lunes, 11 de junio de 2012

QUEMADURAS

CONCEPTO DE QUEMADURA




Se define como quemadura toda lesión local producida por una exposición excesiva a una fuente de calor. Puede ser provocada por diferentes mecanismos, como la exposición prolongada al sol, llamas, explosiones, fricciones, la acción de agentes físicos, químicos o eléctricos, y por calentamiento.



La prevención juega un gran papel en todas las lesiones, pero en las quemaduras, por el riesgo de gravedad y de dejar lesiones permanentes, deberíamos ir con mucho cuidado. No obstante, ¿cuando ya se ha producido la lesión que debemos hacer?




¿QUÉ DEBEMOS EVALUAR?

La piel es una zona protectora contra agentes externos que nos ayuda a mantener nuestro grado de hidratación, la temperatura adecuada y una protección contra la infección.




Para poder evaluar una quemadura, se ha de saber como se ha producido, su extensión, es decir la superficie de piel afectada, la localización de la zona quemada y su profundidad.



  • La extensión: en quemaduras extensas, la pérdida de líquidos puede ser muy importante. Podemos determinar la extensión utilizando el tamaño de la palma de la mano de la víctima. La palma de la mano con los dedos corresponde a un 1%.

  • La localización: es un índice de gravedad, ya que existen zonas corporales que por su transcendencia pueden comportar riesgos graves, ya sean inmediatos o diferidos. Se consideran zonas de afectación grave:
      • La cara, por el riesgo de afectación respiratoria (nariz y boca), lesiones oculares o secuelas estéticas.
      • Manos y pies, por el riesgo de pérdida funcional de los movimientos digitales.
      • Zona genital, por la posibilidad de infección y pérdida de la función de los esfínteres (incontinencia) y de la función sexual o reproductiva.
      • En los alrededores de los orificios naturales (boca, nariz, ojos, oído, ano) pueden alterar su forma y función por las cicatrices.
      • Articulaciones y zonas de flexión, por el riesgo de compresión nerviosa o vascular.
      • Quemaduras en envuelven completamente toda la circunferencia de una parte del cuerpo.

  • La profundidad: hace referencia a las capas de la piel que se ven afectadas.





Dependiendo del agente causante y del tiempo de exposición al foco de calor, podemos encontrar:


  • Quemaduras superficiales con afectación sólo de una capa superficial de la piel (también se llaman de primer grado). Se caracterizan por el envejecimiento, inflamación y dolor al contacto. No hay formación de ampollas. Las más comunes son las solares o las procedentes de pequeños accidentes domésticos. Suelen curarse bien.

  • Quemaduras que afectan la dermis (de segundo grado). La piel está enrojecida o en carne viva. Se forman ampollas con contenido líquido procedente de los tejidos dañados. Son muy dolorosas. Necesitan curas y control sanitario.
  • Graves quemaduras que afectan todas las capas de la piel, e incluso pueden afectar al tejido graso, el músculo y los vasos sanguíneos (de tercer grado).

Se pierde la sensación de dolor (por afectación de las terminaciones nerviosas). La piel puede tener una coloración que puede ir de cérea (aspecto de corteza) a negra (carbonización). Requieren atención sanitaria inmediata y control de los signos vitales.


  • Actuación:
      • ¿Qué tenemos que hacer?
        • Utilizar guantes de protección siempre que podamos.
        • Enfriaremos la herida cuanto más pronto mejor con agua fresca y corriente. Durante 15-20 minutos o hasta que el dolor remita.

        • Retiraremos la ropa afectada, así como todos los objetos que puedan comprimir y retener calor (anillos, piercings, brazaletes, pulseras, relojes,...) si no están adheridos a la piel y no requieren maniobras complicadas.
        • Aplicaremos apósitos mojados (gasas o pañuelos limpios) después de haber enfriado la quemadura.
        • Aconsejaremos a la víctima que vaya a un médico. Él valorará e indicará el tratamiento y la necesidad de vacunación antitetánica.
        • Controlaremos el estado de la consciencia y actuaremos en consecuencia.
        • En caso de parada cardiorespiratoria, iniciaremos el protocolo de soporte vital básico.
        • Avisaremos al 112.
      • ¿Qué no debemos hacer?
        • Romper las ampollas intactas de una quemadura. El cuidado adecuado se realizará en los centros de salud...
        • Aplicar pomadas, ungüentos o antibióticos cuando se preste el primer auxilio.
        • Excedernos en el enfriamiento, sobretodo en quemaduras extensas, por riesgo de hipotermia.
        • Retirar la ropa adherida a la piel.


Las quemaduras pueden adoptar muchas formas de presentación con riesgo de compromiso vital y, además, por las posibilidades de comportar secuelas a largo término, derivados de la infección y de la cicatrización de las lesiones. 


Por tanto, toda quemadura que cumpla los criterios siguientes será considerada grave y requerirá valoración facultativa:
  • Niños/niñas menores de 5 años.
  • Quemaduras que afecten cara, orejas, manos, pies, articulaciones o zona genital.
  • Quemaduras que comprometan la respiración o vía aérea (por ejemplo, por la inhalación de humo o de gases calientes).
  • Quemaduras que sean circunferenciales. Las lesiones que afectan la totalidad o casi la totalidad del perímetro del cuello, torso o extremidades.
  • Quemaduras que afecten las capas más profundas de la piel.
  • Quemaduras causadas por el efecto térmico de la electricidad, por productos químicos o radiaciones ionizantes.
  • Quemaduras que afecten más del 5% de la superficie corporal total en niños/niñas y personas adultas.


DEBEMOS RECORDAR:



  • Las quemaduras se han de enfríar inmediatamente con un chorro de agua. No hay evidencia clara sobre el tiempo ideal de la duración del enfriamiento.

  • Se ha de prevenir la hipotermia cuando se enfría una zona quemada.

  • No romperemos las flictenas o ampollas de la quemadura.

  • No utilizaremos cremas, ungüentos, pomadas ni antibióticos como medicamento de primer auxilio.



  • Utilizaremos el tamaño de la mano de la víctima para estimar el tamaño de la quemadura: la palma y los dedos representan cerca del 1% de la superficie total del cuerpo.
LA PALMA Y LOS DEDOS REPRESENTAN CERCA DEL 1%
DE LA SUPERFICIE TOTAL DEL CUERPO.

  • Llamaremos al 112. Si es necesario, pediremos a alguien que esté cerca nuestro que llame a los servicios de urgencias. El primer actuante ha de hacerlo el mismo si está sólo.

  • Evitaremos el uso de agua muy fría para refrescar la quemadura. Después, protegeremos a la víctima del viento y utilizaremos mantas para que no pierda calor corporal.
QUEMADURA ELÉCTRICA
  • Controlaremos en todo momento la apariencia, el trabajo respiratorio y el aspecto de la piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario