lunes, 30 de enero de 2012

EL CORAZÓN (VI)

FACTORES DE RIESGO 
EN LA ENFERMEDAD CORONARIA



Los estudios realizados nos permiten identificar factores de riesgo que predisponen y precipitan la aparición de lesiones coronarias. Algunos son, hoy por hoy, inalterables, como la edad, la diabetes, el sexo y la historia familiar (genética). Otros, en cambio, pueden ser controlados porque constituyen hábitos que dependen de nuestra actitud frente a la vida, como el tabaco, la ingestión de dietas ricas en grasas y azúcares, la hipertensión arterial, la obesidad, nuestra actitud frente al estrés y el sedentarismo.



Las recomendaciones que el Instituto Nacional del Corazón hizo a los estadounidenses a principios del siglo XX en relación con la enfermedad coronaria fueron las siguientes: no fumar, hacer ejercicio de forma regular, no comer grasas, perder peso y tratar la hipertensión arterial.



Gracias al seguimiento de estas recomendaciones, la tasa de infartos en EEUU. bajó drásticamente, hasta un 60% desde los años veinte hasta principios de los años setenta, lo que puso en evidencia, además, la disciplina con que los estadounidenses siguieron estos consejos.



La enfermedad coronaria es una patología que aparece en pacientes cada vez más jóvenes y en la gran mayoría de casos está causada por lesiones arterioscleróticas (endurecimiento de las arterias).



Cuando las paredes internas de las arterias se vuelven rugosas y aumentan de grosor por depósitos de colesterol, se inicia el proceso conocido como "arteriosclerosis coronaria" que puede, con el tiempo, no sólo limitar el paso de sangre sino también impedirlo totalmente si ocluye la arteria. 



Estos depósitos que se acumulan en el interior de las arterias y disminuyen su calibre interno reciben el nombre de "placas arterioscleróticas".



En ciertos casos, la isquemia miocárdica puede estar inducida por espasmos de las arterias que, aunque transitorios, pueden desencadenar alteraciones en la irrigación sanguínea causantes de un infarto de miocardio si son lo suficientemente prolongadas.



Un claro ejemplo de esto lo tenemos en los espasmos producidos por la inhalación de cocaína, droga culpable de muchos infartos tanto miocárdicos como cerebrales. Tales alteraciones afectan a drogadictos de cualquier edad, aunque en la actualidad se están convirtiendo en una verdadera plaga entre los jóvenes.



Como factores de riesgo de la enfermedad coronaria destacamos el estrés, el tabaco, el colesterol, el azúcar, el alcohol, la hipertensión arterial y el sedentarismo. Todos estos elementos son factores de riesgo en la enfermedad coronaria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario