lunes, 2 de enero de 2012

CLASES DE ESTIMULANTES (I)

CAFÉ Y OTRAS PLANTAS QUE CONTIENEN CAFEÍNA

La cafeína, el estimulante más corriente, se encuentra en numerosas plantas del mundo entero. La droga fue aislada del café por primera vez en 1821 y se le puso el nombre de la planta de la cual se la extrajo. Pero los efectos del café y los de la cafeína difieren entre sí. El café parece ser más poderoso que la cafeína refinada en varios sentidos, y también que otras plantas que contienen cafeína.


GRANOS DE CAFÉ TOSTADO


El café, un arbusto original de Etiopía, se cultiva hoy en muchos países tropicales. Sus frutos, rojos y brillantes, contienen dos semillas o granos. Los granos crudos son grisáceos y sin aroma, pero cuando se los tuesta se ponen castaño oscuro y desprenden el característico aroma. La leyenda dice que el café fue descubierto hace mucho tiempo por nómadas etíopes al notar que sus animales se ponían retozones después de comer el fruto de los arbustos. Cuando las personas comieron los frutos se sintieron también retozones y, a medida que pasó el tiempo, aprendieron a preparar una aromática bebida con el fruto de los granos tostados.

Hace más de mil años, un grupo de musulmanes de Oriente Medio empezó a beber café en rituales y ceremonias religiosas. Los hombres se reunían en grupos una vez por semana, tomaban grandes cantidades de café y pasaban la noche rezando y cantando. Estos místicos restringían el uso del café a ceremonias religiosas pero, cada vez más gente conoció el café y lo empezó a beber, no con propósitos religiosos, sino para disfrutar sus efectos estimulantes. Cuando los seres humanos empezaron a beber café diariamente y en grandes cantidades, muchos encontraron que ya no podían dejar el hábito.


TAZA DE CAFÉ


Cuando el café llegó por primera vez a Europa en el siglo XVII despertó gran oposición en su calidad de droga nueva y socialmente reprobada. Las autoridades trataron de prohibir su consumo, pero, por supuesto, sus esfuerzos no tuvieron mucho éxito. El café tomó pronto posesión de la plaza y, poco más tarde, del mundo entero. Las "casas de café" se extendieron por todas las ciudades del continente europeo y la totalidad de la población se hizo dependiente del café, casi de la noche a la mañana. Se rumorea que Juan Sebastián Bach era un adicto del café. En todo caso, cantó a la nueva bebida en su famosa "Cantata del café". El escritor francés Honoré de Balzac no podía trabajar sin café. Tomaba cantidades cada vez más grandes de un brebaje tan concentrado, que parecía un caldo espeso. Después se quejaba de dolor de estómago.


Por la mañana bebo dos tazas de café.
Si no las tomo me siento irritado.
Si tomo tres, me pongo un poco acelerado,
pero con dos me siento verdaderamente bien.

(Hombre de 39 años, administrador de un college)


Hoy el café es una droga totalmente aceptada por la sociedad. En efecto, tan aceptada está, que mucha gente que lo bebe regularmente se sorprende cuando le dicen que es una droga y, más aún, tan poderosa que es capaz de causar dependencia y enfermedades.

La verdad es que el café es un poderoso estimulante, un estimulante que puede dañar ciertas partes del cuerpo. Por ejemplo, irrita el estómago y la gente que toma mucho café puede tener indigestión casi permanente. En Norteamérica, donde el café se consume regularmente y en grandes cantidades, hay casi tantas marcas de antiácidos como marcas de café. Es también irritante para la vejiga urinaria, especialmente en las mujeres, y causa frecuente de quejas en la micción. El café produce también temblor, al alterar el delicado equilibrio entre los nervios y los músculos. Es una causa frecuente de dolores de cabeza, palpitaciones cardíacas, ansiedad e insomnio.


Juan Sebastián Bach (1685-1750)
"Cantata del café"
Más allá de todos los otros placeres
más precioso que joyas y tesoros
más dulce que el jugo de las uvas
¡sí, sí!, el más grande entre los placeres
café, café, ¡cómo amo tu aroma!
y si quieres ganar mi agradecimiento
¿sí, sí!, dame café ¡dame mi café fuerte!


La dependencia del café es hoy muy corriente en la sociedad occidental. Muchos consumidores usuales no pueden pensar claramente por la mañana si no han tomado su primer café. Sin él son incapaces de concentrarse, mover el vientre o trabajar. Sufren además síntomas reales de "retiro", si súbitamente dejan de tomar café. La reacción de abstinencia empieza de 24 a 36 horas después de la última dosis. Los síntomas son letargia, irritabilidad, fuertes latidos en la cabeza y jaqueca, que puede ser muy severa. Puede producir náuseas y vómitos. Los síntomas duran entre 36 y 72 horas. Desaparecen rápidamente si el consumidor toma cafeína en cualquier forma. Todos esos problemas surgen del hábito de beber café con demasiada frecuencia, de tal manera que el organismo no tiene nunca oportunidad de reabastecer sus depósitos de energía química y pasa a depender de la provisión de más y más droga externa.


Lloyds Coffee House, Londres, alrededor de 1698.
La casa LLoyd de Londres nació aquí, y con ella la moderna
industria del seguro.


El café y la cafeína han sido acusados de provocar defectos de nacimiento. No hay acuerdo entre los científicos sobre este tema, pero las mujeres embarazadas deben recordar que el café y la cafeína son drogas y que no deben consumirlas en grandes cantidades. También pueden elevar el colesterol sérico y aumentar el riesgo de ataques cardíacos. La evidencia de este efecto no está claramente establecida.


Honoré de Balzac (1799-1850)
Este gran escritor francés fue también un adicto al café.


Es de hacer notar que el café descafeinado no es inerte. Además de cierta cantidad de cafeína residual (suficiente para estimular a individuos sensibles) contiene otras sustancias activas del grano de café, que pueden ser irritantes para los sistemas nervioso, gastrointestinal, cardiovascular y urinario. Esto es tan cierto para el café "hidrodescafeinado" como para las marcas que recurren a procedimientos menos seguros, basados en el uso de solventes que contienen residuos químicos tóxicos.


Richard Kipling (1865-1936)
Teníamos una tetera y dejamos que se agujereara.
La falta de reparación empeoró el daño.
Nos quedamos sin té una semana...
El fondo del problema está fuera del universo


Otras bebidas  que llevan cafeína no parecen ser tan poderosas ni tan tóxicas como el café, a pesar de que pueden contener la misma cantidad de cafeína (o droga equivalente) que el café. El té no es ni mucho menos tan irritante para el cuerpo como el café y, en nuestra sociedad, los casos de dependencia del té son menos frecuentes que los del café. Por supuesto, el té es estimulante y, si se lo bebe en grandes cantidades o se lo prepara suficientemente concentrado, puede provocar fuertes efectos que incluyen agitación e insomnio. 


CLASES DE TÉ




En el Reino Unido, beber té ha sido un pasatiempo y hábito nacional desde principios del siglo XVII, cuando fue introducido en el país desde Oriente. La adicción al té es común en Inglaterra, Irlanda y Asia. Los japoneses beben té verde el día entero. Además hacen té ceremonial, elaborados ritos sobre el consumo del matcha, un té verde especial en polvo, que se prepara con agua como una amarga y espumosa bebida. Esta fuerte forma de té se desarrolló en monasterios budistas Zen para ayudar a los monjes a mantenerse despiertos durante sus largas horas de meditación. Recientes estudios médicos sugieren beneficios sobre la salud que produce el té verde. Se dice que podría hacer descender el colesterol y disminuir la incidencia de cáncer.


matcha


La "cola" es una semilla, o grano, que contiene cafeína y se extrae de una planta, el árbol de la cola. En algunos países africanos, estos granos son tan valiosos que se usan como moneda. Tienen un aromático sabor amargo y la gente lo mastica por sus efectos estimulantes. 






La proporción de cola como ingrediente en bebidas embotelladas es muy escasa y el sabor no se parece en manera alguna al de los granos. Aunque contienen cafeína, se trata de cafeína sintética o extraída del café o del té. Estas bebidas suaves son también drogas, y pueden crear dependencia. El contenido de azúcar es muy elevado.


El extracto alcohólico de cola se usaba antes en medicina.
La leyenda de este antiguo frasco es la recomendación por las eminencias médicas.


La combinación de azúcar y cafeína parece tener una especial capacidad de generación de hábito de  consumo. Muchos beben enormes cantidades de bebidas con cola y, aunque crean que están sólo calmando la sed, están consumiendo calorías y azúcar en cantidad suficiente para dañar la dentadura y, posiblemente, alterar todo el metablismo, aún cuando no tuvieran cafeína. 


Cola




Como otros estimulantes, las bebidas con cola no son malsanas si se consumen en cantidades moderadas. Las personas a quienes les gustan estas bebidas, lo único que deben tener en cuenta es la naturaleza de este preparado y su potencial de generar uso abusivo. Los padres, especialmente, deben recordar que, las llamadas bebidas suaves, son en realidad drogas y pueden afectar la salud y el ánimo de sus hijos.




En otras partes del mundo se utilizan plantas menos conocidas que contienen cafeína. La bebida nacional del Brasil es el guaraná, extraída de las semillas de un arbusto de la jungla. Contiene más cafeína que el café y se utiliza a menudo en bebidas dulces carbonatadas. En las tiendas de alimentos naturales norteamericanos ha aparecido recientemente el polvo de guaraná, comprimido en pastillas con nombres comerciales tales como ZOOM y ZING. Se las comercializa como nuevos estimulantes orgánicos obtenidos de la jungla amazónica.


GUARANÁ


La bebida más popular de Argentina es el mate, que se obtiene de las hojas de un arbusto nativo. Algunas clases de mate tienen un gusto similar al del té ahumado. Las hojas del mate se pueden comprar en la mayoría de tiendas de alimentos naturales y son ingredientes de ciertas mixturas herbáceas. Algunas veces los paquetes de mate anuncian falsamente que es una hierba libre de cafeína.


MATE


Una de las más famosas fuentes de cafeína es el cacao, hecho también de las semillas de un árbol tropical. El cacao, que contiene grandes cantidades de manteca y es muy amargo, debe mezclarse con azúcar para hacerlo apetitoso. Además, contiene un estimulante. Los casos de dependencia del chocolate -hecho con cacao- son bastante frecuentes. 






Es muy probable que el elector conozca a unos cuantos "chococólicos". Las personas que consumen chocolate con regularidad o se alimentan de chocolate casi con exclusividad no sedan probablemente cuenta de que están consumiendo una droga, pero el consumo de chocolate es muy parecido al del café, el té y las bebidas de cola.


CHOCOLATE


El chocolate contiene muy poca cafeína, pero tiene grandes cantidades de teobromina, un compuesto con estrecha relación química y efectos similares. Por ella misma, la teobromina no puede explicar todos los aspectos de la adicción al chocolate, porque ésta parece diferente de las otras formas de dependencia de los estimulantes.


El árbol del cacao, fuente del chocolate y la cocoa. Las vainas que contienen
los granos crecen directamente desde el tronco y las ramas.


Muchos adictos al chocolate son mujeres, y su apetencia por el chocolate aumenta poco antes del período menstrual. La mujeres que desarrollan dependencia por el chocolate lo consumen con frecuencia en comilonas periódicas y dicen que les sirve como antidepresivo instantáneo. Dado que no hay razón para pensar que la teobromina afecte al hombre y a la mujer de diferente manera, tienen que estar en juego otros componentes del chocolate. Se ha hecho muy poca investigación sobre el tema y, por lo tanto, es poco lo que se sabe de él.


Hace cinco años, con la esperanza de deshacerme del hábito de comer chocolate,
que afectaba seriamente mi vida, me enrolé en un programa del Shick Center for the
Control of Smoking, Alcoholism and Overeating (Centro para el tratamiento de la
ingestión excesiva de alimentos) en Los Ángeles. Tenía entonces treinta y tres años.
Ya no recordaba cuál fue el último día que fui capaz de no recurrir al chocolate en alguna
de sus formas y en cantidades, que la mayoría de la gente, consideraría excesivas, si no
patéticas. La verdad, me siento confundida sobre lo que me ocurría y, hasta hoy, no lo
puedo explicar. Ser adicta al chocolate estaba tan aferrado a mí, que ahora me siento
sorprendida al verme libre del problema.
(Declaración de una mujer de 38 años, trabajadora social).
Los antiguos aztecas conocían el cacao, lo consideraban una planta sagrada y lo utilizaban en ritos religiosos. Consumido con moderación, el chocolate es agradable y un complemento interesante de la dieta. Pero su abuso es poco sabio, dado que la combinación entre azúcar, grasa y drogas puede conducir al hábito. Sobre todo las personas con tendencia a engordar deben tener cuidado con él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario