miércoles, 11 de enero de 2012

CLASES DE ESTIMULANTES (VI)



CUATRO PLANTAS ESTIMULANTES EXÓTICAS

BETEL

PALMERA TROPICAL DE DONDE SE EXTRAE EL BETEL
El grano de betel es la semilla de una palmera tropical de sabor a condimento o especia. En Asia lo mastican millones de personas a diario, combinándolo con una pizca de cal y envuelto en la hoja fresca de otra planta, llamada "pimienta del betel". 

CONSUMIDORA DE BETEL
Esta mezcla produce gran cantidad de jugo rojo, que los masticadores escupen. Con el tiempo el jugo tiñe los dientes de negro. El grano de betel contiene una droga llamada arecolina, un estimulante parecido a la cafeína. En Oriente, morder betel es un hábito similar a mascar chicles, tomar café o bebidas de cola en los países industrializados.

KAT (khat, chat o miraa)

KAT
El kat es un estimulante muy utilizado en amplias áreas del este de África y del Oriente Medio. Es un arbusto frondoso, cuyas hojas frescas se comen por su efecto estimulante. Cuando las hojas se secan pierden su poder. El kat contiene muchos compuestos químicos activos, algunos de los cuales se parecen a las anfetaminas en su estructura química. Al contrario que las hojas de coca, las hojas del kat por lo general se tragan. Muchos camioneros de Kenia son grandes consumidores de kat.

YOHIMBE

YOHIMBE
El yohimbe es la corteza de un árbol africano con sabor amargo y a especia, que contiene una droga llamada yohimbina. La yohimbina se usa con poca frecuencia en algunas prescripciones médicas para tratar la impotencia sexual masculina. La corteza del yohimbe se consigue en ciertas herboristerías y se puede preparar con ella un té estimulante. Hay quienes creen que tiene efectos afrodisíacos, y los usuarios dicen que produce sensaciones de cosquilleo a lo largo de la espina dorsal.

CORTEZA DE YOHIMBE


EFEDRA O BELCHO

EFEDRA
Las efedras son juncos sin hojas que crecen en los desiertos de todo el mundo. Varias especies de ella contienen efedrina, un estimulante y una medicina usada para tratar el asma. La efedra norteamericana, que se encuentra en la parte oeste, se llama "té de los mormones", porque los antiguos colonos mormones la usaban en lugar de bebidas con cafeína prohibidas por su religión. Las herboristerías venden tanto la efedra norteamericana como la forma más fuerte que se da en China. Los tallos secos se hierven en agua para hacer un té de sabor agradable y puede ser muy estimulante. La efedra china y la efedrina son ingredientes comunes de estimulantes botánicos, que se venden en las tiendas de alimentos naturales.

EFEDRA CHINA

DROGAS DE VENTA LEGAL

Muchos remedios para el resfrío y otras drogas legalizadas contienen cafeína a fin de compensar los efectos adormecedores de los antihistamínicos. Otro estimulante vendido sin receta médica es la droga sintética fenil-propanol-amina. Ha aparecido como ingrediente de píldoras para dietas adelgazantes y se vende con el nombre de Dexatrim. Estos nombres suenan a marcas de fábrica de anfetaminas. Como todos los estimulantes, pueden disminuir el apetito por un tiempo, pero cuando se las usa durante largos períodos conducen más a la dependencia que a la delgadez.



REGLAS PARA UTILIZAR ESTIMULANTES SIN RIESGO



Debido a que los estimulantes son tan comunes, es difícil que la mayoría de las personas no use uno u otro en un momento dado. Si alguien se aficiona a cualquier droga, he aquí algunas reglas que lo ayudarán a establecer una buena relación con ellas.

  1. Limitar la frecuencia del uso. Todos los problemas de los estimulantes provienen del uso demasiado frecuente. Si a uno le gusta la sensación que da el estimulante, es muy fácil llegar a permitir el aumento de la frecuencia del uso. Hay que establecer límites desde el primer momento o antes de empezar. Por ejemplo, no hay que tomar nunca estimulantes dos días seguidos.
  2. Usar los estimulantes con un propósito determinado. Tomar estimulantes sólo porque gustan no ayuda a limitar su uso. Si se decide tomar un estimulante debe hacerse con un propósito determinado. Por ejemplo, una tarea física o mental concreta. Uno de los beneficios subsidiarios de esta práctica es que la satisfacción de haber realizado con éxito la tarea compensa la sensación de "bajón" que se siente cuando el efecto del estimulante ha desaparecido.
  3. No hay que tomar estimulantes para ayudar a realizar las tareas de rutina. Es necesario poder despertarse por la mañana, evacuar el vientre y llegar al final de la tarde sin necesidad de estimulantes. Si no se es capaz, hay que cambiar el tipo de alimentación, las horas de sueño y de ejercicios físicos. Apoyarse en los estimulantes para hacer las tareas de rutina conduce al uso demasiado frecuente de la droga y a la dependencia.
  4. Los estimulantes deben tomarse por la boca. Poner los estimulantes en la corriente sanguínea de manera más directa (ya sea fumarlos, inhalarlos o inyectarlos) acentúa el bajón que sigue al efecto estimulante y promueve la administración más frecuente. La práctica aumenta también los efectos dañinos sobre el cuerpo.
  5. Tomar las formas diluidas de estimulantes, no las formas concentradas. Cuanto más diluida sea la preparación estimulante, tanto más fácilmente podrá adaptarse el cuerpo a ella, y tanto más suave será el bajón cuando termine el efecto. Las preparaciones hechas con plantas como el café y el té están por naturaleza más diluidas que las drogas sintéticas refinadas, y es más fácil mantener una buena relación con ellas.
  6. Mantener buenos hábitos de alimentación, descanso y ejercicio. Hay que recordar que los estimulantes fuerzan al cuerpo a liberar sus reservas de energía química. Cuando se toman estimulantes, en especial cuando se consumen con cierta regularidad, es importante dejar que el organismo pueda "recargarse" a sí mismo. Cuanto más sano se está, tanto menos se siente la necesidad de estimulación externa.
  7. No hay que combinar estimulantes con depresores u otras drogas. La combinación de drogas siempre complica las cosas. Muchas personas no pueden dormir de noche porque han tomado muchos estimulantes durante el día, de manera que toman depresores por la noche. A la mañana siguiente no se pueden levantar de la cama y tienen que tomar más estimulantes aún. Esta manera de usar la droga conduce rápidamente a tener que afrontar problemas que son bastantes serios.
  8. Evitar las look-alike. Estas drogas no ofrecen ventaja alguna.
No debiera ser difícil usar los estimulantes razonablemente y mantener una buena relación con ellos. 



No son solución para los altibajos de la vida. 



Tomarlos para evitar bajones sólo conduce a problemas. 



Y no dan nada por nada. 

Los consumidores siempre pagan por cualquier sensación de bienestar que puedan darles. Si se conserva conciencia de lo que los estimulantes son, de cómo operan y de lo que pueden y no pueden ofrecer, se será capaz de evitar caer en la trampa y hacerse dependiente de ellos.

Andrew Weil

Autores: Andrew Weil, doctor en medicina por la Harvard Medical School, trabajó en el Instituto Nacional de Salud Mental y en el departamento de investigación de etnofarmacología del Museo Botánico de Harvard. Es además, co-director de la División de Perspectivas Sociales en Medicina del College of Medicine de la universidad de Arizona y tiene consulta de medicina natural y preventiva en Tucson, autor de numerosos libros como Salud total en ocho semanas y La curación espontánea, de gran éxito mundial. 



Winifred Rosen, autora de libros para adolescentes, profesora de inglés y literatura en institutos de bachillerato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario