miércoles, 4 de abril de 2012

PAUTA GENERAL ANTE UNA SITUACIÓN DE EMERGENCIA





La secuencia de actuaciones delante de las situaciones de emergencia que precisen cualquier intervención seguirá la llamada PAS, que son las siglas de:

  1. PROTEGER, tanto al accidentado o enfermo como a uno mismo o a los demás;
  2. AVISAR a los servicios de emergencias.
  3. SOCORRER al accidentado o enfermo.

1.- PROTEGER

Se trata de no agravar más la situación. Antes de llevar a término cualquier acción, se ha de realizar una valoración cuidadosa del entorno, para poder detectar posibles riesgos que nos puedan poner en peligro y afectar a la persona que necesita nuestra ayuda, o a terceros.
  • Debemos tomar medidas de autoprotección adecuadas siempre que sea posible. Valorar nuestras capacidades, conocimientos y medios.
  • Se han de tomar las medidas oportunas para evitar riesgos adicionales.
Ejemplos: incendios, electricidad, accidentes de tráfico, traumatismos importantes,...


APAGAR LA LLAVE DEL GAS
APAGAR LA LLAVE DEL AGUA
APAGAR EL DIFERENCIAL GENERAL DE ELECTRICIDAD


2.- AVISAR

Siempre, siempre, siempre, bajo ningún concepto, no hay que olvidar llamar al teléfono de emergencias 112. Éste es un teléfono único de emergencias de uso en el ámbito de todas la Comunidad Europea. 






Es un teléfono gratuito y para cualquier tipo de emergencias (policía, bomberos, ambulancias,...).


llamar al teléfono de emergencias 112

Debemos informar de lo que ocurre:
  • En caso de accidente explicar como ha sucedido (incendio, caída, electrocutación, etc...).
  • Localización exacta de los hechos: dirección, calle, número, población,... Si es posible pedir que alguien espere la llegada de la ayuda en la calle.
  • Escuchar y responder a todo lo que se nos pregunte.
  • Dar una impresión general de las víctimas.
  • Indicar el número de víctimas.
  • Indicar el tipo de lesiones o síntomas que presentan las víctimas.
  • Debemos constatar las características especiales de la víctima (enfermedades previas, discapacidades,...).
  • Indicar las características especiales del accidente (riesgo de incendio, acceso difícil, mercancías peligrosas,...).


El aviso puede darlo cualquier persona (compañeros, vecinos, etc...), y no hace falta que lo haga la persona que presta la ayuda sanitaria.




No colgar el teléfono hasta que nos lo indiquen.






3.- SOCORRER


En primer lugar, debemos tranquilizar a la víctima y comunicarle que la ayuda ya está en camino. Se puede hablar con el accidentado o enfermo, aunque no responda o nos parezca que está inconsciente.





  • Determinar las posibles lesiones que presenta, para poder establecer las prioridades de actuación y las precauciones que se deben tomar para no empeorar la situación.
  • Evitar actuaciones intempestivas (sin tener la seguridad de mejorar la situación de salud o seguridad de la víctima).
  • Debemos tener en cuenta que, muchas veces, la víctima que más grita no es la más grave.
  • No desplazar ni mover a la víctima o víctimas innecesariamente. Debemos saber esperar la llegada de los servicios de socorro.
  • Evitar la pérdida de calor corporal (abrigar a la víctima).
RECORDAR

Establecer medidas de autoprotección y prevención de
nuevos accidentes. Si, a pesar de todo, la situación no es segura, avisar al 112 o pedir ayuda y esperar.
Si no estáis solos, puede dar la alerta otra persona.
Aseguraros que sabe que datos ha de facilitar.
La víctima que más grita no siempre es
la más grave.
No desplazar ni mover innecesariamente a la
víctima si no hay riesgo vital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario