sábado, 11 de febrero de 2012

LA ENFERMEDAD DE CHAGAS


La enfermedad de Chagas aparece en las zonas más empobrecidas de América del Sur. Es la enfermedad parasitaria más importante de esta región y la principal causa de problemas cardíacos. Se cree que existen 18 millones de infectados y unos 43.000 muertos anuales. 




En países como Bolivia, hasta el 20% de la población podría estar afectada por el Chagas, que es la cuarta causa de muerte en ese país. Es una enfermedad crónica y asintomática en el 60% de los afectados, pero puede producir trastornos cardíacos graves en el 30%. La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha recuperado últimamente el programa contra la enfermedad de Chagas, que se canceló hacia tiempo porque se creía que la infección ya estaba superada.



Trypanosoma cruzi


El médico brasileño Carlos Chagas descubrió por accidente la enfermedad que lleva su nombre hace un siglo. Se encontraba en plena campaña contra la malaria en su país cuando se dio cuenta que en unas muestras de sangre había un parásito que no era lo habitual. Era el Trypanosoma cruzi. Chagas le puso este nombre en honor a Oswaldo Cruz, su mentor. 






La chinche o vinchuca (nombre técnico: Triatoma infestans), un insecto que pica sobretodo de noche y que vive en las grietas de las casas y los techos de paja de las casas rurales, es el responsable del contagio. Chagas fue capaz de describir el microbio, el insecto que lo transmitía y los síntomas de la enfermedad, cosa nada habitual en el estudio de las infecciones.




Los tratamientos contra la enfermedad de Chagas son sólo eficaces en menores de 15 años y en adultos que se encuentren en fases iniciales. Desde hace más de 30 años se usa benznidazol y nifurtimox, unos fármacos con muchos efectos secundarios. Se ha visto que el tratamiento, aunque no cure, evita las complicaciones cardíacas en adultos. No se han descubierto aún alternativas mejores, sobretodo por la falta de investigación en este campo.




El Chagas es hoy en día en todo el mundo, sobretodo en inmigrantes procedentes de zonas endémicas, por eso es importante que los médicos sepan reconocerlo. En Barcelona, por ejemplo, se ha incrementado últimamente el número de personas infectadas, originarias de países como Bolivia, que siguen un control médico riguroso para detectar si pasan a la fase sintomática. En algunas culturas aún se asume que el Chagas es mortal, porque antes sólo se detectaban los casos graves e incurables. Para educar a la población y asegurarse que el máximo número de personas reciben los fármacos, en Europa se han constituido entidades como la ASSAPECHA (Asociación de Amigos de las Personas con enfermedad de Chagas), que pretende informar enfermedades y familiares y ayudarlos en su enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario