jueves, 8 de marzo de 2012

UNA ENFERMEDAD ARTIFICIAL

ENFERMEDADES INFECCIOSAS



UNA ENFERMEDAD ARTIFICIAL

No suele suceder que una investigación provoque un pánico desenfrenado incluso antes de ser publicada. Sin embargo, es la época de la gripe y las noticias sobre ella suelen causar cierto revuelo en estos meses del año.


Los epidemiólogos llevan tiempo discutiendo el potencial pandémico del virus H5N1, causante de la gripe aviar. Por un lado, el virus se contagia con tan poca frecuencia entre personas que por el momento no supone una amenaza seria: que se sepa, ha causado menos de 600 casos de gripe humana desde que apareció en 1997. Pero por el otro, cuando lo hace, puede resultar letal: casi el 60% de las personas infectadas murieron. Durante años, las investigaciones han sugerido que cualquier mutación que aumentase la capacidad de contagio del virus entre humanos reduciría al mismo tiempo su letalidad. 

Yoshihiro Kawaoka

Sin embargo, Yoshihiro Kawaoka, de la Universidad de Wisconsin-Madison, y Ron Fouchier, del Centro Médico Erasmus en los Países Bajos, han demostrado lo contrario en una serie de estudios cuyos resultados se entregaron para su publicación a finales del año pasado.



Trabajando de forma separada, ambos encontraron una combinación de mutaciones (cinco, en el caso de Fouchier) que posibilitan el contagio del virus H5N1 a través del aire, aumentando así la facilidad de propagación entre humanos, sin perder por ello su carácter letal.

Ron Fouchier

Los intentos de publicar estos hallazgos han tropezado con una fuerte oposición. Los detractores afirman que publicar la metodología o la secuencia genética equivaldría a entregar a los posibles bioterroristas una receta fácil de poner en práctica. También les preocupa que estas cepas artificiales puedan escapar del laboratorio.


Los partidarios de la publicación responden a esas objeciones señalando que la amenaza de una pandemia mundial, en caso de que esta cepa mutada surgiese en la naturaleza sería mucho mayor que la amaneza bioterrorista. Entender qué combinación de mutaciones transformaría el virus H5N1 en una pandemia para la humanidad ayudaría a los epidemiólogos a preparar contramedidas; por ejemplo podrían poner a prueba las vacunas disponibles con la nueva cepa.



A mediados de diciembre, ambos estudios estaban siendo revisados por el Consejo Nacional Científico Asesor para Bioseguridad (NSABB) de EEUU. Entre tanto, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que debe hallarse una mejor forma de proceder. "Los físicos llevan 70 años realizando investigaciones secretas", señala Michael T. Osterholm, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnessota y miembro del NSABB. "Tenemos que hallar el modo de hacer lo mismo en las ciencias de la salud, sin poner en peligro nuestra seguridad".

Michael T. Osterholm

No hay comentarios:

Publicar un comentario