viernes, 2 de diciembre de 2011

LA LEY GENERAL DE SANIDAD



En el año 1986 se aprueba la Ley General de Sanidad, que constituye un paso decisivo para desarrollar el sistema sanitario a nivel nacional, ya que en él, y de acuerdo con la Constitución española, la protección a la salud es un derecho para todos los ciudadanos.



Dice el artículo 1.1 de la Ley 14/1986 de 25 de abril, conocida como Ley General de Sanidad:

"La presente ley tiene por objeto la regulación general de todas las acciones que permitan hacer efectivo el derecho a la protección de la salud reconocido en el artículo 43 y concordantes de la Constitución".

Esto viene a decir que su función es dar cumplimiento al mandato contitucional, recogido en el artículo 43.2 de la Constitución cuando disponía que "La Ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto".

Por ello regula el sistema de salud, las competencias de las administraciones públicas, la estructura del sistema sanitario público, las actividades sanitarias privadas, los productos farmacéuticos y la docencia y la investigación, entre otros temas.

La misma constituye legislación básica por disponerlo así su artículo 2, por lo que será de aplicación en todo el estado español, con independencia de las diferentes competencias que hayan asumido las distintas comunidades autónomas en materia de sanidad, las cuales tan sólo podrán dictar normas de desarrollo y complementarias de la Ley General de Sanidad.

El título Primero de la Ley General de Sanidad da comienzo con los 3 principios generales del sistema de salud:
  1. Los medios y actuaciones del sistema sanitario estarán orientados prioritariamente a la promoción de la salud y a la prevención de las enfermedades (artículo 3.1 LGS).
  2. La asistencia sanitaria pública se extenderá a toda la población española. El acceso y las prestaciones sanitarias se realizarán en condiciones de igualdad efectiva (artículo 3.2 LGS).
  3. La política de salud estará orientada a la superación de los desequilibrios territoriales y sociales (artículo 3.3 LGS).
Las acciones sanitarias de las Administraciones públicas competentes (el Estado, las Comunidades Autónomas y otros entes públicos) se organizarán y desarrollarán dentro de una concepción integral del sistema sanitario (artículo 4.1 LGS), sin perjuicio de que las Comunidades Autónomas puedan crear sus propios Servicios de Salud, dentro del marco de la Ley General de Sanidad y de sus respectivos Estatutos de Autonomía (artículo 4.2 LGS).

Crea el Sistema Nacional de Salud, que la ley define como "el conjunto de los Servicios de Salud de la Administración del Estado y de los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas en los términos establecidos en la presente Ley" (artículo 44.2 de la Ley).

A su vez, los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas nos dice la ley que estarán integrados "por todos los centros, servicios y establecimientos de la propia Comunidad, Diputaciones, Ayuntamientos y cualesquiera otras Administraciones territoriales intracomunitarias..." (artículo 50).

El Estado de las Autonomías hace necesario delimitar las competencias a desarrollar por el Gobierno de la nación, las Comunidades Autónomas y las Corporaciones Locales.

La Ley General de Sanidad en su artículo, 38, apartado 1, establece que son competencia exclusiva del Estado:
  • la sanidad exterior -actividades relacionadas con vigilancia y control de los posibles riesgos para la salud derivados de la importación, exportación o tránsito de mercancías y del tráfico internacional de viajeros: pensemos en el SARS-.
  • los acuerdos sanitarios internacionales.
Por su parte, la Ley General de Sanidad, en su artículo 40, dispone: "La Administración del Estado, sin menoscabo de las competencias de las Comunidades Autónomas, desarrollará las siguientes actuaciones:
  1. La determinación, con carácter general, de los métodos de análisis y medicación y de los requisitos técnicos y condiciones mínimas en materia de control sanitario del medio ambiente.
  2. La determinación de los requisitos sanitarios de las reglamentaciones técnico-sanitarias de los alimentos, servicios o productos directa o indirectamente relacionados con el uso y consumo humanos.
  3. El registro general sanitario de alimentos y de las industrias, establecimientos o instalaciones que los producen, elaboran o importan, que recogerá las autorizaciones y comunicaciones de las Comunidades Autónomas de acuerdo con sus competencias.
  4. La autorización mediante reglamentanciones y listas positivas de aditivos, desnaturalizadores, material macromolecular para la fabricación de envases y embalajes, componentes alimentarios para regímenes especiales, detergentes y desinfectantes empleados en la industria alimentaria...
También indica la Ley General de Sanidad, en su artículo 41, las competencias de las Comunidades Autónomas:
  1. Las Comunidades Autónomas ejercerán las competencias asumidas en sus Estatutos y las que el Estado les transfiera o, en su caso, les delegue.
  2. Las decisiones y actuaciones públicas previstas en esta Ley que no se hayan reservado expresamente al Estado se entenderán atribuidas a las Comunidades Autónomas.
Las competencias de las Corporaciones Locales - Ayuntamientos se establecen en la Ley General de Sanidad, artículo 42:
  1. Las normas de las Comunidades Autónomas, al disponer sobre la organización de sus respectivos servicios de salud, deberán tener en cuenta las responsabilidades y competencias de las provincias, municipios y demás administraciones territoriales intracomunitarias, de acuerdo con lo establecido en los Estatutos de Autonomía, la Ley de Régimen Local y la presente Ley.
  2. Las Corporaciones Locales participarán en los órganos de dirección de las Áreas de Salud.
  3. No obstante, los Ayuntamientos, sin perjuicio de las competencias de las demás Administraciones públicas, tendrán las siguientes responsabilidades mínimas en relación al obligado cumplimiento de las normas y planes sanitarios:
    • a) Control sanitario del medio ambiente: Contaminación atmosférica, abastecimiento de aguas, saneamiento de aguas residuales, residuos urbanos e industriales.
    • b) Control sanitario de industrias, actividades y servicios, transportes, ruidos y vibraciones.
    • c) Control sanitario de edificios y lugares de vivienda y convivencia humana, especialmente de los centros de alimentación, peluquerías, saunas y centros de higiene personal, hoteles y centros residenciales, escuelas, campamentos turísticos y áreas de actividad físico-deportivas y de recreo.
    • d)  Control sanitario de la distribución y suministro de alimentos, bebidas y demás productos, directa o indirectamente relacionados con el uso o consumo humanos, así como los medios de su transporte.
    • e) Control sanitario de los cementerios y policía sanitaria mortuoria...





No hay comentarios:

Publicar un comentario