martes, 3 de julio de 2012

TRAUMATISMOS QUE AFECTAN LA CABEZA, LA CARA O LA COLUMNA

CONSIDERACIONES GENERALES



Los traumatismos en el cráneo y la cara son especialmente importantes, ya que la intensidad del golpe puede producir alteración de la consciencia, lesión del tejido cerebral, o afectación de los vasos del interior del cráneo con afectación o sin afectación del hueso. Es importante saber si las contusiones o los golpes pueden suponer problemas añadidos, fundamentalmente de lesión de columna vertebral. Por norma general, consideraremos impacto de alta energía, y por tanto de riesgo elevado, cualquier caída de una altura superior a la altura del accidentado, o los accidentes de velocidad.

Así pues, después de un fuerte impacto en la cabeza nos podemos encontrar con situaciones muy variadas: una herida simple de la cabeza o la cara, una fractura craneal, signos de afectación cerebral o diversas lesiones que conjuntamente pueden llegar a ser graves; e incluso signos externos claros. Además, siempre que nos encontremos delante de un traumatismo craneal hemos de sospechar la posibilidad añadida de una lesión en la columna vertebral o una lesión interna en el cráneo.

CONTUSIONES 
QUE AFECTAN LA CABEZA



La piel de la cabeza es muy gruesa y se desplaza con cierta facilidad sobre la superficie del cráneo; esto provoca que, en caso de traumatismo (golpe, pedrada, ...) se generen hematomas, chichones o heridas.

La abundancia de vasos sanguíneos en la zona hace que estas heridas puedan sangran mucho e incluso no sangrar externamente, pero sí internamente.

ACTUACIÓN
  • ¿Qué debemos hacer?
      • Parar la hemorragia si existe.
      • Aplicar frío local encima de la lesión. Si utilizamos hielo, que esté protegido. Si no tenemos hielo, podemos utilizar una bolsa de frío químico.
      • También debemos valorar otras lesiones más profundas.
      • Controlaremos el estado de consciencia y actuaremos en consecuencia. Delante de cualquier alteración o anomalía, llamaremos al 112.
  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Aplicar hielo durante mucho tiempo. Nunca deberíamos dejar el hielo más de 20 minutos seguidos.
      • Aplicar frío directamente sobre la lesión, el frío ha de estar protegido.
      • No deberíamos dar ningún tipo de medicación sin indicación médica.

TRAUMATISMOS 
QUE AFECTAN LA CABEZA
(TRAUMATISMOS CRANEALES)


Todas las lesiones craneales pueden ser graves y requieren una valoración adecuada, ya que pueden derivar en una alteración de la conciencia.



Un traumatismo craneal puede producir conmoción cerebral, que es una pérdida breve de conciencia seguida de una recuperación total.

Algunos traumatismos craneales pueden producir afectaciones más graves a nivel cerebral que pueden derivar en lesiones importantes y mortales. De aquí la importancia de saber reconocer los signos y síntomas de alerta en los traumatismos craneales.
  • Signos y síntomas de alerta
      • Alteración de la conciencia o cambios de conducta, que pueden ser transitorios.
      • Pérdida de memoria de los hechos anteriores y/o posteriores al accidente.
      • Vómitos repetidos, y que se prolongan en el tiempo.
      • Dolor de cabeza.
  • Los signos y síntomas que nos indicarán gravedad son:
      • El empeoramiento de los signos anteriores o su persistencia.
      • Alteración de las pupilas:
        • Dilatación del tamaño de las pupilas.
        • Alteración de la simetría de las pupilas, es decir cada pupila tiene un tamaño diferente.
        • Ausencia de reflejo pupilar (no reaccionan a la intensidad de la luz).
      • Hemorragia por los orificios naturales de la cara (nariz, oído).
      • Aparición de hematomas alrededor de los ojos o detrás de las orejas.
      • Deformidad evidente de los huesos del cráneo o presencia de hematomas blandos en la cabeza, tanto de los adultos como de los lactantes.
      • Alteración de la respiración (respiración lenta con breves paradas).
      • Convulsiones.

Estos signos pueden aparecer inmediatamente, o cuando ya ha transcurrido algún tiempo desde el traumatismo.

Por este motivo, es muy importante que las víctimas que han padecido, o se sospeche que han padecido, un traumatismo craneal, sean valoradas por un facultativo.

ACTUACIÓN
  • ¿Qué hemos de hacer?
      • Activar de forma inmediata la cadena de socorro. Llamar al 112.
      • Tranquilizar a la víctima e intentar convencerla de que no se mueva. Debemos recordar que la ayuda ya estará en camino.
      • Evitar el movimiento de la víctima; que no se mueva y que no la mueva nadie, protegiendo la columna cervical, si es posible.
      • Atención especial con los lactantes y niños/as. Aunque pesen poco y pensemos que los podemos manipular fácilmente, podríamos agravar más las lesiones si los movemos innecesariamente.
      • Controlaremos el estado de consciencia.
      • Si es necesario, reiniciaremos la RCP; colocaremos a la víctima cara arriba, impidiendo en la medida que sea posible los desplazamientos del cuello y la cabeza, y seguiremos la secuencia habitual (recordaremos que para evaluar y mantener abierta la vía aérea actualmente, en primeros actuantes, se aconseja realizar la maniobra frente-mentón o frente-barbilla).
  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Sujetar la cabeza y el cuello de la víctima contra su voluntad (si la víctima está nerviosa o agitada).
      • Mover a la víctima innecesariamente.
      • Dar de beber a la víctima.
      • Dejar marchar a la víctima.

TRAUMATISMOS EN LA CARA



Estas lesiones pueden ser importantes, tanto si implican lesiones en los ojos, boca y nariz como por su implicación en la función respiratoria y en los órganos sensoriales.

Las más habituales son las contusiones frontonasales o bucales, que ocasionan heridas en los labios, lengua, frenillo lingual o dientes.



Pero, en contusiones importantes y con independencia de si existen o no heridas más o menos graves, podemos encontrarnos con:
  • Una fractura de los huesos de la nariz, con hemorragia nasal.
  • Una fractura o fisuras de la mandíbula con pérdida de piezas dentales que requerirán mayor atención.
  • En impactos violentos (caída desde una altura igual o superior a la altura de la víctima, accidente de tránsito,...), posible lesión de la columna vertebral.


ACTUACIÓN
  • ¿Qué debemos hacer?
      • Llamar al 112.
      • Controlar el estado de consciencia.
      • Controlar las hemorragias, realizar compresiones con apósitos o un pañuelo limpio.
      • No palpar la cara enérgicamente.
      • Controlar la respiración y el nivel de consciencia.
      • Vigilar que no hayan piezas dentarias sueltas en el interior de la boca (guardar las piezas dentales, puede haber posibilidad de reimplantación).
      • Aplicar frío local (hielo envuelto en una pañuelo, frío sintético,...).
      • En impactos violentos (caída de una altura igual o superior a la altura del accidentado, accidente de tránsito,...) actuar como si hubiese lesión de columna.
  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Palpar la cara enérgicamente.
      • Dejar el frío local mucho tiempo. Nunca debemos dejar durante más de 20 minutos seguidos el frío local.
      • Aplicar el frío directamente encima de la lesión.

TRAUMATISMOS DE COLUMNA



La columna vertebral como conjunto de huesos no presenta un riesgo por la fractura misma, sino por la posible lesión que se pueda producir en la médula espinal.

  • CAUSAS
Las causas suelen ser muy variadas y diversas. Las más frecuentes son:
      • Caída sobre los pies o glúteos desde una cierta altura, caída desde una altura igual o superior a la altura del accidentado.
      • Golpes violentos sobre la columna (caída sobre la espalda, accidente de tránsito, accidente laboral, etc...)
      • Movimientos violentos y forzados de la columna (manipulación enérgica, elevación de grandes pesos, etc...)
      • Golpes directos en la cabeza.

  • SIGNOS Y SÍNTOMAS
      • Dolor no siempre muy intenso localizado en el punto de la lesión, a veces irradiado, o siguiendo el trayecto del nervio afectado.
      • Rigidez muscular (contractura).
      • Posibilidad de pérdida de la movilidad y/o de la sensibilidad de las extremidades, sobretodo de las extremidades inferiores.
      • Incontinencia de esfínteres (salida de orina o excrementos de forma involuntaria).
      • Puede haber dificultad respiratoria, por el hecho de que no funcionen los músculos torácicos, y la respiración se realice con la musculatura abdominal (diafragma).
      • En los hombres, erección intensa mantenida y dolorosa (priapismo).

ACTUACIÓN
  • ¿Qué debemos hacer?
      • Sospechar una posible lesión delante de un accidente que suponga un impacto violento con el cuerpo (caída de altura igual o superior a la altura del accidentado, accidente de tránsito,...).
      • Evitar el movimiento. Si la víctima está consciente, indicarle que NO se mueva.
      • Activar la cadena de socorro. Llamando al 112.
      • Abrigar a la víctima para evitar la pérdida de calor.
      • Controlar la respiración y el estado de consciencia.
      • En caso que sea necesario colocar a la víctima acostada de cara hacia arriba sobre una superficie dura y estable para practicar la maniobra de RCP. Se ha de proteger el eje cabeza-cuello-tronco-pelvis, y mantenerla alineada. Evitar desplazamientos del cuello o la cabeza. Recordar que para evaluar y mantener abierta la vía aérea actualmente se aconseja, para los primeros actuantes, realizar la maniobra frontal-barbilla o frente-mentón antes de evaluar y realizar las maniobras de RCP.

  • Para mantener el eje cabeza-cuello-tronco-pelvis alineado:
      • Tranquilizar a la víctima y pedirle que no se mueva.
      • Arrodillarnos por detras de la cabeza de la víctima.
      • Sujetar los dos costados de la cabeza con firmeza, colocando nuestras manos sobre las orejas (no las debemos cubrir totalmente).
      • Mantendremos la cabeza sujetando en posición neutra de manera que el eje cabeza-cuello-tronco-pelvis quede alineada.

  • ¿Qué no hemos de hacer?
      • Mover a la víctima, lo que quiere decir que es mejor no sacar a las víctimas de los vehículos en caso de accidente de tránsito, si no es por causa mayor (peligro de explosión, incendio, parada cardiorespiratoria,...).
      • No debemos dar de beber líquidos a la víctima bajo ningún concepto.
      • Trasladar nosotros mismos al accidentado, y mucho menos sin ninguna preparación y sin ningún medio que garantice la integridad del accidentado.

RECORDAR




Llamar al 112



Como en todas las lesiones óseas, 
los síntomas pueden aparecer más tarde,
y un mal criterio de actuación puede producir
una lesión mucho más importante o más grave.



La lesión ósea presenta inflamación y edema,
que pueden afectar el interior del canal medular
y originar una lesión de la médula.



Ante la duda o sospecha, 
debemos considerar que puede existir lesión.



Debemos evitar los movimientos innecesarios.



Si es necesario, iniciar la RCP,
Reanimación Cardio Pulmonar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario