miércoles, 21 de diciembre de 2011

LA FIEBRE AFTOSA



La fiebre aftosa (conocida como hand, foot and mouth disease, en inglés) es una enfermedad viral que ataca sobretodo a niños pequeños. No se ha de confundir con la glosopeda (foot-and-mouth disease, en inglés), la variante de la fiebre aftosa que afecta a los animales y que causa importantes pérdidas económicas a los granjeros si no se controla a tiempo. 



La versión humana da síntomas leves, normalmente llagas en la boca y fiebre, pero en un porcentaje bajo de los casos llega al cerebro y puede causar la muerte. También son importantes las secuelas que deja, por su capacidad de afectar los nervios. Se contagia por contacto con la salia, mocos o excrementos. Actualmente no existe tratamiento ni vacuna.



Han habido brotes importantes en Asia. En 1997 se detectaron 2600 casos de la enfermedad, con 29 muertes en Malasia. En 1998 ya se contaban 129.000 casos, con 78 muertes. Se calcula que, en 2008, 500.000 personas se infectaron por el virus de la fiebre aftosa en la China, 200 de las cuales murieron. En 2009 se detectó un brote inusual, otra vez en China: en poco más de cuatro meses había infectado a 42.000 personas, y todo hacía pensar que las cifras igualarían las de 2008. 



El causante de los brotes era el llamado enterovirus 71, uno de los virus responsables de esta enfermedad. Es de los que más a menudo afecta al cerebro y, por tanto, causa infecciones mortales.

enterovirus 71


El enterovirus 71 es, aún, un gran desconocido y no se sabe si puede llegar a globalizarse. Es un virus con una alta capacidad de cambiar, como el de la gripe. Esto quiere decir que en teoría podría haber una pandemia grave de fiebre aftosa si el virus fuese capaz de extenderse rápidamente. 

enterovirus 71


Los expertos no se ponen de acuerdo en el grado de preocupación que merece el enterovirus 71. Mientras que existen quienes creen que puede llegar a ser un problema importante, otros dudan que pase de brotes locales con poca virulencia. 



Todos están de acuerdo que habrá que seguir estudiando y vigilando los casos de fiebre aftosa para aprender más sobre el virus y poder predecir la gravedad y la extensión de los brotes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario