sábado, 25 de agosto de 2012

TRATAR LA ADICCIÓN A LA DROGA

Científicos de la Universidad de Stanford aplicaron la optogenética en ratones que habían consumido cocaína y consiguieron revertir su estado.



Gracias a la estimulación lumínica, Christian Lüscher, investigador de la Universidad de Ginebra (Suiza), ha analizado los cambios neuronales que se producen durante el consumo de drogas y ha demostrado la eficacia de un tratamiento contra la adicción en un modelo animal. El científico participó en la sesión sobre recompensa, toma de decisiones y redes motoras en el congreso de la Federación Europea de Sociedades de Neurociencia (FENS) celebrado en Barcelona. Todas las ponencias llevaban el sello de Karl Deisseroth, investigador de la Universidad de Stanford (EEUU.) y uno de los padres de la técnica. "La optogenética no es la única metodología, pero comenzamos a aprovechar todo su potencial", dijo a SINC Robert C. Malenka, científico de Stanford. El equipo de Lüscher ha demostrado que las drogas dejan huella en el cerebro y provocan cambios en la conducta. A partir de la luz, el trabajo también ha conseguido activar células nerviosas de ratones sin fármacos, solo por manipulación optogenética. En el experimento, las conexiones neuronales de los ratones cambiaron por efecto de la cocaína y les provocaron los comportamientos compulsivos típicos de la adicción, pero después las conexiones se pudieron restaurar. "Primero suministramos cocaína a los ratones para potenciar determinadas conexiones neuronales y cambiar su conducta. Después, estimulándoles con luz, conseguimos normalizar sus sinapsis de nuevo y debilitar la comunicación neuronal hasta los niveles iniciales", concluyó Disseroth.



Los efectos secundarios deben ser menores, pero aún no pueden asegurarlo. El calor de la luz y los daños en el material genético pueden influir a largo plazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario