viernes, 3 de agosto de 2012

PAUTAS PARA SOBREVIVIR EN EL MUNDO DE HOY

LA FÓRMULA ES APLICAR EL PODER QUE TIENE EL PENSAMIENTO, APRENDER DIVIRTIÉNDOTE Y PROFUNDIZAR EN LO QUE TE APASIONA




Uno de los grandes descubrimientos de la neurología moderna ha sido la posibilidad de incidir directamente, mediante la pura experiencia individual, sobre la estructura cerebral. Todo el mundo se reía -y en primer lugar los propios científicos-, cuando se apuntaba hace muy pocos años a esa posibilidad.

Los experimentos de la Universidad de Harvard han demostrado cómo la corteza motora del cerebro respondía a los esfuerzos mentales -estrictamente mentales o de pensamiento-, para ejercitar el piano. Resulta que lograban resultados muy parecidos los alumnos que interpretaban al piano ejercicios musicales y los estudiantes que, sin sacar las manos de los bolsillos pero poniendo no menos atención, interpretaban mentalmente los mismos ejercicios.

El experimento inicial había sido elaborado en Columbia con un grupo de niños de entre 4 y 10 años sometidos a una prueba similar pero distinta; en este caso, se les pedía que no sucumbieran a la tentación de comerse un bombón que su maestra les dejaba sobre el pupitre antes de abandonar la vigilancia de la clase durante 20 minutos. Era muy divertido ver las extorsiones, los gestos inesperados, las miradas atrás para cerciorarse de que la maestra no estaba viendo los relamidos del bombón prohibido. El resultado consistió en comprobar en la adolescencia de los que habían sabido controlar sus propios instintos cuando eran pequeños, hasta qué punto su experiencia individual -el control para no sucumbir al frenesí de la tentación- les garantizaba una adolescencia pacífica. Se podía educar a la infancia, hasta cambiar la estructura cerebral, aplicando la experiencia individual. Es sorprendente descubrir que a través de la actividad mental se puede cambiar el cerebro; la simple iniciativa mental por la vía de la meditación o terapias cognitivas puede alterar el funcionamiento de circuitos neurológicos específicos. El resultado es que podemos desarrollar una conciencia social netamente mayor, más sensibilidad frente a nuestros sentimientos y sensaciones corporales y un carácter más positivo.




En definitiva, por primera vez hemos podido comprobar que mediante el aprendizaje mental se pueden alterar las normas de comportamiento cerebral y su propia estructura, hasta pergeñar una nueva definición de la estructura emocional. El pensamiento puro, solo el hecho de pensar, cambia el espacio que la corteza motora dedica a una función determinada. Se trata del primer mandamiento del comportamiento moderno, que arranca de la conciencia del poder dentro de uno mismo.




Diferentes investigadores han detallado distintos estados emocionales para someterlos a un aprendizaje que les acerque al punto de equilibrio y les aleje de las situaciones anormales. Es relativamente fácil elegir cuáles son esos estados de ánimo, porque las pruebas efectuadas en distintos lugares dan un resultado similar.




En segundo lugar, es imperativo aceptar el valor de conciliar entretenimiento y conocimiento. ¿Cuál es el primer requisito para que un bebé desarrolle su curiosidad frente a un ordenador? "Que se divierta", es la respuesta. En el inicio está la alegría de algo que produce placer y que lleva a explorarlo. Hemos aprendido demasiado tarde la aberración del famoso principio de que la letra con sangre entra. Lo imperativo es conciliar entretenimiento y conocimiento. Sin el primero no entra el segundo.




En tercer lugar, es imprescindible profundizar en el conocimiento de lo que nos embelesa hasta poder controlarlo. Es bueno descubrir lo que nos conmueve o emociona, pero resulta indispensable una vez lo conocemos trabajar sin parar hasta controlarlo. ¿O creía alguno que se podía llegar a controlar su propio elemento, sin profundizar mediante el estudio y el trabajo en todos y cada uno de sus resortes?



Autor: Eduard Punset Casals. (Barcelona, 1936) es abogado, economista y comunicador científico. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Madrid y máster en Ciencias Económicas por la Universidad de Londres. Ha sido redactor económico de la BBC, director económico de la edición para América Latina del semanario The Economist y economista del Fondo Monetaria Internacional en los Estados Unidos y en Haití. Como especialista en temas de impacto de las nuevas tecnologías, ha sido asesor de COTEC, profesor consejero de Marketing Internacional en ESADE, presidente del Instituto Tecnológico Bull, profesor de Innovación y Tecnología del Instituto de Empresa (Madrid), presidente de Enher, subdirector general de Estudios Económicos y Financieros del Banco Hispanoamericano y Coordinador del Plan Estratégico para la Sociedad de la Información en Catalunya. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario