viernes, 9 de diciembre de 2011

ASPECTOS BÁSICOS PARA CUALQUIER VIAJE AVENTURADO

PLANIFICACIÓN



Si vas a viajar en grupo, es muy recomendable que os reunáis con frecuencia para hablar sobre cuáles serán los objetivos que queréis conseguir. Debéis nombrar a una serie de responsables que se encarguen de algo en concreto; médico, lingüista, cocinero, equipo especial, mantenimiento del vehículo, conductor, piloto, etc... Debemos asegurarnos de que todo el mundo está familiarizado con el equipo y que hay repuestos de todo lo necesario, especialmente de baterías, gasolina y bombillas.



Debemos dividir el proyecto en varias fases: fase de entrada, objetivo y recuperación. Debemos definir claramente el objetivo de cada una de las fases y calcular el tiempo en el que se va a llevar a cabo cada una de ellas. Debemos preparar planes de emergencia en caso de que se estropee el vehículo o de que alguien caiga enfermo o herido para evacuarlo.



Al calcular la velocidad del viaje, especialmente cuando se va a pie, hay que prever tiempo en abundancia. Demos tener en cuenta que siempre es mejor ser pesimista y llevarse una sorpresa agradable cuando se ha hecho en menos tiempo del esperado. La presión de intentar seguir un esquema demasiado ambicioso no sólo nos lleva a que haya tensión y cansancio, sino que crea errores de juicio y riesgos que son los que muchas veces hacen que las cosas no salgan bien. Es importante que tengamos en cuenta que no podemos llevar toda el agua con nosotros, sino que debemos reponerla por el camino. Las fuentes de agua son un factor muy importante al planear cualquier ruta.



Una vez que hayamos trazado la ruta que vamos a seguir, debemos estar seguros de que todos los componentes del grupo lo conocen para que, en caso de que algo no salga bien, haya posibilidades de rescate. Si vamos a subir una montaña, debemos informar primero al centro de rescate y a la policía local. Explicarles cuál es nuestro plan y decirles la hora de salida y la hora a la que se espera llegar. Si vamos a ir en coche, debemos cubrir toda la ruta con la correspondiente organización. Si vamos a ir a navegar, debemos hablar con las autoridades portuarias y con los guardacostas.



Debemos asegurarnos siempre de que hay alguien que sabe lo que vamos a hacer y cuándo lo vamos a hacer, y mantener informados de las etapas que vamos alcanzando de modo que la falta de comunicación haga que se preocupen y se pueda iniciar un rescate. Los barcos y aviones están estrictamente controlados y, si se retrasan mucho tiempo, se inicia un rescate. Debemos habituarnos a decir a alguien a dónde vamos y cuándo esperamos volver o llegar a nuestro destino.



EQUIPAMIENTO



Debemos prepararnos para cualquier eventualidad como prioridad básica y, más aún, si vamos a caminar y tenemos que transportar todo lo que necesitamos de forma solitaria. Debemos asegurarnos de que todo lo que llevamos sea funcional, versátil y resistente. Hay un delicado equilibrio entre lo que nos gustaría llevar y lo que debemos llevar. Cuando te prepares para cualquier aventura, ten en consideración los peligros existentes y cómo podrás superarlos. Esto se denomina plan de prevención.



El clima, las condiciones meteorológicas y la época del año nos ayudarán a determinar qué llevar, pero cuando vamos en grupo debemos asegurarnos de que todos saben cómo utilizar y mantener el kit especial hayamos elegido. Gracias a la información que hayamos obtenido mediante la investigación realizada, será más sencillo escoger el equipamiento según los objetivos y las condiciones.

VESTIMENTA



La correcta elección de la ropa es muy importante. Si empezamos bien, las opciones de éxito son muy probables. El hombre es un animal tropical y solamente puede sobrevivir en los trópicos porque ha nacido allí. En el momento en que dejamos esta zona, tenemos que proporcionar a nuestro cuerpo el entorno tropical, de ahí la necesidad de la ropa. No hay calor en la ropa; solamente atrapa el calor que el cuerpo produce.



El viento y la lluvia son los elementos más peligrosos en un clima templado, y el frío, en zonas extremas como las regiones polares. Si el viento y la lluvia traspasan continuamente el calor atrapado por los tejidos que vestimos, corremos el peligro de hipotermia. En los climas fríos la solución consiste en capas de ropa; ponernos un jersey si hace frío y un chubasquero si llueve. Sin embargo, si llevamos anorak acarreando una mochila pesada, existe el peligro de desgaste sobre los hombros y la zona baja lumbar que puede permitir que el agua traspase y empape el cuerpo. Necesitamos ropa de recambio y accesorios que nos proporcionen más calor cuando dejemos de caminar.




En climas calientes es muy difícil equilibrar la comodidad con lo práctico. Siempre ha existido el peligro de recalentamiento en condiciones extremas causado por llevar demasiada ropa mientras se hacen actividades físicas. Durante la actividad debemos vestir ligeros de ropa, y si tenemos demasiado calor, evitar caminar con el chubasquero, ya que la condensación generada empapará las prendas del interior.



La vestimenta debe proporcionarnos una buena protección y tiene que venirnos bien, pero sin ser restrictiva. Debemos mantenernos calientes y secos, pero a la vez tener mucha ventilación para que no nos recalentemos (si hace más frío, siempre podemos ponernos más ropa).



Con todos los avances en tecnología de tejidos durante los últimos tiempos, vale la pena entender los pros y contras de los diferentes materiales que nos ofrecen. Gore-tex es un material extraordinario porque es transpirable y nos mantiene calientes y secos a la vez que ventila el cuerpo, sin embargo tiene sus limitaciones. Los materiales transpirables solamente funcionan si se mantienen limpios. Una vez están cubiertos de barro y acumulan suciedad son menos efectivos. Gore-tex no es resistente o de material fuerte y debe cuidarse. La mejor manera de utilizar Gore-tex es andando y escalando con prendas resistentes al viento, y cuando se descanse, ponerse el kit transpirable.



Los materiales sintéticos como los polares son muy populares y en ciertos casos imitan materiales naturales como la lana, las plumas o el algodón. Si el polar tiene la cremallera al frente, es más fácil de poner y sacar; también son muy cómodos para caminar. Elige uno resistente al viento ya que a menudo es lo único que se necesita en la mayoría de condiciones. Si hace más frío, siempre puede calentarte por debajo o encima de un chubasquero, funcionando bien como aislante. 



También hay prendas que actúan como la piel de un animal utilizando el sistema búfalo. Por el exterior tienen resistencia al viento, y en el interior, una fibra peluda fabricada por el hombre. Cuando se mojan funcionan como un traje de submarinismo. Van muy bien para caminar en condiciones de frío y mojado, y son ideales para barcas, canoas y cuevas.



Respecto a los tejidos naturales, la lana sigue siendo una excelente elección para los jerseys, ya que retiene el calor estando incluso mojada. El inconveniente es que se encoge y pesa, por lo que no es una buena elección para los calcetines. Las plumas son el material aislante natural más caliente y ligero, pero pierden todo el calor retenido una vez mojadas. El algodón actúa como una mecha y detiene la humedad. Es bueno utilizarlo en los trópicos, pero no en las regiones de frío y lluvia.



Es importante considerar el calzado, y si vamos a caminar durante mucho tiempo, nuestra prioridad ha de ser principalmente los pies. Si tenemos unas botas nuevas, dos semanas antes de la salida debemos empezar a usarlas gradualmente y ponernos alcohol en los pies para que nuestra piel se vaya adaptando.



Para los entusiastas lo más importante al elegir la vestimenta es el precio. Las tiendas especializadas son muy populares entre los aventureros jóvenes a quienes les encanta uniformarse con ropas de camuflaje. Aunque el kit ex militar es bueno y económico, está pasado de moda. El gran retroceso de llevar ropa de camuflaje u oscura es el riesgo de no encontrarte si te pierdes. La razón por la cual los soldados se visten con ellas es para que no se les vea, y contradice lo que intentamos hacer en caso de que tengamos problemas. Mucha de la ropa es de color azul o naranja, algunas veces reversible para que el contraste de color sea obvio en cualquier parte en la que nos encontremos. Comprar la mejor ropa que nos podamos permitir y aceptar consejos de las tiendas especializadas.



Debemos recordar 
que no hay nada peor para el mal tiempo 
que una mala vestimenta



SACOS DE DORMIR



En general, hay dos tipos de sacos. Unos, están rellenos de fibra sintética, y otros (más caros), de plumón. El plumón es muy ligero y proporciona un aislamiento mejor, lo que nos mantiene secos. De todas formas, si se moja, pierde todas sus propiedades de aislamiento y es muy difícil que se seque. Por lo tanto, en condiciones húmedas es mejor utilizar los sacos de fibra artificial.



Hay sacos para vivaquear que están hechos de material transpirable y te mantendrán seco si no llevas tienda, aunque a largo plazo siempre es mejor una tienda, que también puede usarse para cocinar o para realizar actividades en común. Debemos mantener el saco de dormir dentro del saco vivac y guardarlo dentro de un saco compacto para que sea lo más pequeño posible. Mantener el saco limpio y utilizar una colchoneta o un poncho para estirarte.



MOCHILAS



Necesitamos una mochila cómoda y resistente para llevar toda la ropa el equipo. Escoger la mejor que nos podamos permitir. Debemos tener correas ajustables y resistentes, aseguradas fuertemente a la estructura metálica de la mochila o al mismo tejido. Si llevamos mucho peso, las correas que no sean muy resistentes se pueden aflojar fácilmente. Debemos tener un cinturón para atarnos la mochila en las caderas con comodidad, ya que ésta es la parte más fuerte del cuerpo, y no los hombros o la espalda, y debe ser rápido de desabrochar y estirar.



Las mochilas con estructuras internas son más ligeras y hacen que sea más fácil organizar el interior, pero las estructuras externas son más resistentes, aseguran una mejor distribución del peso y son especialmente útiles en situaciones difíciles o para llevar equipos muy pesados, incluyendo una emergencia, o para transportar a una persona enferma o herida. Una buena estructura externa hará que el peso de la mochila no recaiga tanto en las caderas y en los hombros y se distribuya mejor, y debe ser diseñada para que haya un espacio entre la mochila y la espalda para minimizar el sudor por contacto. Las estructuras añaden peso a la mochila y además pueden estorbar en rutas rocosas o a través de la vegetación, pero sus ventajas compensan.



Finalmente, es muy importante que escojamos una mochila que esté hecha de un tejido resistente, que no deje entrar el agua, preferiblemente con un compartimiento interior cerrado por un lazo para prevenir que entre el agua y que el contenido de la mochila se caiga. Los bolsillos laterales son muy útiles, pero siempre es mejor que se cierren con cremalleras que con velcro, ya que éste no es tan seguro.

ORGANIZAR LA MOCHILA



Si suponemos que nos vamos a mojar, debemos envolver todo lo que llevemos en bolsas de politeno. Envolverlo de tal modo que sepamos dónde está cada cosa y de manera que las cosas que necesitamos primero no queden al fondo de la bolsa. Probablemente el saco de dormir sea lo último que necesitemos, por lo que se puede colocar en el fondo de la mochila. La tienda debe estar arriba del todo y también los utensilios más pesados como las radios, ya que son más fáciles de transportar ahí, pero es muy importante que no hagamos la mochila muy alta, ya que, si tenemos que enfrentarnos a vientos fuertes y llevamos una mochila demasiado alta, nos será más difícil mantenernos en equilibrio y gastaremos más energía simplemente para mantenernos en pie.



Debemos empaquetar un hornillo y unos botellines de bebidas en uno de los bolsillos laterales para que sean muy accesibles cuando nos detengamos. Asegurarnos de que los alimentos que puedan verterse o mojarse fácilmente estén en recipientes adecuados. 



En climas calurosos podemos llevar comida que se coma fría y preparar muchas bebidas calientes. En climas fríos debemos asegurarnos de que tenemos muchas grasas y azúcares. Las medidas exactas dependen del gusto de cada persona, pero es muy importante escoger la comida de manera que haya un buen equilibrio de vitaminas, minerales, proteínas, grasas e hidratos de carbono. Debemos tener en cuenta hasta qué punto podemos alimentarnos de la tierra y llevar siempre con nosotros las cosas que no podamos encontrar sobre el terreno.



GPS



Un GPS (sistema de posicionamiento global) es un excelente equipo que ha reemplazado mucha de la destreza del navegador. Fundamentalmente estos sistemas reciben señales de radio desde satélites y pueden localizar tu posición actual en cualquier parte del mundo, además de ser relativamente fáciles de usar. También es útil anotar que dicen tener un índice de exactitud del 95%. Sin embargo, para que funcionen, la transmisión del satélite no debe tener ningún obstáculo por el camino ya sea una rama de árbol o movimiento, por lo que para recibir la señal clara necesitamos permanecer quietos en la misma posición y en un espacio abierto. De todos modos, si únicamente dependemos de la tecnología, nuestras habilidades básicas sufrirán y fracasaremos si éste es inservible o se pierde. El GPS no es efectivo a menos que podamos identificar dónde nos encontramos, por lo que debemos limitarnos a lo fácil. Debemos leer mapas y navegar con normalidad, y utilizar el GPS para confirmar o corregir nuestra dirección.



Debemos saber para qué queremos el GPS y para qué vamos a utilizarlo, si mientras caminamos necesitaremos la unidad compacta y con la máxima luz, debemos saber dónde lo utilizaremos y si necesitamos que sea resistente al agua, también debemos tener en cuenta la duración de la bateria. Algunos GPS son más complicados que otros, existen muchas versiones portátiles, incluso algunos en forma de reloj.



Siempre hay un peligro con el funcionamiento de la batería del equipo, falla cuando más lo necesitas. Las baterías siempre se descargan rápidamente con el frío y la antigüedad. Las facilidades para cargarlas son pocas en la selva, y las conexiones son malas por causa de los constantes abusos, mientras que de un lado para otro son realmente un peligro.



Carga el GPS alrededor del cuello y bajo la chaqueta. Esto minimizará el riesgo de dañarlo y lo protegerá del tiempo. No lo dejes con tus cosas en la mochila o en cualquier lugar.



Cuando se planea una ruta en el mapa, elige puntos destacados que puedan utilizarse como encuentros de emergencia. Debemos fijarlos a intervalos frecuentes, preferiblemente cada hora. Introducir los datos en el GPS y nos mantendrán en el camino. Una vez introducidos, nos ofrecerán información sobre dónde nos encontramos en relación con ellos y nos indicarán qué dirección tomar para alcanzarlos.

RADIOS



Para realizar una expedición larga en un territorio remoto, es necesario llevar una radio. Tienden a ser caras, pero el precio vale la pena; si no te puedes permitir comprar una radio, no te puedes permitir una expedición. Elige un modelo con el menor número de canales disponibles para tus necesidades en particular. El problema de que haya muchos canales disponibles para tus necesidades en particular. El problema de que haya muchos canales es que la gente se confunde y acaba utilizando los que no debe. Prepara un canal que utilicen todos en horas establecidas. Debemos tener un canal con el que podamos conectarnos en caso de emergencia y así nadie interrumpirá las transmisiones. Si trabajamos con guardacostas, guardas forestales, etc..., debemos asegurarnos de que la radio es compatible y que conocemos el canal de emergencia (canal 16); es siempre útil saber la frecuencia del Servicio Mundial. Debemos mantener la radio en un lugar seguro, lo ideal es con una persona y no dentro de una mochila.



Debemos preparar un plan de señales con llamadas cada mañana y cada tarde, especialmente si trabajamos con un grupo grande. Un plan de señales hará que todos se habitúen a la radio y se establezca fácilmente una comunicación a doble banda. Debemos asegurarnos de que las frecuencias escogidas funcionarán en el lugar donde nos encontremos y de que al menos dos personas del grupo estén familiarizados con el uso de la radio. Cada grupo debe estar en contacto con la base. Se les debe asignar una señal de llamada y una frecuencia, además de un horario establecido para hacer las llamadas.



Debemos disuadir a los grupos de hablar entre ellos sin intermediar con la base. Esto causará gran confusión si no se controla. Escucha antes de transmitir, de lo contrario interferirás con otras estaciones. Todos tendemos a confundirnos verbalmente al hablar por radio, escribe lo que quieres decir antes de contactar y ten lápiz y papel preparado para tomar notas y recibir instrucciones. Esto ayudará a mantener las transmisiones al mínimo y a conservar batería.



Por la tarde da un informe de la situación a la base, especificando vuestra situación, explicando lo que se haya hecho durante el día y las intenciones para el día siguiente. Por la mañana es necesario recibir un informe sobre las condiciones meteorológicas y cualquier otra información útil que pueda daros la base. Una llamada a mediodía puede servir para confirmar vuestra posición.



Si estamos en un tramo peligroso de la expedición, tal vez sea útil que la base está a la escucha por si se necesitara pedir ayuda y tener una respuesta inmediata.

MÓVILES 



El móvil es un gran invento que en una situación de emergencia puede llegar a salvarnos la vida. En expediciones donde la radio ha fallado debido al mal tiempo o en la localización de víctimas, se ha utilizado un teléfono móvil para dar la alarma. Hubo un grupo en el Everest que tuvo problemas al comienzo de su descenso después de llegar a la cima. Continuamente intentaron sin ningún éxito contactar con el campamenteo base. El jefe de la expedición llamó a Hong Kong al teléfono móvil de su esposa y le informó de la situación. Ella alertó a Katmandú, dondo alertaron al campamento base del Everest y se efectuó el rescate.



Algunos teléfonos son mejores que otros, por lo que es necesario elegir el adecuado; también es primordial averiguar la red de cobertura con el servicio contratado antes de salir al extranjero. Deberíamos tener uno en el coche, no tiene precio cuando necesitas ayuda, y un encendedor de cigarrillos es un práctico cargador para la batería siempre que tengamos un adaptador. Cargar el móvil en la jungla puede ser un problema, úsalo con la cabeza, aunque ahora se pueden comprar pequeños cargadores portátiles. Las radios y los teléfonos utilizan menos potencia para escuchar que para transmitir; haz la llamada y espera la respuesta. Si no obtienes respuesta, no desesperes. El enemigo de todo kit eléctrico es el agua y la humedad. El transmisor podría funcionar pero no el receptor. Debemos hacer llamadas cortas cada hora. Alguien estará cogiendo tu señal, no debemos desistir. Una vez recibamos información de que el rescate está en marcha, debemos mantener la radio o el teléfono a la escucha.

ALTÍMETROS



En zonas montañosas, un altímetro es una buena idea. La altura marcada puede ayudarnos a determinar en qué cota nos encontramos y a qué distancia está la cresta de la cima.



El kit de emergencia nunca es suficiente. Es bueno tener un GPS, teléfonos, etc..., pero puedes manejarte sin ellos siempre que tengas la habilidad de improvisar y de adaptarte. Aprende lo básico y utiliza la tecnología para confirmar en vez de depender de ellas con todo el entusiasmo. La comunicación es de máxima importancia y debes darle prioridad. Será un lugar más seguro siempre y cuando podamos comunicarnos con el mundo exterior.



Muchos supervivientes empiezan debido a una mala navegación y gente perdiéndose. Planeemos siempre para el peor de los casos. Debemos ser conscientes que cuando las cosas van mal, es siempre el resultado de una serie de sucesos que componen la situación. Las condiciones meteorológicas se deterioran, la radio se rompe, se pierde el teléfono móvil. Dos personas tienen múltiples heridas y nos hemos quedado sin agua. Nunca debemos rendirnos. Planear estas situaciones es un paso para superarlas, pero debemos tener en cuenta siempre un plan de emergencia. Debemos imaginarnos el peor escenario posible y entrenarnos para afrontarlo.

VEHÍCULOS





Los vehículos a motor también necesitan un ajuste especial y adaptarse para hacer frente a grandes alturas y condiciones extremas, además de una revisión general para asegurarnos de que están en perfecto estado. 



Necesitaremos recipientes para combustible de recambio y agua, así como repuestos y tal vez realizar algunas modificaciones .





BARCOS Y AVIONES



Tanto si viajamos privadamente como en un servicio público, debemos estar al tanto de los procedimientos de emergencia. Las autoridades marítimas y aeroportuarias obligan a que los pasajeros estén informados de los procedimientos de emergencia y a recordarles que son muy importantes porque pueden salvar vidas.



Cuando subes a un avión, uno de los miembros de la tripulación debe aclarar y explicar cuáles son los procedimientos que se deben seguir en caso de emergencia y dónde están las salidas de emergencia. En caso de que viajemos en barco, siempre nos explicarán donde están las barcas salvavidas y cómo abandonar el barco si es necesario.



El lugar más seguro de un avión es lo más atrás posible. Normalmente, en los accidentes esta parte del avión se parte y la mayoría de los supervivientes ocupan la parte trasera del avión. Si vamos como pasajeros en un avión pequeño, debemos preguntar siempre al piloto sobre el vuelo: cuánto durará y qué tipo de terreno sobrevolaremos. Debemos prestar atención a los detalles, ya que pueden ser de gran utilidad en una emergencia. Además, debemos intentar siempre tener nuestro kit cerca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario