domingo, 5 de febrero de 2012

LA REFLEXIÓN CRÍTICA (I)

Con la esperanza de satisfacer su curiosidad sobre los seres humanos y remediar sus males, millones de personas se vuelcan a la "psicologías". Escuchan los consejos de los programas de radio, leen artículos sobre los poderes psíquicos, asisten a seminarios para dejar de fumar y se sumergen en los libros de autoayuda buscando el significado de los sueños, el camino para encontrar el éxtasis en el amor y las claves de la felicidad personal.

Otros, atraídos por las verdades que pretende haber descubierto la psicología, se preguntan: ¿Se entabla un vínculo afectivo entre las madres y los bebés en las primeras horas luego del nacimiento?¿Debemos confiar en los recuerdos del abuso sexual sufrido en la infancia, que son "recuperados" en la edad adulta, para denunciar a los supuestos violadores?¿Los hijos primogénitos tienen más probabilidades de alcanzar sus objetivos?¿La psicoterapia cura?

Al responder a tales preguntas, ¿cómo podemos separar las opiniones sin fundamento de las conclusiones que son fruto del estudio?¿Cómo podemos utilizar mejor la psicología para entender por qué las personas piensan, sienten y actúan como lo hacen?

LA NECESIDAD 
DE UNA CIENCIA 
DE LA PSICOLOGÍA

¿POR QUÉ LAS RESPUESTAS QUE OBTENEMOS A PARTIR DEL ABORDAJE CIENTÍFICO SON MÁS CONFIABLES QUE LAS QUE SE BASAN EN LA INTUICIÓN Y EL SENTIDO COMÚN?

Todo el mundo recibe tanta información durante todo el día
que pierden su sentido común

Algunos dicen que la psicología se limita a documentar lo que la gente ya sabe y a expresarlo con su propia jerga: "¿Y entonces qué hay de nuevo? Se paga por utilizar métodos sofisticados para demostrar lo que ya sabía mi abuela". Otros depositan su confianza en la intuición humana: "En lo más profundo de cada uno de nosotros, existe una conciencia instintiva, sincera, que nos proporciona, si se lo permitimos, la guía más confiable", nos dice el príncipe Carlos. "Sé que no hay pruebas que demuestren que la pena de muerte tenga un efecto disuasivo", dijo George W. Bush, como gobernador de Texas, "pero siento en mis entrañas que debe ser cierto". "Soy un jugador impulsivo. Confío en mis instintos" dijo el ex-presidente al explicarle a Bob Woodward su decisión de iniciar la guerra contra Irak. El príncipe Carlos y el presidente Bush no están solos. Una larga lista de libros de psicología populares nos alientan a la "conducción intuitiva" y a muchas cosas más. Actualmente, la ciencia de la psicología demuestra la existencia de una gran mente intuitiva. Como veremos, nuestro pensamiento, memoria y actitudes operan en dos niveles, consciente e inconsciente, y en su mayor parte opera automáticamente, fuera de nuestro alcance. Al igual que un avión Jumbo, la mayor parte del tiempo volamos con el "piloto automático".

Conceptos sin intuiciones son vacíos,
intuiciones sin conceptos son ciegas

Entonces, ¿somos tan inteligentes que podemos escuchar los susurros de nuestra sabiduría interna para confiar simplemente en nuestra "fuerza interior"?¿O con frecuencia debemos frenar nuestros pálpitos intuitivos con un escrutinio escéptico?

Esto parece ser cierto. La intuición es importante, pero muchas veces subestimamos sus riesgos. Mi intuición geográfica me dice que Reno se encuentra al Oeste de Los Angeles, que Roma está al Sur de New York y que Atlanta se ubica al Este de Detroit. Pero en todos los casos me he equivocado.

Los límites de la intuición: los seleccionadores de personal suelen tener un
exceso de confianza en sus propias intuiciones sobre las personas que solicitan
empleo. Su confianza  radica, en parte, en aquellos casos en los que recuerdan que
su impresión favorable demostró ser acertada y al no saber sobre los aspirantes que
fueron rechazados y que desarrollaron una carrera exitosa en otro empleo.

Algunos estudios han demostrado que muchas personas sobreestiman su precisión para la detección de mentiras, sus recuerdos a simple vista, sus predicciones de riesgos, y su talento para invertir en bolsa. Richard Feynman dijo en 1997 que "el  principio  fundamental  es  que  uno  o debe  engañarse  a  sí  mismo,  y  de  que  uno  es  la  persona  más  fácil  de  engañar". En  realidad,  observó  Madeleine L´Engle, "El intelecto desnudo es un instrumento sorprendentemente inexacto". Hay dos fenómenos, el sesgo introspectivo y el exceso de confianza, que ilustran por qué no podemos confiar solamente en la intuición y sentido común.



¿LO SABÍAMOS DESDE EL PRINCIPIO? 
EL SESGO RETROSPECTIVO.

Qué fácil es parecer astuto cuando se dibuja el centro del blanco luego de que se clavó la flecha. Tras el ataque a la primera torre del World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, la gente que se encontraba en la segunda torre tendría que haber evacuado inmediatamente el edificio (sólo más tarde resultó obvio que no fue un accidente). Luego de que la ocupación a Irak por parte de los Estados Unidos condujera a una sangrienta guerra civil en lugar de a una pacífica democracia, y que se descubriese que no existían armas de destrucción masiva, los comentaristas vieron el resultado como inevitable. Antes de la invasión, estos resultados no parecían ser evidentes: al votar la invasión a Irak, la mayoría de los senadores estadounidenses no anticiparon el caos que hubiera parecido tan predecible y no anticiparon que los informes sobre armas de destrucción masiva habían sido manipulados o falsificados porque estas armas no existían ni existieron por ninguna parte del territorio Iraquí. Descubrir que algo ha sucedido hace que parezca inevitable, tendencia que se denomina sesgo retrospectivo (y que también es conocida como fenómeno de "lo sabía desde el principio").



Este fenómeno se demuestra fácilmente: proporciónele a la mitad de los miembros de un grupo algún presunto hallazgo psicológico y a la otra mitad un resultado contrario. Dígale al primer grupo: "Los psicólogos han averiguado que la separación debilita la atracción romántica; como dice la frase, ' ojos que no ven, corazón que no siente ' ". Pídales que imaginen por qué esto podría ser cierto. La mayoría de las personas pueden considerar, y casi todas lo harán, que este hallazgo verdadero no es sorprendente.

Dígale al segundo grupo todo lo contrario: "Los psicólogos descubrieron que la separación refuerza la atracción romántica; como dice la frase, ' la ausencia del amado aumenta el deseo ' ". Las personas a las que se informa de este hallazgo pueden explicarlo también de manera sencilla y lo considerarán  en su mayoría como una afirmación claramente basada en el sentido común. Es evidente que existe un problema cuando tanto una afirmación como su contraria pueden confirmarse por el sentido común.

En ocasiones el sentido común es el menos común de los sentidos.

Estos errores en nuestros recuerdos y explicaciones demuestran por qué se hace necesaria la investigación en psicología. Sólo con preguntar a las personas cómo y por qué sintieron o actuaron como lo hicieron a veces puede resultar engañoso, no porque el sentido común sea por lo general erróneo, sino porque se manifiesta después de que sucedieron los hechos. Basándonos en el sentido común nos resulta más fácil describir lo que ha acontecido que predecir lo que sucederá. Como ha dicho el médico Neils Bohr: "Predecir es muy difícil, especialmente el futuro".

El sesgo retrospectivo está muy extendido. En alrededor de 100 estudios se ha observado en diferentes países y tanto en niños como en adultos. Sin embargo, la abuela muchas veces está en lo cierto. Como dijo una vez el gran jugador de béisbol Yogi Berra, "se puede observar mucho mirando". (Tenemos que agradecer a Berra muchas otras perlas como "por aquí nunca viene nadie, está demasiado concurrido", y "si la gente no quiere venir al estadio, nadie se lo impedirá"). Debido a que todos somos observadores de la conducta, sería sorprendente que muchos de los descubrimientos de la psicología no se hubieran predicho. Muchas personas creen que el amor depara la felicidad, y tienen razón (es lo que se denomina "necesidad de pertenecer"). Como Daniel Gilbert, Brett Pelham y Douglas Krull han expresado, "las buenas ideas en psicología generalmente tienen una extraña cualidad de familiaridad, en el momento en que las hallamos tenemos la certeza de que alguna vez estuvimos a punto de pensar lo mismo y simplemente no llegamos a escribirlo". Las buenas ideas son como los buenos inventos, una vez creados parecen obvios. (¿Por qué ha pasado tanto tiempo hasta que alguien inventara la maleta con ruedas o las notas Post-it?)

Sesgo retrospectivo: después de la masacre de Virginia en 2007 en la cual
murieron 32 personas, parecía obvio que las autoridades de la escuela 
deberían haber cerrado el establecimiento (a pesar de pertenecer a una ciudad
pequeña) después del asesinato de las primeras dos personas. Con un
sesgo retrospectivo de 20/20 todo parece obvio.

Pero algunas veces la intuición de la abuela fracasa, como vemos en innumerables observaciones casuales. Las investigaciones han desmentido ideas populares como que lo que se tiene no se aprecia, que los sueños predicen el futuro y que las reacciones emocionales coinciden con el ciclo menstrual. Y también nos han sorprendido los descubrimientos acerca del control que ejercen los mensajeros químicos del cerebro sobre los estados de ánimo y los recuerdos, acerca de las habilidades de los animales y de los efectos del estrés sobre nuestra capacidad para luchar contra la enfermedad.

FRASES CÉLEBRES:
  • "El que confía en su propio corazón es necio" (Proverbio).
  • "La vida se vive hacia adelante, pero se comprende hacia atrás" (Kierkegaard, filósofo).
  • "Cualquier cosa parece obvia una vez que la explicaron" (Dr. Watson a Sherlock Holmes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario