martes, 2 de octubre de 2012

URGENCIAS POR ALTERACIONES EN LA TERMOREGULACIÓN

LESIONES POR EXCESO DE CALOR



Nuestro organismo dispone de la capacidad termodinámica de mantener la temperatura corporal de forma constante, alrededor de los 37 grados, con independencia de la temperatura del exterior, y puede soportar cambios externos de la temperatura ambiental de 100 grados (de -50 a +50 ºC).

El cuerpo humano conserva su temperatura y mantiene el equilibrio entre la producción y la eliminación de calor. En la piel hay distribuidas unas terminaciones nerviosas que transmiten al cerebro la temperatura del exterior.

LA TEMPERATURA CORPORAL

Cuando exponemos nuestro cuerpo a temperaturas ambientales elevadas, el organismo pone en marcha dos mecanismos fisiológicos para mantener constante la temperatura corporal: el aumento de la circulación de la sangre próxima a la piel y la sudoración.

Pero si la exposición a la calor es prolongada, la temperatura ambiental es muy elevada y estos mecanismos no son suficientes o actuamos durante un tiempo excesivo, se pueden producir trastornos de diferente gravedad, sobretodo por la pérdida continuada de líquidos y sales minerales, lo que provoca diferentes grados de DESHIDRATACIÓN.

TIPOS
              • Rampas.
              • Insolación.
              • Golpe de calor.

RAMPAS



Es el trastorno por calor más leve de todos y suele ser el primer signo de falta de adaptación a la temperatura ambiental. Con la sudoración, perdemos una gran cantidad de agua y sales minerales, y eso provoca que nuestros músculos pierdan capacidad de recuperación durante la actividad o el esfuerzo.



  • SIGNOS Y SÍNTOMAS
      • Se producen contracturas dolorosas, especialmente en piernas, músculos y abdomen.

  • ACTUACIÓN
      • ¿Qué debemos hacer?
        • Una persona con rampas ha de reposar temporalmente a la sombra.
        • Beber agua fresca abundante o bebidas isotónicas o glucosadas.
        • Si la rampa se produce en una pierna o en un brazo, podemos hacerle un masaje ligero o estirar la pierna o el brazo para favorecer la recuperación del músculo.
        • Una vez recuperado, la víctima habrá de moderar su actividad, evitando las situaciones agotadoras, y continuar bebiendo líquidos abundantes.
      • ¿Qué no debemos hacer?
        • Continuar la actividad con la misma intensidad.
        • Tomar bebidas muy frías.

INSOLACIÓN



La insolación es un trastorno más grave que las rampas. Aparece después de una exposición muy prolongada al sol o bien durante un ejercicio o trabajo físico extenuante en un ambiente muy caluroso. Concretamente, consiste en un agotamiento por calor o deshidratación extrema, en que la pérdida de agua y sales no afecta sólo a uno o más músculos (como en las rampas) sino a todo el organismo.



  • SIGNOS Y SÍNTOMAS
      • Temperatura corporal generalmente elevada.
      • Piel caliente, húmeda y enrojecida.
      • Sudoración abundante.
      • Dolor de cabeza y, a veces, rigidez cervical.
      • Náuseas.
      • Visión borrosa.
      • Cansancio, agotamiento.



  • ACTUACIÓN
      • ¿Qué debemos hacer?
        • Trasladar a la persona accidentada a un lugar fresco y a la sombra.
        • Mantenerla en posición cómoda y confortable.
        • Facilitarle la respiración.
        • Refrescarle el cuerpo por medio de compresas húmedas, especialmente en las zonas donde los principales vasos sanguíneos pasan próximos a la piel, que es donde se produce un elevado intercambio de calor: cuello, pecho, axilas e ingles.
        • Ventilar para crear un poco de corriente de aire.
        • Si está consciente, darle mucha agua fresca para beber.
        • Si las molestias son fuertes, consultar un servicio sanitario. Avisar al 112.
      • ¿Qué no debemos hacer?
        • Permitir que continúe la actividad.
        • Refrescar a la víctima con agua helada.
        • Darle bebidas muy frías.
        • Dejar a la víctima expuesta al sol.
        • Darle bebidas alcohólicas.


GOLPE DE CALOR



Es el trastorno por calor menos frecuente, pero el más grave. En caso de insolación prolongada, el organismo es incapaz de adaptarse a un aumento tan fuerte de calor, los mecanismos de termoregulación son insuficientes y se detienen; la prioridad es enviar sangre al cerebro. El golpe de calor es una urgencia que precisa de una actuación rápida.


  • CAUSAS
      • Una insolación prolongada o un ejercicio o trabajo físico extenuante en un ambiente muy caluroso por efecto del sol o foco de calor. Si el ejercicio es muy intenso, la persona no está habituada, y va muy abrigada, se puede dar incluso con temperaturas ambientales bajas.
      • Trabajar en ambientes térmicos elevados y/o con un porcentaje de humedad elevado.
      • Alteraciones bruscas de temperaturas.

  • SIGNOS Y SÍNTOMAS
      • Piel caliente, seca y enrojecida.
      • Alteraciones de la consciencia.
      • Pulso rápido y débil.
      • Respiración rápida y superficial.
      • Convulsiones.

  • ACTUACIÓN
      • ¿Qué debemos hacer?
        • Llamar al 112.
        • Trasladar a la víctima a un lugar fresco y a la sombra.
        • Refrescar el cuerpo de la víctima con compresas mojadas, especialmente en la zonas en que los principales vasos sanguíneos pasan próximos a la piel, que es donde se produce un elevado intercambio de calor: cuello, pecho, axilas e ingles.



        • Ventilar con el objeto de crear corriente de aire.
        • Si la persona está consciente, darle agua fresca para beber.
        • Si tiene convulsiones:
          • Crear un entorno seguro para la víctima (apartar objetos peligrosos, ponerle un cojín bajo la cabeza,...).
          • Aseguraros de la obertura de la vía aérea.
          • Controlar su respiración.
          • Colocar a la víctima en posición lateral de seguridad cuando se pare la convulsión.
      • ¿Qué no debemos hacer?
        • Refrescar a la víctima bruscamente (mojarla con agua helada o bolsas de hielo).
        • Darle agua excesivamente fría.
        • Permitir que siga expuesta a la fuente de calor.
        • Si convulsiona
          • Introducir objetos o nuestros dedos en la boca de la víctima.
          • Sujetarla con fuerza por las extremidades; debemos dejar que la crisis evolucione.


No hay comentarios:

Publicar un comentario