miércoles, 3 de octubre de 2012

LESIONES POR EXCESO DE FRÍO

FACTORES QUE FAVORECEN EL ENFRIAMIENTO


Cuando la temperatura ambiental baja, nuestro organismo reacciona provocando una contracción de los vasos sanguíneos (vasoconstricción), hecho que limita la aportación de sangre a la zona periférica, con lo cual se consigue que la pérdida de calor sea menor.



Existen factores que favorecen este enfriamiento: pueden ser ambientales (humedad y viento) o personales (edad de la víctima, desnutrición, tabaquismo, consumo de alcohol, vestuario inadecuado,...).

HIPOTERMIA



Ante una temperatura exterior baja, nuestro organismo reduce la aportación de sangre a la capa más externa e intenta mantener la temperatura de los órganos vitales.



Entonces, los músculos de la cara, los brazos y las piernas recurren a un mecanismo de tipo reflejo para facilitar la calor, provocando pequeñas contracciones involuntarias (temblores, tiriteras) para producir calor a causa del movimiento. Estas contracciones involuntarias consumen parte de los materiales de reserva de energía que dispone nuestro organismo. Pero esta ayuda es limitada y se agota, de manera que el cuerpo comienza a enfriarse en la parte más interna.

Por debajo de los 35 ºC de temperatura corporal las contracciones musculares se paran, se pierde el estado de consciencia normal, la respiración se vuelve más lenta y el ritmo cardíaco se hace más débil, hasta que puede llegar a pararse.



SIGNOS Y SÍNTOMAS


  • Cambios en el comportamiento de la persona.
  • Alteración de la consciencia, falta de respuesta a preguntas, actitud ausente o distraída, alteración del diálogo y dificultad para articular palabras. Se puede llegar a la pérdida de consciencia.
  • Paso lento e inestable, con caídas frecuentes.
  • Rigidez de las extremidades.


  • Palidez de la piel y las mucosas, con zonas azuladas.


ACTUACIÓN


  • ¿Qué debemos hacer?
      • Avisar al 112.
      • Controlar el estado de consciencia. Prepararse para iniciar la RCP (Reanimación Cardio Pulmonar).
      • Trasladar la víctima a un lugar cerrado, seco y caliente.
      • Cambiarle la ropa mojada o húmeda por ropa seca.
      • Aportarle calor externa, comenzando por la parte exterior del cuerpo. Hemos de conseguir un calor gradual, ya que si se hace de forma brusca los vasos sanguíneos se dilatan demasiado deprisa y cuando la sangre llega a los músculos, que aún están fríos, provocan un nuevo descenso de la temperatura corporal y ocasionan daños más graves.
      • Si la víctima está consciente podemos darle líquidos calientes azucarados.
      • Mantener a la víctima en reposo.

  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Darle bebidas alcohólicas.
      • Provocarle bruscos cambios de temperatura (calentarla bruscamente).
      • Dejarla con la ropa húmeda o mojada.
      • Permitirle que fuma.
      • Hacerle friegas con alcohol o bálsamos reconfortantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario