domingo, 14 de octubre de 2012

MASA ATÓMICA - IONES - MOLÉCULAS Y COMPUESTOS

La unidad estándar para medir la masa de los átomos y sus partículas subatómicas es el dalton, también conocido como unidad de masa atómica (uma). Un neutrón tiene una masa de 1,008 dalton y un protón posee una masa de 1,007 dalton. La masa de un electrón es de 0,0005 dalton, es decir casi 2.000 veces menor que la masa de un neutrón o de un protón. La masa atómica (también denominada peso atómico) de un elemento es un promedio de la masa de todos sus isótopos presentes en forma natural. En forma típica, la masa atómica de un elemento es cercana al número de masa de su isótopo más abundante.



Los átomos de un elemento tienen el mismo número de protones. Los átomos de cada elemento pierden, ganan o comparten sus electrones de una manera característica cuando interactúan con otros átomos. La forma en que se compartan los electrones hace que los átomos se encuentren en el cuerpo como partículas con carga eléctrica o iones, o que se unan entre sí para formar combinaciones complejas denominadas moléculas. Si un átomo cede o gana electrones, se convierte en un ión. Un ion es un átomo con carga positiva o negativa puesto que tiene un número desigual de protones y electrones. La ionización es el proceso de ceder o ganar electrones. El ion de un átomo se representa escribiendo su símbolo químico seguido del número de cargas positivas (+) o negativas (-) que tiene. Por ejemplo, Ca2+ indica que el ion calcio tiene dos cargas positivas porque cedió dos electrones.

Cuando dos o más átomos comparten electrones, el resultado de esta combinación se denomina molécula. La fórmula molecular indica los elementos y el número de átomos de cada elemento que constituyen una molécula. Una molécula puede estar formada por dos átomos del mismo elemento, como ocurre con la molécula de oxígeno. 

Molécula de oxígeno (O2)

La fórmula molecular de una molécula de oxígeno es O2. El subíndice 2 indica que la molécula contiene dos átomos de oxígeno. Una molécula puede estar formada también por dos o más tipos distintos de átomos, como ocurre con la molécula de agua (H2O). En el H2O un átomo de oxígeno comparte sus electrones con dos átomos de hidrógeno.

Un compuesto es una sustancia que contiene átomos de dos o más elementos distintos. La mayoría de los átomos del cuerpo se hallan formando compuestos. Por ejemplo, el agua (H2O) y el cloruro de sodio (NaCl), la sal de mesa, son compuestos. En cambio, una molécula de oxígeno (O2) no es un compuesto porque está constituida por dos átomos del mismo elemento.

Un radical libre es un átomo o un grupo de átomos cargados eléctricamente con un electrón no apareado en capa más externa. Un ejemplo común de un radical libre es el superóxido, que se forma por el agregado de un electrón a una molécula de oxígeno.


La presencia de un electrón no apareado hace que el radical libre sea inestable, muy reactivo y dañino para las moléculas vecinas. Los radicales libres se tornan estables cuando ceden su electrón no apareado o cuando captan un electrón de otra molécula. En este proceso, los radicales libres, pueden destruir importantes moléculas del cuerpo.

RADICALES LIBRES 
SUS EFECTOS SOBRE LA SALUD



En el cuerpo humano son muchos los procesos que pueden generar radicales libres, como la exposición a las radiaciones ultravioletas del sol, la exposición a los rayos X y algunas reacciones que tienen lugar durante los procesos metabólicos normales. Ciertas sustancias nocivas, por ejemplo, el tetracloruro de carbono (un solvente utilizado en la industria de la tintorería), también dan origen a radicales libres cuando participan en reacciones metabólicas en el organismo. Entre los múltiples trastornos, enfermedades y estados asociados con los radicales libres derivados del oxígeno están el cáncer, la aterosclerosis, la enfermedad de Alzhéimer, el enfisema, la diabetes mellitus, las cataratas, la degeneración macular, la artritis reumatoidea y el deterioro asociado con el envejecimiento. Se piensa que aumentar el consumo de antioxidantes, sustancias que inactivan a los radicales libres derivados del oxígeno, puede disminuir el ritmo de deterioro ocasionado por éstos. Algunos de los antioxidantes de importancia en la dieta son el selenio, el cinc, los betacarotenos y las vitaminas C y E.



No hay comentarios:

Publicar un comentario