lunes, 3 de septiembre de 2012

HUESOS CRANEALES (IV)

OCCIPITAL




El occipital forma la parte posterior y una buena porción de la base del cráneo. 



El agujero occipital o magno se sitúa en la parte inferior de este hueso. A través de dicho agujero, el bulbo raquídeo (parte inferior del encéfalo) se une a la médula espinal. También lo cruzan las arterias vertebral y raquídea. 



Los cóndilos del occipital son apófisis ovales de superficie convexa, uno a cada lado del agujero occipital. Se articulan con depresiones en la primera vértebra cervical para formar la articulación occipitoatlántica o atlantooccipital. Arriba de cada cóndilo, en la cara inferior del cráneo, se halla el agujero condiloideo anterior.

INTERNAL


La protuberancia occipital externa es una prominencia significativa en la cara posterior del hueso, justo arriba del agujero occipital. 



Cada uno de nosotros podemos palpar esta estructura como una saliente notoria en la nuca, justo arriba del cuello. Un ligamento fibroso, elástico y largo, el ligamento cervical posterior, que ayuda a sostener la cabeza, va desde dicha protuberancia hasta la séptima vértebra cervical. 



También desde esta prominencia, se extienden en sentido lateral las dos líneas curvas occipitales superiores, y bajo ellas, las dos líneas curvas occipitales inferiores, que son áreas de inserciones musculares. 



Es posible ver partes del occipital y estructuras circundantes en la vista inferior del cráneo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario