viernes, 12 de octubre de 2012

ASEPSIA Y DESINFECCIÓN

GÉRMENES



Son elementos vivos microscópicos que nos rodean. De acuerdo con la manera que afectan a nuestra salud, podemos hablar de gérmenes simbióticos, cuando conviven con nosotros y no nos provocan ningún proceso infeccioso; y de gérmenes patógenos, cuando, una vez se encuentran en nuestro organismo, se desarrollan y provocan procesos infecciosos.

Estos gérmenes pueden ser de diferentes tipos:
  • Bacterias: son seres unicelulares que viven aislados y provocan enfermedades como el cólera, las tos ferina, el tétanos, el tifus, la tuberculosis, etc...
  • Hongos: son seres pluricelulares que tienden a agruparse y provocan las enfermedades llamadas micosis.
  • Protozoos: son el primer escalón de la vida animal. Unicelulares, más grandes que las bacterias, como las amebas y los esporozoitos. Causan enfermedades como la malaria y el paludismo.
  • Virus: son seres vivos tan extremadamente pequeños que para ser observados es necesario el microscopio electrónico. Para reproducirse se han de introducir en otro organismo (célula), y provocan enfermedades como la gripe, la viruela, la poliomielitis, la rabia, el sida y la hepatitis.


La introducción de estos gérmenes en nuestro organismo puede realizarse a través de un orificio natural (boca, nariz,...) que no esté en condiciones óptimas (enfriamiento, sequedad,...), o bien a través de la piel, mediante una lesión o herida.

INFECCIÓN



Es la penetración de microorganismos patógenos al interior del cuerpo humano, a través de una puerta de entrada (heridas, boca, nariz,...), que lesionan el organismo mediante toxinas. Por este motivo, debemos tener cuidado en la higiene de las puertas de entrada (limpieza de dientes y boca, limpieza de heridas,...). Si, aún así, los gérmenes entran en el organismo, se desarrollan unos procesos de respuesta para eliminar el llamado proceso de infección, que en algunos casos da lugar a la formación de un exsudado cremoso, denso, homogéneo, generalmente de color amarillo, amarillo-verdoso, y a veces verde o azul, llamado pus.

SEPSIA O SEPTICEMIA

Infeción necrosante de tejidos blandos de la pared abdominal inferior causando sepsis. Desbridamiento operativo requerido para el control del origen infeccioso.

Es la situación provocada cuando los gérmenes y las toxinas que estos secretan llegan al torrente sanguíneo, de manera que se reproducen en la sangre y se reparten por todo el organismo.


SEPTICEMIA


ASEPSIA

Significa ausencia de sepsia o septicemia, es decir, ausencia de gérmenes patógenos.




Por su diversidad, en la prestación del soporte de la asistencia sanitaria inmediata sólo podemos actuar sobre los gérmenes que se pueden introducir a través de la piel, o sea evitar la infección a través de una herida, y disminuir el riesgo de infección de la persona que da el soporte.

El resto de infecciones quedan contrarrestadas por las vacunaciones que por norma todo el mundo ha pasado desde el momento de nacer, dentro de las campañas de vacunación que están integradas en el Plan de Salud.

SÍNTOMAS DE UNA INFECCIÓN




Los síntomas de infección que puede presentar una herida son los siguientes:
  • Inflamación de los bordes.
  • Enrojecimiento del contorno de la herida.
  • Calor local.
  • Dolor.
  • Sensación de pinchazos en la herida.
Si la infección es avanzada:
  • Exsudado en la herida de color amarillo verdoso.
  • Fiebre.
  • Malestar general.

MÉTODOS DE DESINFECCIÓN 
Y ESTERILIZACIÓN



  • ANTISÉPTICOS
Son sustancias que destruyen los gérmenes. Los más comunes son los siguientes:
    • Yodo: antiséptico que una vez aplicado, dada su fijación, continúa actuando. Lo podemos encontrar en diversas presentaciones:
      • Alcohol yodado: sólo es indicado para superficies de piel íntegra. Tiene un color oscuro. Por la evaporación propia del alcohol, puede quedar modificada la concentración y provocar un efecto irritante en la piel o algún tipo de alergia.
      • Povidona yodada: se puede emplear sobre heridas y mucosas. También tiene un color oscuro, pero menos que el anterior. No se altera por evaporación, por tanto es más estable y da menos complicaciones. La coloración que deja sobre las heridas se puede limpiar muy fácilmente.
    • Alcohol de 70º: es mucho más desinfectante que el de 96º. A causa de la irritación que provoca no es aconsejable su uso sobre heridas, pero sí sobre superficies y para las manos de cualquier personal sanitario.
    • Clorhexidina: antiséptico no coloreado que podemos utilizar sobre heridas y mucosas.
    • Agua oxigenada: es un buen hemostásico (ayuda a la coagulación de la sangre en las heridas). Se ha de cerrar muy bien la botella para evitar la desnaturalización y pérdida de su eficacia.
    • Mercurocrom: antiséptico de color muy fuerte y con fuerza fijación. Su uso por el personal sanitario es poco aconsejable, por la tinción que hace sobre las heridas.
    • Jabón ácido líquido: por su acidez impide que se reproduzcan los gérmenes. Es muy estable, no tiene fecha de caducidad y se encuentra fácilmente al alcance de todo el mundo.



  • ESTERILIZACIÓN
Es el método que se utiliza para eliminar los gérmenes de los objetos que se han de usar en el mundo sanitario (tijeras, pinzas, material quirúrgico,....):
    • Ebullición: inmersión durante 20 minutos como mínimo en agua hirviendo. Tiene algunos inconvenientes: la disponibilidad, el tiempo de espera y su enfriamiento posterior.
    • Quemar: se trata de exponer el instrumental a la llama de alcohol dentro de un recipiente. Tiene el inconveniente del enfriamiento posterior y la pérdida de corte de las tijeras.
    • Contacto con formol sólido: se mantiene el material en un recipiente con este producto un mínimo de 24 horas. Tiene el inconveniente de las posibles reacciones urticantes sobre las heridas.


Existen otros métodos más sofisticados, pero estos son sólo unos de los más utilizados por el personal sanitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario