiento ni vacuna, por tanto, lo más efectivo es actuar sobre la transmisión. Las autoridades de la ciudad de New York intentaron parar el brote inicial fumigando Central Park las noches de verano con grandes dosis de insecticida, que repartían unos camiones cisterna. También se aconsejó a la gente que no pasease por el parque una vez se ponía el sol, cuando los mosquitos comenzaban a salir.



De momento, los casos en Europa han sido esporádicos. En España no se ha conseguido nunca detectar el virus en ningún enfermo, aunque sí se han visto anticuerpos en algunas personas. Estos indida que el WNV ha causado infecciones en la península Ibérica, pero seguramente con consecuencias leves.


No hay comentarios:

Publicar un comentario