miércoles, 10 de octubre de 2012

PROMOCIÓN DE LA SALUD




"Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar en el futuro las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle"

Sócrates (filósofo griego)


A groso modo, podemos definir la promoción de la salud como el conjunto de medios y estrategias encaminadas a procurar la adopción de unos hábitos de vida saludables.



Este concepto está ligado al de Educación para la Salud, que Costa y López (1997) conciben como "un proceso planificado y sistemático de comunicación y de enseñanza-aprendizaje orientado a hacer fácil la adquisición, elección y mantenimiento de las prácticas saludables, y a hacer difíciles las prácticas de riesgo". En este sentido, la Educación para la Salud es una estrategia inherente a la promoción de la salud.



A las alturas del siglo XXI, una concepción moderna de la promoción de la salud debe tener como objetivo no sólo conseguir una vida sana, sino también lograr que la enfermedad se afronte de forma adecuada y se conviva con ella de forma aceptable. Es decir, también es importante una Educación para la Enfermedad, pues la enfermedad convive interrumpida o ininterrumpidamente con el ser humano desde que se nace o incluso antes. Por ello, en el correcto tratamiento y cuidados del enfermo, deben incluirse aquellas medidas que contribuyan a recobrar o mejorar su estado de salud, a prevenir recaídas, y a favorecer su calidad de vida y la de quienes le rodean.


La actual preocupación que la sociedad moderna muestra por la salud puede llevar a caer en el error de considerarla más como un fin (alcanzar ese bienestar utópico) que como un medio (vivir encontrándose bien). 



Actualmente, los medios de comunicación y las tendencias estéticas del culto al cuerpo, bajo las que subyacen sabrosos intereses económicos, parecen orientar el logro de la salud como si de una meta se tratara. Esta concepción comporta un peligro al identificar la adopción de hábitos saludables como un sacrificio que nos obligue a renunciar a muchos placeres de la vida que creamos insalubres. El empeño por vivir saludablemente no debe implicar la separación entre salud y calidad de vida.



El objetivo último de la promoción de la salud es que vivamos mejor y no, únicamente, prolongar los años de vida.

La Promoción de la salud es un concepto abierto, amplio y dinámico que compromete numerosas áreas e instrumentos para conseguir vivir mejor:

PROMOCIÓN DE LA SALUD:
  • Educación para la salud.
      • Conductas saludables.
  • Educación para la enfermedad.
      • Conducta de afrontamiento.
      • Apoyo psicológico.
  • Servicios Sociosanitarios.
      • Asistencia.
      • Prevención.
  • Entorno saludable.
      • Conservación y promoción de recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario