miércoles, 21 de diciembre de 2011

LA SARS

La SARS (Severe acute respiratory sindome o síndrome respiratorio agudo severo) se considera la primera pandemia del siglo XXI. Comenzó en el 2002 en el Sur de la China e infectó a más de 8.000 personas alrededor del mundo, con un recuento de muertes final próximo a 800. La forma rápida de contagio y su alta agresividad hizo temer desde el principio que la mortalidad sería más elevada. Por suerte, la pandemia fue breve y las consecuencias mucho menos trágicas de los primeros cálculos previstos. Aunque no se puede asegurar de que no volvamos a tener un brote nuevo, de momento ha dejado de ser una alerta sanitaria.



La SARS la causa un virus de la familia coronavirus llamado SARS-CoV. Normalmente los dos tipos de coronavirus que se conocían causaban resfriados comunes (entre el 20 y el 30 % de los que existen) El SARS-CoV, aunque es un pariente cercano, es mucho más peligroso. Se desconoce su origen. Se postula que podría venir de los murciélagos, aunque no se sabe como podría haber saltado a los humanos.



La infección produce un cuadro semejante al de la gripe, con fiebre muy alta. Una persona se puede contagiar por la tos o los estornudos de una persona infectada, pero también tocando una superficie contaminada si después se restriega los ojos o la boca. Aún no tiene cura. Se ha visto que la griffithsina, una proteina que se extrae de un alga, es muy efectiva protegiendo a ratones de laboratorio contra la SARS, pero no se sabe si servirá en humanos. A parte de esto, las opciones para tratar la SARS son escasas. La griffithsina se descubrió el 2005 y se cree que puede ser útil también contra el ébola, la gripe y el SIDA.



Fue el Dr. Yi Guan, un virólogo de la Universidad de Hong Kong, quien la primavera del 2003 aisló por primera vez el SARS-CoV en muestras obtenidas en un mercado de animales en China. Cuando el virus reapareció al final del mismo año, el Dr. Yi Guan  sugirió matar todas las civetas, los animales salajes que se vendían en el mercado y que él había visto que estaban infectados. El Gobierno lo escuchó. Es posible que esta estrategia funcionase, ya que el virus de la SARS no ha vuelto a aparecer desde entonces. Sólo en 2004 hubo un pequeño brote de seis casos, pero fue porque unos científicos que trabajaban con el SARS-CoV se infectaron en un laboratorio.



HOTEL PÁNICO

La SARS es un ejemplo de como un brote de una enfermedad infecciosa se puede globalizar fácilmente de la noche al día. Una sola persona, que estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado, fue el responsable de que el virus llegase a todos los rincones del mundo y que explotase la pandemia.



Se sabe que un Chino infectado pasó la noche en el Hotel Metropole de Hong Kong el 2003. Allí entrón en contacto con otros viajeros, que expandieron el virus a sus países de origen, entre ellos Vietnam, Canadá, EEUU. e Irlanda. El brote no acabó aquí. Cuando estos enfermos ingresaron en el hospital siguieron contagiando (por ejemplo, uno de los huéspedes del Hotel infectó a 116 personas en un centro sanitario del mismo Hong Kong). En un avión, un pasajero infectó a 22 de sus compañeros de vuelo. Un alemán que ni tan sólo había estado cerca del Hotel Metropole se infectó en un hospital en Singapur y así es como poco después llegó la enfermedad a su país.



Se ha podido ir más allá en el tiempo sobre el origen de la pandemia. Se cree que la SARS comenzó en zonas rurales y que fue transportada a la ciudad de Guangzhou por un granjero, que infectó a mucha gente en el hospital donde fue atendido. Uno de los médicos del hospital fue a una boda a Hong Kong y el resto es historia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario