lunes, 12 de diciembre de 2011

¿QUÉ ES UNA DROGA?

Heroína
La mayor parte de la gente estará de acuerdo en que la heroína es una droga -un polvo blanco que produce llamativos cambios sobre el cuerpo y la mente, aún en pequeñas dosis-; pero ¿es una droga el azúcar? El azúcar es un polvo blanco que tiene graves efectos en el cuerpo y, algunos expertos, dicen que afecta asimismo las funciones mentales y el estado de ánimo.

Azúcar




Y, como la heroína, puede generar adicción. ¿Y qué podemos decir del chocolate? La mayoría de la gente piensa que es un sabor o un aroma, pero contiene sustancias químicas emparentadas con la cafeína, es estimulante y también es capaz de producir adicción. 


Chocolate


¿Y es la sal una droga? Muchas personas sienten que no pueden vivir sin la sal, y tiene dramáticos efectos en el cuerpo.


Sal


Una definición corriente de droga: sustancia que en pequeñas cantidades produce cambios significativos en el cuerpo y/o la mente. Esta definición no hace una diferencia clara entre las drogas y ciertos alimentos. Tampoco deja clara la diferencia entre droga y veneno. En altas dosis todas las drogas se convierten en venenos y, en dosis suficientemente pequeñas, muchos venenos producen efectos favorables. 










¿Es el alcohol un alimento, una droga o un veneno? El organismo puede quemarlo como combustible -igual que hace con el azúcar-, pero puede intoxicar y, en sobredosis, mata. Mucha gente que bebe alcohol, lucha contra el abuso de otras drogas sin reconocer que ellos mismos están jugando con una droga muy poderosa. 


Alcohol




De igual manera, muchos adictos al tabaco no tienen la menor idea de que el tabaco es una droga fuerte; muchas personas que dependen del café no se dan cuenta de que son adictos a un estimulante.


Tabaco

La decisión de llamar droga a ciertas sustancias y a otras no es a menudo arbitraria. En el caso de las medicinas -sustancias como la penicilina que se usa sólo para tratamientos de enfermedades-, la distinción es fácil de hacer. 






Pero cuando se habla de psicofármacos -sustancias que afectan el ánimo, la percepción y el pensamiento- es bastante más arriesgado.


Psicofármacos


Alimentos, drogas y venenos no son categorías claramente definidas. Y, además, la gente tiene profundas reacciones emocionales ante las drogas. Los alimentos son buenos. Los venenos son malos. 


MOTIVOS DEL PRIMER CONSUMO DE DROGAS EN UN PAÍS SUDAMERICANO




Las drogas pueden ser buenas o malas y, que sean buenas o malas, depende de quién las califica. Algunos están de acuerdo en que las drogas son buenas cuando el médico las prescribe al paciente en beneficio de su salud. Sin embargo, ciertos grupos religiosos (tales como los Christian Scientists, literalmente los cristianos científicos, pero con un significado real muy complejo) no están a favor: creen que Dios quiere que nos entendamos con la enfermedad sin recurrir a drogas.


Cocaína


Cuando una persona toma psicofármacos por su cuenta para cambiar de ánimo o sentirse mejor, el problema se hace aún más espinoso. En conjunto el tema del placer desata intensas controversias. ¿Debería el placer ser sólo válido para recompensar el trabajo o el sufrimiento?¿Tendría la gente que sentirse culpable por sentir placer sin haber sufrido para merecerlo?¿Debería el trabajo mismo ser desagradable? Todas estas cosas son muy importantes para nosotros, pero no tienen contestación fácil. Personas diferentes y diferentes culturas ofrecen respuestas diferentes.


Fumadores de Opino en la China del siglo XIX


El uso de la droga es universal. Toda cultura, en todas las épocas, ha consumido una o más sustancias psicoactivas (la única excepción son los esquimales que no pudieron hacer crecer plantas y hubieron de esperar a que el hombre blanco les llevara alcohol). 


Fumadores de pipa de agua en Turquía




En realidad tomar drogas es tan común que parece ser una actividad humana básica. La sociedad deberá aprender a entenderse con la fascinación que la gente siente por ellas. Por lo general, el uso de algunas drogas está integrado y aceptado en la vida de muchas tribus, naciones, a veces en ritos formales y ceremonias. 


Café
La aprobación de algunas drogas para ciertos propósitos va por lo general mano a mano con la desaprobación de otras con otros motivos. Por ejemplo, algunas antiguas sectas musulmanas favorecían el uso del café en ciertos ritos, en tanto prohibían el consumo del alcohol. Por otro lado, cuando el café llegó a Europa en el siglo XVII, la Iglesia católica romana se opuso a ella como droga maligna, pero siguió tomando el vino sacramental.


Vino
Todo el mundo desea llamar maligna a alguna droga, pero hay poco acuerdo entre las diferentes culturas sobre cuáles son las verdaderas. En nuestra sociedad, la mayoría de la población mira con recelo toda droga que no sea el alcohol, el tabaco o el café. Sin embargo, hay subgrupos que tienen diferentes opiniones. 


Peyote


Casi todos los indios norteamericanos, que usan peyote y tabaco en rituales religiosos, consideran que el alcohol es una maldición. Los más fervientes miembros de la contracultura que emergió en los sesenta, creen beneficiosoo la marihuana y los psicodélicos, pero rechazan, no sólo el alcohol, el tabaco y el café, sino también la mayoría de las otras drogas legales e ilegales. 


Marihuana




Los adictos clásicos de la heroína -los yonquis- pueden rechazar los psicodélicos y la marihuana, pero creen que los narcóticos son deseables y necesarios. 






Los musulmanes pueden tolerar el opio, la marihuana y el kat (una hoja muy estimulante), pero son muy estrictos en la exclusión del alcohol.


Khat o Kat




Más aún, las actitudes ante las drogas estipuladas como buenas o malas en un momento dado, tienden a cambiar a lo largo del tiempo dentro de una misma cultura. Cuando el tabaco llegó a Europa desde el Nuevo Mundo provocó una oposición tan intensa que, en algunos países, las autoridades trataron de hacerlo desaparecer imponiendo penas de muerte a los usuarios. Pero no habían pasado cien años cuando el uso del tabaco fue aceptado y hasta promovido por los gobiernos, ávidos de explotar su potencial impositivo. En nuestro siglo la actitud de los norteamericanos ante el alcohol ha variado desde una tolerancia monchalant a un antagonismo tan intenso que resultó en la prohibición total en la nación entera, seguida de un casi universal retorno a la tolerancia. El debate sobre la marihuana es ante todo un conflicto entre una generación más vieja que la considera un mal, y una generación más joven que la encuentra preferible al alcohol.


Recolectoras de té en la India


Estudiosos de la conducta nos dicen que dividir el mundo entre la bondad y la maldad es una característica humana fundamental. La existencia del mal provoca miedo y demanda explicación. ¿Por qué existe la enfermedad?¿Por qué existe la muerte?¿Por qué fallan las cosechas?¿Por qué hay guerras? Y lo más importante de todo, ¿cómo deberíamos actuar para detener el mal y evitar los desastres? Una manera de intentar soluciones es atribuir el mal a causas externas y entonces prohibir, evitar o tratar de destruir esos desencadenantes. Así es como nacen los tabús.


Alijo de marihuana

La tendencia es convertir en tabús actividades y sustancias muy importantes para la gente. Alimentos, sexo y placer son cosas muy importantes. A su alrededor surgen muchos tabús; aunque, repetimos, hay poco acuerdo entre las diferentes culturas sobre lo que es bueno y lo que es malo. Los musulmanes y los judíos comen carne de vaca, pero no de cerdo. La homosexualidad es tabú en la mayoría de las culturas occidentales, pero no se cuestionaba en absoluto en el pasado ni se cuestiona ahora en ciertas partes del mundo.


Alijo de cocaína

La gente que apoya los tabús aduce razones lógicas. Los judíos dicen que no comen cerdo porque este animal es sucio y en tiempos antiguos su carne podía transmitir enfermedades. Los cristianos argumentan que la homosexualidad es pecado porque pervierte las intenciones divinas de reducir el sexo a su función de procrear. En realidad, las razones aducidas para justificar los tabús tienen poca importancia. Lo trascendental, parecería ser, es dividir todo lo que nos rodea entre lo bueno y lo malo; es una forma de pensamiento mágico, que trata de dominar las fuentes del miedo. Las razones y justificaciones son posteriores.


EDAD DE INICIO EN LA DROGA EN UN PAÍS SUDAMERICANO


Como las drogas psicoactivas pueden dar placer y cambiar la manera de pensar, percibir el mundo, conducirse y relacionarse con los demás, las drogas invitan al pensamiento mágico y a los tabús. Cuando se oyen argumentos sobre los méritos y peligros de la droga, incluso entre científicos expertos, es necesario recordar que pueden ser justificaciones secundarias de ideas preexistentes, profundamente arraigadas en la emoción (es siempre fácil para los dos bandos presentar estadísticas y "evidencia científica" en apoyo de la propia convicción).


Recolectores de Opio en Afganistán

Debido a que las drogas están conectadas tan íntimamente con los miedos y los deseos de la gente, es muy difícil encontrar información neutral sobre ellas.  Pero se han de presentar hechos no prejuiciosos sobre las sustancias psicoactivas que más probabilidades tenemos de encontrar en la calle. No podemos decir que no tenemos prejuicios en el tema y el problema de la droga, pero todo el mundo cree saber cuáles son. La convicción de que son malas está consensuada por una gran mayoría de personas. Pero la realidad, es que las drogas son sustancias poderosas que pueden ponerse al servicio de fines nefastos para la sociedad  o fines beneficiosos para el ser humano. 


ORDEN DE CONSUMO DE DROGAS EN UN PAÍS SUDAMERICANO




Existe una preocupación generalizada sobre todo por las relaciones de la gente con las drogas, sean legales o ilegales, aceptadas o rechazadas. Creemos que, teniendo información neutra sobre estas sustancias, podemos ayudar, en especial a los jóvenes, a manejarse sin daño con ellas. No debemos favorecer, pero tampoco desaconsejar el uso de ninguna droga, sino ayudar o enseñar para que los jóvenes aprendan a vivir en un mundo donde la drogra existe de hecho y es necesario evitar los perjuicios que puede provocar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario