martes, 10 de enero de 2012

CLASES DE ESTIMULANTES (IV)

LAS DROGAS QUE PARECEN, PERO NO SON 
(LOOK-ALIKE)



A medida que ha disminuido la provisión de anfetaminas tanto legales como ilegales, ha aparecido una inundación de productos falsos (look-alike), Son tabletas y cápsulas hechas para que parezcan anfetaminas farmacéuticas legales, pero contienen sustancias no controladas. Algunas son drogas fabricadas legalmente para venderlas en farmacias; otras aparecen en tiendas especializadas en productos relacionados con las drogas, se venden por correo, por e-mail o en la calle.



Las look-alike contienen cafeína, efedrina o fenil-propanol-amina, solas o en combinación. Efedrina es un estimulante natural, con una estructura química similar a la de la adrenalina, que produce más ansiedad y menos euforia que las anfetaminas. Aparece en un arbusto del desierto y se usa para tratar el asma. La fenil-propanol-amina (PPA) es una droga sintética que se agrega a muchas preparaciones utilizadas en el tratamiento sintomático de catarros de las vías respiratorias (los llamados resfríos), porque descongestiona las mucosas nasales. Aparecieron en pastillas de venta legal para la dieta y, aunque los fabricantes de estos productos pretenden que no sea un estimulante, sí lo es.



Las look-alike han merecido tener muy mala prensa. Se las acusa de haber matado a algunas personas por infarto cardíaco y de producir perturbaciones del ritmo cardíaco. Las personas con alta presión sanguínea o antecedentes de irregularidades cardíacas deben tener cuidado con ellas, como con todos los estimulantes. Si se tiene en cuenta que la cafeína y la efedrina se han considerado por lo general drogas sin riesgo aunque se las use muchos años, es posible que la toxicidad de las look-alike se deba principalmente a la fenil-propanol-amina o PPA. Aunque su venta está actualmente legalizada, es posible que se estén subestimando sus riesgos, sobre todo cuando se la usa en combinación con la cafeína y la efedrina, y al tomarla en grandes dosis.



La gente a quien le gusta usar anfetaminas suele encontrar desagradables los efectos de las look-alike, razón por la cual tiende a tomar dosis cada vez mayores en su esfuerzo para lograr más efectos estimulantes y más euforia.



Otro inconveniente de las look-alike es su coste: es una forma muy cara de comprar las drogas que proporcionan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario