viernes, 5 de octubre de 2012

EL PARTO


Generalmente el nacimiento se produce de forma natural y es un proceso largo, por lo que suele haber tiempo suficiente para llevar a la mujer en estado de gestación al hospital. También debemos tener en cuenta que el proceso del embarazo es largo y las mujeres se preparan con tiempo para este hecho, tan importante en sus vidas.

Pero si se diese el caso, poco habitual, que el parto se produjese inesperadamente, con rapidez, y no hay tiempo para que la mujer llegue al hospital, deberíamos estar preparados para actuar.

Nuestra misión será atender las necesidades de la madre, y ocuparnos tanto de ella como del recién nacido.



El parto consta de tres fases:

1ª fase: Tanto el cuerpo de la mujer como el del bebé se preparan para el nacimiento; comienzan las contracciones; el cuello del útero se dilata y se expulsa el líquido amniótico (lo que se suele llamar "romper aguas"), que puede salir de golpe o poco a poco.



2ª fase: La madre experimenta contracciones frecuentes y fuertes; se encuentra totalmente dilatada y siente la necesidad de empujar. Generalmente, el nacimiento se produce de forma natural. La cabeza del bebé sale por la obertura vaginal (vulva) y se produce la expulsión total del cuerpo del bebé.



3ª fase: Se expulsa la placenta y el cordón umbilical; esta fase no es instantánea después del parto, si no que suele ocurrir más tarde (aproximadamente después de unos 20 minutos). Puede ocurrir que haya hemorragia del útero.



ACTUACIÓN

  • ¿Qué debemos hacer?
      • Llamar al 112; informar de lo que está sucediendo y en qué momento del parto se encuentra. Debemos seguir las instrucciones que nos vayan dando.
      • Colocar a la mujer en la posición en la cual se encuentre más cómoda; la posición más recomendable es tumbada sobre el lado izquierdo, ya que esto permite una mejor circulación de la sangre tanto a la madre como al feto.
      • No perder la calma y tranquilizar a la mujer en todo momento; de esta manera ella podrá realizar las técnicas que ha aprendido, en las clases preparto, para este momento.
      • Preparar un mínimo de material necesario:
        • Guantes de un sólo uso y una máscara para cubrirnos la boca y la nariz.
        • Bolsa de plástico, recipiente con agua caliente para la limpieza, toallas limpias y una manta.
      • Cuando el nacimiento sea inminente, colocar a la madre semitumbada con las rodillas flexionadas, las plantas de los pies bien apoyadas en el suelo, para poder empujar fuerte, y con la espalda y los hombros bien apoyados.
      • Limpiar la zona genital con agua y jabón de arriba hacia abajo. Deberéis estar preparados para volverlo a hacer en caso que con los esfuerzos orine o defeque involuntariamente.
      • Procurar que haya el mínimo de personas posible en el lugar de los hechos. Pero no echar a nadie fuera que la madre desee tener a su lado.
      • Comprobar que haya ninguna pieza de ropa que pueda interferir en el nacimiento. Cubrir a la madre con una manta o una sábana.
      • Cuando la cabeza del recién nacido haya salido, recomendar a la madre que deje de empujar. Cuando aparezcan los hombros, prepararos para coger al bebé, ya que entonces saldrá más rápido.
      • Coger al bebé, secarlo con suavidad y entregárselo a la madre. El bebé comenzará a llorar.
      • Envolver al bebé con ropa limpia y una mantita, y cubrirle toda la cabeza. No se ha de enfriar.
      • Cuando la madre expulse la placenta y el cordón umbilical, recogerlos y conservarlos en una bolsa de plástico. El cordón umbilical se ha de pinzar.
      • Dar agua caliente y toallas limpias a la madre para que se pueda limpiar; ayudarla si es necesario.
      • La posición de espera de la madre después del parto será con las piernas estiradas, entrecruzadas y ligeramente elevadas.
    • Prepararos por si:
      • Cuando salga la cabeza del bebé, existen restos de una membrana que le cubre la cara. Retirarla con mucho cuidado.
      • El cordón umbilical está enrollado al cuello. Comprobar que esté flojo, desenrollarlo con mucho cuidado y después sacarlo por la cabeza.
      • Si cuando nace el bebé no llora, comprobar la vía aérea y la respiración. Limpiar con suavidad los mocos de la cavidad bucal. Podéis estimular al bebé rozándole las plantas de los pies, la espalda o el tórax. Estar siempre preparados para hacer una RCP si es necesario.
      • Al expulsar la placenta se puede producir una hemorragia vaginal intensa. Un masaje suave bajo el ombligo ayuda a contraer el útero y parar la hemorragia.

  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Perder la calma.
      • Que la madre coma, ya que podría vomitar.
      • Tensar la cabeza o los hombros del bebé durante el nacimiento.
      • Tensar el cordón umbilical.
      • Cortar el cordón umbilical.
      • Lavar al bebé o eliminar las sustancias que cubren la piel del mismo, ya que tienen una función protectora.
      • Exponer al bebé a corrientes de aire, no abrigarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario