miércoles, 29 de agosto de 2012

OSTEOPOROSIS


El término osteoporosis significa literalmente enfermedad de huesos porosos. El problema básico en este trastorno consiste en que la resorción ósea se realiza a ritmo más acelerado que la formación de hueso. 



En gran parte, ello se debe a la reducción del calcio corporal; es decir, el organismo absorbe de los alimentos cantidades menores de este elemento  que las que elimina en la orina, la material fecal y el sudor. 



La masa ósea disminuye a tal punto que los huesos se fracturan, en muchos casos de manera espontánea, al realizar cualquier esfuerzo mecánico cotidiano. Por ejemplo, el simple hecho de sentarse con demasiada rapidez puede ocasionar una fractura de cadera. 


En Estados Unidos, la osteoporosis causa más de 1 millón de fracturas anuales, principalmente en caderas, muñecas y vértebras. Esta enfermedad afecta todo el sistema esquelético. Además de las fracturas, ocasiona disminución del tamaño de las vértebras y de la estatura, encorvamiento y dolor óseo.



En Estados Unidos, más de 30 millones de personas sufren este trastorno, el cual afecta sobre todo a sujetos de edad madura y ancianos, que son mujeres en el 80% de los casos. 



Ellas lo padecen más que los varones por dos razones: sus huesos tienen menor masa que los del hombre y la producción femenina de estrógenos disminuye considerablemente con la menopausia, mientras que en los varones la secreción de testosterona, el principal andrógeno, se reduce de forma gradual y leve. Además del género, otros factores de riesgo son:
  • Los antecedentes familiares de la enfermedad;
  • Ser descendiente de europeos o asiáticos; 
  • Tener complexión corporal delgada o pequeña; 
  • Modo de vida sedentario;
  • Tabaquismo;
  • Dieta baja en calcio o vitamina D;
  • Tomar más de medio litro de bebidas alcohólicas al día;
  • Consumo de ciertos medicamentos.


En mujeres postmenopáusicas, el tratamiento de la osteoporosis puede consistir en la administración de estrógenos en dosis bajas o la reposición hormonal (con una combinación de estrógenos y progesterona, que es otro esteroide sexual). Dicha terapéutica ayuda a combatir la osteoporosis, pero también aumenta el riesgo de cáncer mamario en las mujeres. 



Afortunadamente se cuenta con el raloxifeno, un fármaco que produce en los huesos los mismos efectos benéficos que los estrógenos, pero no incrementa el riesgo de cáncer mamario. El alendronato es otro fármaco no hormonal que bloquea la resorción ósea por los osteoclastos y también se usa para tratar la osteoporosis.



Quizás el aspecto más importante sea la prevención. El consumo adecuado de calcio y el ejercicio con apoyo del peso corporal antes de la vejez resultan más benéficos para las mujeres que los medicamentos y complementos de calcio cuando se llega a dicha edad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario