jueves, 19 de enero de 2012

HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA (I)



PRÓLOGO

Owen Gingelrich

El astrónomo de Harvard Owen Gingelrich (2006) informa que hay más de 100 billones de galaxias: Justo una de ellas, nuestro punto relativo en la galaxia, tiene alrededor de 200 billones de estrellas, muchas de las cuales, como nuestra estrella Sol, están rodeadas por planetas. 



En la escala del espacio sideral, somo menos que un grano de arena en todas las playas oceánicas, y nuestro tiempo de vida no es sino un relativo nanosegundo.


Sin embargo, no hay nada más inspirador y fascinante que nuestro propio espacio interior. 



Nuestro cerebro, agrega Gingerich, "es por el momento el objeto físico más complejo conocido por nosotros en el universo entero". Nuestra mente (conciencia que de alguna manera surge de la materia) sigue siendo un profundo misterio. Nuestros pensamientos, emociones y acciones (y su interacción con los pensamientos, emociones y acciones de los demás) nos deja fascinados. El espacio sideral nos asombra con su enormidad, pero el espacio interior nos cautiva.



Llega la ciencia psicológica, para las personas cuya exposición a la psicología proviene de libros, revistas de divulgación, televisión o internet, los psicólogos analizan la personalidad, brindan consejo, y asesoran sobre la crianza de los niños. ¿Es así? Sí, y mucho más. Consideremos algunas de las cuestiones de la psicología que es posible que usted se plantee en ocasiones:
  • ¿Se ha sorprendido a sí mismo al reaccionar alguna vez a algo de la misma manera que lo hubiera hecho uno de sus padres biológicos (tal vez de una forma que prometió que nunca lo haría) y entonces se preguntó cuánto heredó de su personalidad?¿En qué medida está la personalidad determinada por los genes?¿En qué medida lo está por el hogar y por el entorno de la comunidad?
  • ¿Se ha preguntado alguna vez acerca de cómo actuar entre personas de cultura, raza o sexo diferente?¿En qué nos parecemos como miembros de la familia humana?¿En qué nos diferenciamos?



Una sonrisa es una sonrisa en cualquier parte del mundo. Pero es un ejemplo
de nuestra diversidad cultural y de género, y una semejanza que define nuestra
naturaleza humana compartida. Las personas de las diferentes culturas varían
en lo que respecta a las ocasiones y la frecuencia con que sonríen, pero la sonrisa
significa lo mismo en cualquier parte del mundo

  • ¿Se ha despertado alguna vez de una pesadilla y, una vez aliviado, se ha preguntado por qué tuvo un sueño tan disparatado?¿Con qué frecuencia y por qué soñamos?
  • ¿Ha jugado alguna vez  a las escondidas con un bebé de seis meses y se preguntó por qué el niño encuentra ese juego tan encantador? Cuando desaparece momentáneamente de su vista, el bebé reacciona como si no existiera más y como si reapareciera por arte de magia un instante después. ¿Qué es lo que en realidad piensan y perciben los bebés?
  • ¿Se preguntó alguna vez  que lleva al éxito en el estudio y el trabajo?¿Es que acaso algunas personas nacen más inteligentes?¿Puede la inteligencia brillante explicar por qué algunas personas se vuelven más ricas, piensan de manera más creativa o se relacionan con mayor sensibilidad?
  • ¿Se ha deprimido alguna vez o ha experimentado mucha ansiedad y se ha preguntado si volverá a sentirse "normal"?¿Qué es lo que desencadena los estados de ánimo negativos y los positivos?
Estas preguntas mantienen vigente la psicología porque ésta es una ciencia que intenta responder todo tipo de preguntas sobre las personas -cómo y por qué pensamos, sentimos y actuamos como lo hacemos-.

Benedict Spinoza

Benedict Spinoza, en su obra "Tratado político", en 1677 escribía: "He realizado un esfuerzo incesante para no ridiculizar, no lamentar, no despreciar las acciones humanas, pero sí para enterderlas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario