lunes, 1 de octubre de 2012

VÓMITOS Y DIARREAS



Generalmente son consecuencia de una irritación del aparato digestivo que puede estar producido por:
  • Comidas pesadas o inusuales.
  • Comidas en mal estado.
  • Intolerancia a algún alimento o componente (lactosa,...).
  • Ingestión de alcohol.
  • Relacionado con medicamentos (efectos secundarios).
  • Reacción alérgica.


El vómito y la diarrea pueden presentarse juntos o por separado. Las dos situaciones provocan pérdida de líquidos y sales, y pueden provocar deshidratación. Si se presentan juntos aumenta el riesgo.



Debemos dedicar especial atención a las niñas, niños y a las personas mayores por la probabilidad de deshidratación.



OBJETIVOS
  • Reposición del líquido perdido.
  • Reposición de las sales perdidas.



ACTUACIÓN
  • ¿Qué debemos hacer?
      • Tranquilizar a la víctima si está vomitando.
      • Facilitar la ingesta de líquidos ligeros en abundancia. Tomarlos a sorbos pequeños. Generalmente hay suficiente con dar agua (sin gas), aunque actualmente existen diversos preparados elaborados isotónicos (suero oral). Si no disponemos de éstos y no tenemos la posibilidad de disponer de ellos, podemos prepararlo nosotros mismos: podemos preparar una disolución de sal común (1 cuchara por litro) y azúcar (4-5 cucharadas por litro) en agua. Se puede añadir zumo o jugo de lima.
      • Si la víctima vuelve a tener hambre, puede ingerir cosas ligeras, digestivas, sin especias.
      • Reevaluar el estado de la víctima  periódicamente.
      • Si el estado de la víctima es preocupante, si los vómitos o la diarrea no ceden, es necesario que acuda a su Centro de Salud o llamar al 112.


  • ¿Qué no debemos hacer?
      • Darle medicación si no está pautado por el médico.
      • Darle grandes cantidades de líquido de golpe (facilitarán el vómito).
      • Darle bebidas estimulantes, fuertes o con gas (café, cola,...).
      • Forzar la ingestión de alimentos.
      • Darle alimentos pesados o con especias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario