sábado, 10 de noviembre de 2012

PROBLEMAS CON LAS DROGAS (1)

INSEGURIDAD SOBRE LA DOSIS 
LA CALIDAD


Cuando las drogas provienen de fuentes legales son por lo general puras, están bien dosificadas y bien etiquetadas. Sin embargo, incluso las drogas médicas pueden estar caducadas y mal etiquetadas. Algunas veces contienen excipientes y colorantes que pueden ser perjudiciales para algunas personas. Estos problemas son insignificantes comparados con los de las drogas del mercado negro, que están por lo general mezcladas con impurezas, son de dosificación incierta y, a menudo, no son las que se le dice al comprador que son.


Comprar píldoras y polvos en la calle es, en el mejor de los casos, un asunto arriesgado. No sólo es necesario tratar con personajes algo extraños, sino que no se tiene seguridad de comprar aquello que se paga. Si se tiene suerte, la compra contendrá algo de lo que dice contener y no estará cortado más que con almidón o azúcar. Si se tiene menos suerte, las píldoras o los polvos no contendrán nada psicoactivo. Y, en algunos casos, contendrán algunas sustancias verdaderamente peligrosas. No sólo es probable que en el mercado negro le roben a uno, se puede también terminar en la sala de emergencias de algún hospital. La gente que se inyecta drogas de la calle está en peligro mayor, porque cuando las impurezas llegan directamente a la sangre, el cuerpo no tiene ya manera de evitarlo.


En el mercado negro, hasta las drogas naturales son sospechosas. La marihuana puede estar mezclada con PCP o contaminada con paracuat. Los "hongos mágicos" pueden ser los más ordinarios de los hongos, espolvoreados con LSD o PCP. Ni siquiera si contienen la droga auténtica es posible saber su grado de potencia.


Alguna ayuda para estos problemas se puede obtener a través de laboratorios particulares, que analizan la droga por un precio razonable y respetan el anonimato del cliente. Sin embargo, las leyes sobre la droga no permiten que estos laboratorios den información cuantitativa, de manera que uno puede saber lo que está tomando pero no cuánto está tomando. Prácticamente, la única manera de estar seguro de lo que se toma en cuanto a drogas no médicas, es sembrar y cosechar uno mismo las plantas o recogerlas en el campo. De no ser así, hay que conocer las fuentes. Debe recordarse que el mercado negro fomenta el engaño y la confusión en las denominaciones, y hay que ser extremadamente cauto con cualquier droga que se compre en la calle.



LA MEZCLA DE DROGAS

En algunos pocos casos el resultado de mezclar las drogas psicoactivas puede anticiparse con claridad. Se saben cuales son los resultados de mezclar alcohol con depresores o tranquilizantes. Pero en muchos más casos, los resultados de la combinación son impredecibles y dependen mucho más del individuo, de la actitud y del ambiente que de la farmacología. La mezcla de drogas puede aumentar los problemas relacionados con cada sustancia por separado y, además, crear problemas adicionales por su cuenta.


El menor de los problemas es que la combinación de drogas exige que la persona se acostumbre a la mezcla específica. Muchos fumadores de marihuana beben alcohol mientras fuman, pero en la combinación hay resultados no predecibles. Algunos se sienten más entonados y otros menos. Otros se sienten somnolientos y con dolor de cabeza. Hasta llegar a conocer los efectos de una combinación determinada, es necesario proceder con cautela. Las personas que están en mala relación con la droga suelen empezar a tomar muchas al mismo tiempo y algunas combinaciones conducen a la dependencia y al abuso. La gente que ingiere cocaína y alcohol juntos termina por tomar más cantidades de las dos cosas de las que tomaría si las consumiera por separado. La combinación de café y cigarrillos conduce a un hábito muy pertinaz. Es como si el uso de una de las dos drogas disparara el deseo por la otra.


En nuestros días es frecuente ver a grupos de personas que beben alcohol, aspiran cocaína y fuman porros. Así como fuman tabaco, beben café y comen chocolate. Todo al mismo tiempo y en grandes dosis. El consumo de esa "polidroga" tiende a estimular la falta de moderación y la falta de conciencia sobre la naturaleza de las sustancias consumidas.


Combinar drogas es también un problema en medicina. Los pacientes suelen recibir mucha prescripción de drogas simultáneamente y los médicos ignoran cómo interactúan. La interacción de compuestos médicos y recreativos es en gran parte desconocida. Si se toman drogas medicinales, es necesario no olvidar que pueden cambiar las reacciones ante las drogas recreativas. Si se consumen drogas recreativas, es necesario no olvidar que pueden combinarse negativamente con la medicación prescrita.




No hay comentarios:

Publicar un comentario