lunes, 12 de marzo de 2012

EL ESTREÑIMIENTO Y LA DIARREA (VI)

¿CÓMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR 
LA CAUSA DEL ESTREÑIMIENTO?


Hay que saber que el estreñimiento es un síntoma y que es necesario conocer su causa. En primer lugar, y con el interrogatorio para cumplimentar la historia clínica, el médico determinará  si el paciente tiene estreñimiento y desde cuándo (no es lo mismo un estreñimiento crónico desde la niñez o juventud, que sugiere estreñimiento primario, que cuando aparece unos meses antes de la visita, lo que sugiere la existencia de un estreñimiento secundario). Después el médico preguntará por las enfermedades que padece o ha padecido el paciente y qué fármacos está tomando, ya que como hemos mencionado, hay enfermedades y/o fármacos que pueden ser la causa del estreñimiento.


Asimismo, en el interrogatorio se especificará si el estreñimiento se ha acompañado de otros síntomas (dolor abdominal, pérdida de peso o anorexia, etc...). Además, el médico preguntará sobre la dieta, costumbres de vida (sedentaria, activa, deportiva, etc...).



La constatación de que el paciente debe hacer un gran esfuerzo de expulsión de las heces, aunque estas heces no sean especialmente duras, sugiere la presencia de una posible alteración en la relajación del ano (anismo). Cuando hay dolor en el ano durante la evacuación o inmediatamente después, suele corresponder a lesiones como hemorroides (almorranas) o fisura del ano. La presencia de sangre en las heces, sobre todo cuando aparece mezclada con ellas, obliga a una exploración morfológica del colon para descartar la presencia de pólipos e incluso de cáncer colorrectal. Sin embargo, la gran mayoría de las veces que se observa sangre en las heces es debido a hemorroides, sobre todo si la sangre aparece después de la deposición o en el papel higiénico y tiene un color rojo como el que sale de una herida.




Una vez obtenidos estos datos, habitualmente no hace falta hacer ninguna prueba, ya que la mayoría son estreñimientos primarios funcionales (alrededor del 90%). Sin embargo, cuando hay dudas o el médico sospecha la presencia de un estreñimiento secundario (sospecha de enfermedad general o localizada de naturaleza intestinal), entonces solicitará pruebas de forma escalonada, dependiendo de la sospecha clínica.

Se sospecha de la existencia de patología orgánica cuando hay algún síntoma de alarma:
  • Cambio reciente en el ritmo de las deposiciones (estreñimiento, alternancias de estreñimiento y diarrea).
  • Aparición de sangre en heces.
  • Pérdida de peso y apetito.
  • Estreñimiento rebelde a las medidas habituales.
  • Historia familiar de cáncer de colon.
En estos casos se solicitan pruebas, dependiendo de la sospecha diagnóstica del médico.

ANÁLISIS DE SANGRE: para descubrir fundamentalmente una posible anemia y descartar la presencia de diabetes y enfermedad tiroidea.



ESTUDIO DE LA MORFOLOGÍA DEL COLON: para demostrar la presencia de alteraciones orgánicas de colon que puedan provocar estenosis (zonas estrechas) y, por tanto, dificultad de paso del contenido intestinal, se dispone de técnicas radiológicas (enema opaco) o de la colonoscopia, que al realizarse actualmente con sedación es bien tolerada y tiene un mínimo riesgo.



ESTUDIO FUNCIONAL ANO-RECTAL: es una valoración de la función ano-rectal mediante manometría, sobre todo ante la sospecha de alteración de la relajación del ano (anismo). la manometría ano-rectal es sencilla, útil y provoca muy pocas molestias. Permite conocer si hay anismo y la sensibilidad rectal mediante un balón que se puede distender en el recto (hay pacientes que tienen dificultades para percibir la presencia de heces en el recto). La manometría ano-rectal tiene también connotaciones de tratamiento en los casos en que se demuestra la presencia de anismo, ya que mediante ella se puede objetivar el defecto y, con un aprendizaje por parte del paciente, intentar corregirlo.

MANOMETRÍA ANO-RECTAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario