martes, 7 de febrero de 2012

LA REFLEXIÓN CRÍTICA (III)

¿DE QUÉ MODO LOS PSICÓLOGOS FORMULAN Y RESPONDEN PREGUNTAS?


Los psicólogos contruyen la ACTITUD CIENTÍFICA con el método científico. La ciencia de la psicología evalúa las ideas con una observación cuidadosa y un análisis riguroso. En su intento por describir y explicar la conducta humana, acepta teorías basadas en la intuición y las pone a prueba. Si una teoría puede demostrarse, si los datos confirman sus predicciones, mucho mejor. Si las predicciones fracasan, la teoría será revisada o rechazada.

EL MÉTODO CIENTÍFICO



¿DE QUÉ MODO LAS TEORÍAS PERFECCIONAN LA CIENCIA DE LA PSICOLOGÍA?



En las conversaciones cotidianas, tendemos a utilizar la palabra teoría con el significado de "una mera impresión". Dentro de las ciencias, la teoría está ligada a la observación. Una teoría científica explica, por medio de un conjunto integrado de principios que organizan y predicen conductas o acontecimientos.



Al organizar los datos aislados, una teoría simplifica las cosas. Hay tantos datos sobre la conducta que es imposible recordarlos a todos. Al relacionar los datos entre sí y vincularlos con principios más profundos, una teoría ofrece un resumen útil. Cuando relacionamos los puntos observados, podemos descubrir una imagen coherente.



Una buena teoría de la depresión, por ejemplo, nos ayuda a organizar innumerables observaciones sobre este trastorno en una lista de principios mucho más breve.



Supongamos que observamos una y otras vez que las personas deprimidas describen su pasado, presente y futuro de manera lóbrega. Por consiguiente, podemos teorizar que la autoestima baja contribuye a la depresión. Hasta aquí todo bien: nuestro principio de la autoestima resume prolijamente una larga lista de datos sobre las personas deprimidas.



Sin embargo, por muy razonable que suene una teoría -y la autoestima baja parece una explicación razonable de la depresión- tenemos que comprobarla. Una buena teoría implica predicciones comprobables, denominadas hipótesis. Al permitirnos probar y rechazar o revisar la teoría, estas predicciones orientan la investigación. Especifican qué resultados apoyarían la teoría, estas predicciones orientan la investigación. Especifican qué resultados apoyarían la teoría y cuáles la desmentirían. Para probar nuestra teoría de la autoestima sobre la depresión, podríamos ofrecerle a la gente un test que evalúe la autoestima en el que respondan a afirmaciones del estilo "tengo buenas ideas". Entonces podríamos ver si, como hemos supuesto en la hipótesis, las personas que dicen tener una pésima imagen de sí mismas obtienen la puntuación más alta en la escala de depresión.

Cuando comprobamos una teoría debemos ser conscientes de que ésta puede influir en las observaciones subjetivas. Al haber teorizado que la depresión proviene de una autoestima baja, es probable que veamos lo que esperamos ver. Podemos percibir los comentarios neutrales de las personas deprimidas como autodenigrantes.

La necesidad de ver lo que esperamos es una tentación que siempre está presente, dentro o fuera del laboratorio. Según el bipartidista U.S. Senatte Select Committee on Intelligence (2004), las expectativas preconcebidas de que Irak contaba con armas de destrucción masiva, hizo que los analistas de los servicios de inteligencia interpretaran erróneamente las observaciones ambiguas y esta teoría basada en esas conclusiones llevó a la invasión preventiva de Irak por parte de los Estados Unidos.



Como una manera de controlar las influencias ajenas a la investigación, los psicólogos presentan informes lo suficientemente precisos con claras definiciones operacionales de los procedimientos y conceptos. Por ejemplo, hambre podría definirse como "pasar varias horas sin comer", generosidad como "contribución monetaria". Tales afirmaciones cuidadosamente formuladas deben permitir a otros reproducir (repetir) las observaciones originales. Si otros investigadores recrean un estudio con participantes y materiales diferentes y obtienen resultados similares, entonces la confiabilidad del descubrimiento aumenta. El primer estudio sobre el sesgo retrospectivo generó curiosidad en los psicólogos. En la actualidad, después de muchas réplicas exitosas con personas y cuestiones diferentes, estamos seguros de la fuerza de este fenómeno.

El método científico: un proceso autocorrectivo para formular preguntas
y observar las respuestas de la naturaleza.


Por último, nuestra teoría será útil si:
  1. Organiza de manera eficaz toda una gama de autoinformes y observaciones; y
  2. Implica predicciones claras que cualquiera puede utilizar para comprobar la teoría o deducir aplicaciones prácticas (si mejoramos la autoestima de las personas, ¿desparecerá la depresión?). Con el tiempo, es probable que nuestra investigación desemboque en una teoría revisada que organice y prediga mejor lo que sabemos sobre la depresión.
Podemos probar nuestras hipótesis y perfeccionar nuestras teorías utilizando el método descriptivo (que describe conductas, con frecuencia mediante estudios de casos, encuestas o la observación naturalista), el método correlacional (en el que se asocian diferentes factores) o el método experimental (en el que se manipulan factores para descubrir sus efectos). La reflexión crítica de los postulados de la psicología popular necesita reconocer estos métodos y saber a qué conclusiones permiten arribar.

  • Reflexión crítica: reflexión que no acepta argumentos y conclusiones a ciegas. Más bien examina supuestos, discierne valores ocultos, mide pruebas y evalúa conclusiones.
  • Teoría: explicación que utiliza un conjunto integrado de principios destinados a organizar y predecir las observaciones.
  • Hipótesis: predicción comprobable, a menudo implicada en una teoría.
  • Definición operacional: declaración de los procedimientos (operaciones) que se utilizan para establecer las variables de investigación. Por ejemplo, se puede definir la inteligencia de manera operacional como aquello que se mide con una prueba de inteligencia.
  • Reproducir: repetir lo esencial de un estudio de investigación, por lo general con diferentes participantes en situaciones distintas, para comprobar si el descubrimiento básico se generaliza.
La buenas teorías se explican: organizando y relacionando los hechos observados en primer lugar y planteando hipótesis que ofrezcan predicciones comprobables y, en ocasiones, aplicaciones prácticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario